Abriendo rejas

Sólo el 20 por ciento de la población penal chilena tiene un bajo índice de compromiso delictual, un dato - para algunos - dramático, que también muestra los desafíos enormes del sistema carcelario chileno en permanente crisis.

Habitualmente la llamada reinserción tuvo un énfasis en los reos más peligrosos. Ese eje ha cambiado.

Un programa piloto actualmente en desarrollo busca entregar herramientas laborales, sociales y educacionales a los llamados "primerizos", para marcar un cambio radical en lo desarrollado hasta ahora.

Son cerca de 300 internos que, dependiendo de ellos mismos, podrían cambiar su destino. Una experiencia inédita que mostró el ministro de Justicia.

Destacados de Programas

Lo más visto en Video 

Más videos