Las fugas de cárceles más recordadas en el país

Se han usado túneles y hasta helicópteros para concretar los escapes. Sin embargo, hasta hoy, nunca se había escuchado que un reo traspasara los muros de un presidio dentro de un sofá.

En 1990, 72 reos escapaban por año. Actualmente, lo hacen 11. Se trata de una cifra que varias veces ha tenido registro audiovisual.

Ya en el 1955, la revista Vea daba muestra -por medio de un arreglo fotográfico- de la fuga del periodista argentino, Patricio Kelly, que huyó vestido y maquillado como mujer.

42 años más tarde, dos reos le copiaron la idea. Con pelucas, jeans ajustados y plataformas intentaron salir desde Colina. Uno de ellos, incluso, le da un beso de despedida a un gendarme. No obstante, no alcanzaron a poner ni siquiera un pie fuera del penal.

En 2002, en Calama, 29 reos escaparon al mismo tiempo por la puerta donde sacaban la basura de la cárcel. Alguien ayudó desde fuera a romper un simple candado que separaba el recinto de la libertad.

Además, la llamada “Angelina Jolie chilena” lo hizo sola: Con una simple cuerda construida en color rosa, saltó una muralla hacia el patio de una casa. 10 horas después fue recapturada y hasta se había alcanzado a teñir el pelo.

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos