Tendencias

Científicos chilenos crean "papas fritas" con bajas calorías y sin sellos

El producto, llevado a cabo por el equipo del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago, fue creado en base a papas nacionales mezcladas con arroz y subproductos. Destaca por poseer menos de un tercio de absorción de aceite que las papas fritas tradicionales.

Crédito: Fundación para la Innovación Agraria
Científicos chilenos crean papas fritas con bajas calorías y sin sellos

Un grupo de científicos chilenos crearon una alternativa saludable a las papas fritas, mezclando cereales y tubérculos. La investigación, inédita a nivel mundial, buscó reproducir el sabor, olor, color y textura de las papas fritas.

El producto, llevado a cabo por el equipo del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago, fue creado en base a papas nacionales mezcladas con arroz y subproductos.

Se destaca por poseer menos de un tercio de absorción de aceite que el producto original, característica que espera contribuir a la alimentación saludable y aportar con la ingesta de menos calorías.

"Esperamos que este nuevo alimento pueda ofrecerse como una alternativa más saludable a las papas fritas. La idea es que puedan abrirse camino en el espacio comercial para reemplazarlas, e incluso desplazarlas de la dieta chilena", señaló la Dra. Almendares.

Para la encargada de FIA, para las regiones de Valparaíso y Metropolitana, Carolina Fuentes, "este proyecto es una alternativa saludable e inédita a nivel mundial, con menos de un tercio de aceite al original que ayuda a combatir el sobrepeso y la obesidad. Es una fórmula única que esperamos este pronto en el mercado".

En tanto, la doctora Laura Almendares señaló que este proyecto viene a ser una solución que impacta en la forma de alimentación, ya que "las papas fritas son de consumo masivo, y los efectos nocivos de la obesidad en Chile es un tema de dominio público y que afecta a más personas de lo que creemos". 

Y aseguró que todas las aproximaciones del producto elaborado han sido evaluadas física, química y microbiológicamente, para "asegurarnos de su inocuidad y constatar su aceptabilidad en el mercado", gracias a lo cual, incluso no contaría con sellos negros.

El proyecto que se desarrolló durante tres años, fue posible gracias al apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura y la Universidad de Santiago de Chile.

Una iniciativa que se conoce a solo días que se publicara el último reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que reflejó que Chile se encuentra en el segundo lugar con más personas con sobrepeso dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Es así como de acuerdo al informe, el 34,4% de la población chilena sobre 15 años sufre obesidad.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias