Problemas familiares serían móvil de masacre en Conneticut

Un nuevo tiroteo, calificado como una de las peores matanzas de la historia de Estados Unidos, tiene conmocionado al mundo entero. Nuevamente reflota la pregunta sobre la necesidad de una política de mayor control de armas en ese país.

Los padres desesperados junto a la policía sacaban en fila a los niños que lograron sobrevivir a la que podría llegar a ser la masacre más horrible que haya vivido Estados Unidos.

20 niños y seis adultos, todos asesinados a sangre fría por un desquiciado que entró a un colegio en la ciudad de Newtown y comenzó a disparar a mansalva. Los niños, de entre cinco y diez años, quedaron en medio del tiroteo.

El atacante era Adam Lanza, de 24 años. Los datos que maneja hasta ahora la policía dicen que el sujeto entró caminando hasta una sala de la escuela Sandy Hook, donde su madre profesora hacía clases.

Primero la mató a ella y luego abrió fuego contra sus alumnos. Varios profesores salieron a los pasillos y también fueron tiroteados. Otros alcanzaron a meter al resto de los niños a sus salas, salvándoles la vida, pero 27 personas no tuvieron la misma suerte.

Aunque la investigación recién comienza, todo indica problemas familiares como móvil del crimen. Esto porque en la casa del atacante la Policía encontró el cadáver de su padre. Desde allí habría ido a asesinar a su madre a la escuela con el trágico desenlace.

Un horror que pese a ser ya el séptimo tiroteo sólo este año en Estados Unidos, es mencionado ya como el más sangriento en la historia del país, apenas comparable a la masacre de la escuela de Columbine en 1999. Un hecho terrible que vuelve a reflotar la polémica por la facilidad en la tenencia de armas.

Temas en Programas

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos