[VIDEO] ¿Frutas y vegetales deformes para terminar con el desperdicio de comida?

Una campaña en Francia utilizó la deformidad y poco atractivo físico de frutas y vegetales desechados por las grandes cadenas, para revenderlas un 30% más baratas y dar acceso a comida sana a toda la población.

Hace 14 años Agnés Varda, una renombrada documentalista y cineasta franco-griega, puso en el tapete un tema -hasta aquel entonces-, ignorado en la sociedad europea: el desperdicio de comida. En la película "Les glaneurs et la glaneuse" Varda seguía a diferentes recolectores y recolectoras de comida; desde quienes acudían a los campos galos, tras la cosecha de papas para la industria nacional, para recoger aquellos tubérculos desechados por ser demasiado "feos" para su comercialización, hasta gente que vive 100% de la recolección, en todos sus niveles, con todo tipo de productos.

¿Cuál es el problema en todo esto? Se estima que, actualmente, 300 millones de toneladas de frutas y vegetales deformes -pero perfectamente comestibles-, son desechadas al año por no ser comercializables por las grandes cadenas. Pero, ¿y si se vendieran a un precio mucho, muchísimo más barato?

Intermarché, una cadena de supermercados francesa que se ha especializado en llevar la venta de productos un paso más allá, inició una campaña de marketing especializada en promocionar los llamados “productos feos”: durante un mes promocionaron en televisión, revistas, radio y redes sociales el lado bonito de las frutas y verduras menos fotogénicas. ¿Cuál es su lado bonito? Que son más baratas –un 30% específicamente- y que contienen exactamente los mismos nutrientes que “las otras”.

La campaña, tal como se puede apreciar en el video que Intermarché realizó hacia el final de ella, fue todo un éxito. En un mes se llegó a 13 millones de personas, quienes privilegiaron el precio de frutas y verduras “feas” por sobre su apariencia y a cambio obtuvieron exactamente la misma calidad y los mismos nutrientes que quienes pagaron un 30% por frutas y verduras estéticamente aceptables.

La campaña instaló, en la sociedad francesa, la necesidad de acabar con el desperdicio de comida. Hoy, desde varios sectores de la sociedad, se pide que todas las cadenas de supermercados apliquen dicha política. 

Temas en Programas

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos