Tendencias

Mujeres Bacanas: Karen Blixen, testigo y narradora de África

Viajera y escritora atípica, el mundo la conoció décadas después de su muerte con la película "Africa Mía", basada en su libro "Memorias de Africa", el que tuvo que firmar bajo un seudónimo masculino para que fuera publicado.

Mujeres Bacanas: Karen Blixen, testigo y narradora de África

Nació en Dinamarca como Karen Christentze Dinesen, de casada adoptó Karen Blixen-Finecke, y luego usó varios nombres pero fue más conocida bajo su pseudónimo literario Isak Dinesen. Su padre era un connotado militar y parlamentario que se suicidó con ella tenía 10 años, agobiado por la presión social de padecer sífilis. Con ayuda familiar, Karen y sus hermanas se educaron en prestigiosas escuelas suizas.

Se casó con su primo lejano el barón Bror Blixen-Finecke y en 1914 se fueron a vivir a una granja en Kenia donde instalaron una plantación de café que se llamó The Karen Coffee Company. El matrimonio fue un desastre absoluto, su marido le fue constantemente infiel y le contagió sífilis, enfermedad de la que pudo recuperarse pero que le dejó secuelas. Después de seis años se divorciaron y Karen se quedó con la plantación. Profundamente prendada de África, la baronesa aprendió algunas lenguas aborígenes como el swahili y se instaló en la granja. Su habilidad como cazadora hizo que los nativos la apodaran “hermana leona”.

Karen Blixen

Karen conoció a su gran amor, el cazador y piloto aristócrata británico Denys Finch Hatton, en Nairobi. Vivieron una intensa y atormentada historia de amor que más tarde se podría leer en las “Memorias de África” de la escritora y luego ver en la película homónima que dirigió Sydney Pollack y que protagonizó Meryl Streep junto a Robert Redford. En 1931, Finch Hatton murió en un accidente aéreo a bordo de su avión Gipsy Moth. Eso se juntó con la caída del preció del café y Karen debió vender la granja para volver a vivir a Dinamarca.

De vuelta en Europa se dedicó a la literatura y escribió también “Siete Cuentos Góticos”; relatos de la alta sociedad europea con ambientes aristocráticos, góticos y románticos. Los editores daneses e ingleses rechazaron el manuscrito y entonces lo envió a Estados Unidos, firmándolo con su seudónimo masculino Isak Dinesen. Allá tuvo gran éxito y en 1952 viajó a Nueva York para conocer el país que supo dar reconocimiento a su literatura.

Karen Blixen

Varios de sus libros fueron relatos autobiográficos de sus años en África y los publicó usando distintos seudónimos. “Memorias de África” y “Sombras en la Hierba” los publicó como Isak Dinesen. Ahí habló de las luchas tribales, de los guerreros massai, de cómo se vivió la Primera Guerra Mundial en las distintas colonias europeas y la explotación que los “nuevos colonos” hicieron del continente negro. Blixen denunció con horror el surgimiento de las primeras expediciones turísticas y safaris.

Creó la Fundación Rungstedlund en la granja que heredó de su familia en Dinamarca y formó en ese lugar una reserva dedicada a la ornitología donde el edificio principal de la finca luego se usaría para fines culturales y científicos. Fue ahí donde nació y donde murió a los 77 años (1962) afectada por distintos problemas de salud que complicaron su vejez. En las cercanías de Nairobi todavía se puede visitar la casa donde vivió por más de 15 años y que ahora es el museo Karen Blixen.

“Los tiempos difíciles han ayudado a hacerme comprender mejor lo infinitamente rica y maravillosa que es la vida y que muchas cosas que nos preocupan no tienen la más mínima importancia”, Karen Blixen.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias