Breivik planeaba asesinar a ex primera ministra noruega y grabar el acto

El autor de los atentados de Noruega en julio de 2011 confesó durante una nueva sesión de juicio oral en Oslo, que pretendía capturar y decapitar a la ex primera ministra Gro Harlem Brundtland, junto con grabar su ejecución.

El "Carnicero de Oslo" pretendía realizar el crimen durante el ataque que efectuó en Utoya, donde murieron 69 personas. Esa intención pretendía repetirla con varios laboristas importantes que ese día estarían en el lugar del suceso.

En la nueva jornada de juicio Breivik reveló que el plan que había preparado para Brundtland, de 72 años y ex directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con decapitarla y filmar la ejecución, contemplaba leer un texto para luego subir el contenido a internet.

Para asesinar de tal forma a la ex ministra, Breivik portaba una bayoneta en su rifle y un cuchillo, pero el plan no funcionó porque no pudo comprar "un iPhone" por "limitaciones humanas", según detalló, además de llegar a la isla, a 45 kilómetros de Oslo, más tarde de lo que esperaba.

Asesinando a Brundtland, Breivik buscaba "contribuir a instaurar el degollamiento como tradición entre los militantes nacionalistas", basado en la red de Al Qaeda.

Pero eso no fue todo, pues el extremista también confesó durante el juicio que su intención era asesinar a todos los asistentes al campamento de Juventudes Laboristas de Utoya, que eran más de medio millar de personas.

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos