Estudiantes de Odontología de la UNAB cumplen tres semanas de paro y protestan en Plaza Italia

Los futuros especialistas salieron a la calle con folletos educativos, para advertir a las personas sobre la importancia de la salud bucal y la urgencia de que las escuelas de odontología sean reguladas por las entidades competentes de educación y salud.

Por Catalina Rojas

En medio de una mesa de diálogo quebrada con las autoridades de la Universidad Andrés Bello (UNAB), tras exigir demandas básicas como contar con insumos para cursar sus ramos clínicos, los estudiantes de Odontología del establecimiento privado, ya suman tres semanas en un paro indefinido que no da tregua.

La movilización de estos alumnos plantea dos cuestionamientos: uno al sistema educacional y otro al sanitario.

Para el presidente del Centro de Estudiantes de Odontología (CEO), Norman Romo, “los proyectos educativos se hacen con vocación y rol social, por eso esta actividad se enfoca en educar a la población. El directivo de la UNAB nos trata como “números” y no lo somos: nosotros queremos servir al país”, comentó a T13.Cl.

“Porque somos de un establecimiento privado nos tratan de callar, pero nosotros somos futuros especialistas que ingresaremos al sistema de salud, atenderemos a pacientes y debemos contar con herramientas para dar un servicio de calidad “, agregó.

Como es sabido, mientras a los estudiantes de medicina, de cualquier universidad, los obligan a rendir una prueba de conocimientos específicos para poder ejercer sus servicios (el Eunacom), los futuros profesionales de odontología –como los del resto de las carreras de la salud- no tienen ese deber.

El llamado es a las autoridades: “Nuestra carrera no está regulada, cualquier universidad puede llegar y abrirla”, señaló Romo.

Pero se suma que la crisis en la UNAB es transversal: “Todos saben lo que pasó con Derecho, Educación y Enfermería. En general todas las carreras estamos siendo víctimas de lo mismo, del aumento en el número de alumnos que ingresan, siendo que no contamos con los espacios para ello, que no están las condiciones y el proyecto educativo al final se ve mermado por esta política de baja reinversión”, aseguró el presidente del CEO.

LAS DEMANDAS

Disminuir a 120 la cantidad de alumnos que ingresan a la carrera, -hoy suman más de 200 al año- dado que “sobrepoblan” las salas de la sede Echaurren en Santiago, es una de las peticiones que encabezan las demandas de los estudiantes de la UNAB.

“Esto decantaría las malas condiciones para los estudiantes que se encuentran en formación y para los pacientes”, aclaran.

“La realidad supone una saturación además de profesionales a corto y mediano plazo en la red sanitaria, lo cual nos afecta a nosotros y a estudiantes que ingresen prontamente”, denuncia Norman Romo.

Los estudiantes de odontología pagan 7 millones de pesos en arancel y cursan una de las carreras más caras del país. Por ello, piden a las autoridades “congelar” este monto y exigen además que baje la matrícula a un 6% del arancel anual.

La sede en Santiago Centro, cuenta con 19 clínicas –o sea salas equipadas y disponibles-, para llevar a cabo tratamientos a personas que se atienden con los estudiantes, como ocurre en otras carreras del área de la Salud.

En cada una de ellas, se cuenta con nueve sillones dentales, que según los alumnos, “no se encuentran en condiciones óptimas para atender a los pacientes y los insumos no son suficientes”, aclaran.

“Nuestro paro es histórico, lo importante es que ayer recibimos un mail por parte de Decanato, desde donde comentaban la voluntad de reabrir una mesa de diálogo, pero nuestra adhesión a la movilización es de un 70% y nos hemos fortalecido”, indicó a T13.Cl, Matías Valenzuela, secretario de Bienestar y RREE del CEO.  

 
 

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos