Con espesa barba, abundante cabello y tatuajes en los antebrazos. Así comienza a describir Bloomberg a Gabriel Boric, candidato presidencial de Apruebo Dignidad y diputado de Convergencia Social.

En su artículo, el medio especializado en temas financieros afirma que Gabriel Boric es el "principal candidato a la presidencia en Chile. Su ascenso, que forma parte de un cambio más amplio hacia la izquierda en toda América Latina, está sacudiendo a las empresas internacionales y a las compañías de inversión". 

Publicidad

A juicio de Bloomberg, "la rabia ayuda a explicar por qué Boric se sitúa sistemáticamente a la cabeza de las encuestas entre los siete candidatos que compiten por dirigir Chile. Es rabia por la desigualdad".

"Milagro chileno"

Sobre economía, señalan que "Chile ha sido el ejemplo de cómo el libre mercado puede estimular el crecimiento y sacar a la gente de la pobreza, un enfoque que a veces se describe como neoliberalismo, un término que la izquierda tiende a lanzar como epíteto".

"Muchos economistas atribuyen a estas políticas pro-mercado lo que se ha llamado el Milagro Chileno. Chile tiene la calificación crediticia más alta de América Latina y atrae más inversión extranjera directa como porcentaje del PIB que potencias como Brasil y México", destaca la publicación. 

En ese sentido, destacan que Chile -a pesar de años de crecimiento económico- tiene "una de las mayores diferencias entre ricos y pobres entre las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyos miembros son 38 democracias con economías de mercado. En otras palabras, gran parte de Chile se ha beneficiado poco de su condición de favorito de los inversores". 

"La coalición de Boric denuncia la desigualdad económica y apoya la fluidez de género, las industrias ecológicas, los derechos de las minorías y la creación de un Estado de impuestos y gastos en el que las fuerzas del mercado dejen de ser veneradas. Como ha dicho Boric en más de una ocasión, 'si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba'", recuerda el texto.

Boric reconoce la preocupación de los empresarios de que su victoria pueda perjudicar la inversión en Chile, dañando la economía. 'Por supuesto, estoy preocupado', dice. 'Pero creo que todo el mundo entiende, incluso los inversores, que si tienes una sociedad rota, no hay expectativas de tener inversiones a largo plazo. Se pierde la fe pública, y acabas matando a la gallina de los huevos de oro'. Si gana, tendrá que resolver el enigma de combatir la desigualdad sin acabar con el milagro chileno", cierra el artículo.

Publicidad