Tendencias

Facebook sabe que Instagram es tóxico para jóvenes pero prefiere ignorarlo

AFP
Por Edo Woo
Estudios internos de la compañía evidenciaron el efecto negativo en adolescentes, pero en lo público prefirieron negarlo y ocultarlo a las autoridades.

En los tres últimos años Facebook ha estado realizando estudios sobre el impacto que tiene su red social Instagram en los adolescentes. Las conclusiones detectaron efectos negativos en la salud mental, sin embargo la compañía decidió no actuar y negarlo en lo público.

Es lo que revela un extenso reportaje del The Wall Street Journal que cita estudios internos de la empresa fundada por Mark Zuckerberg y que por primera vez salen a la luz.

"Empeoramos la relación con su cuerpo en uno de cada tres adolescentes", señaló una diapositiva de Instagram publicada durante una reunión interna en 2019, según el artículo.

"Los adolescentes acusan a Instagram de niveles crecientes de ansiedad y depresión", mostraba otra, resumiendo un estudio de niñas con este tipo de problemas.

Los estudios de Facebook notaron que Instagram provoca problemas específicos que no ocurren con otras redes sociales, esto ya que la plataforma impulsa la denominada "comparación social" que no es otra cosa que la evaluación que hace cada usuario sobre su atractivo, riqueza y éxito frente al resto.

Instagram basa su experiencia en las apariencias de sus usuarios.AFP

En palabras sencillas, en Instagram la competencia es por quién tiene el mejor estilo de vida, mejor cuerpo. No así en TikTok, donde el éxito radica en el rendimiento de un video corto, o Snapchat, donde el enfoque son filtros de broma que mantiene "el enfoque en el rostro". 

De esta forma, la naturaleza de Instagram es más nociva para los adolescentes, algo que preocupa a expertos luego del anuncio de Instagram de preparar una versión para niños. Este plan sin embargo no ha tenido nuevos avances.

Según el WSJ, Facebook es consciente del problema a través de su propia investigación, pero ha minimizado su influencia en la psicología de las decenas de millones de jóvenes que se conectan todos los días.

En agosto pasado, senadores de Estados Unidos solicitaron en una carta a Zuckerberg revelar sus estudios internos, a cambio recibieron una respuesta de seis páginas donde desestimaron compartirlas. La misiva además replicaba las dudas en torno al tiempo de uso de las redes sociales.

"No estamos al tanto de un consenso entre los estudios y los expertos sobre cuánto tiempo de pantalla es 'demasiado'", afirmaba el texto obtenido por el WSJ.

Una joven ve un perfil de Instagram.

Tras la exposición de resultados, los investigadores propusieron reducir la exposición de contenido de celebridades sobre moda, belleza y vida perfecta que muestran. Pero esto fue cuestionado por un empleado que escribió: "¿No es eso de lo que trata principalmente IG? ¿No es esa la razón por la que los adolescentes están en la plataforma?"

En cuanto a la idea de corregir la comparación social, otro ex ejecutivo lo cuestionó: "La gente usa Instagram porque es una competencia, esa es la parte divertida".

La respuesta de Facebook

Una vez publicado el reportaje del WSJ, Facebook anunció sus planes para buscar mejorar lo revelado. Para ello esperan hacer ajustes donde los usuarios no solo vean contenido que promueve el arquetipo del cuerpo femenino delgado y atlético.

"Estamos trabajando cada vez más en las comparaciones (de su cuerpo con el de los demás) y la imagen negativa del cuerpo", dijo la aplicación de Facebook.

La plataforma dice que está pensando en formas de reaccionar cuando ve "que la gente se concentra en ese tipo de imágenes", señaló en un comunicado de respuesta al artículo.

"El artículo se centra en los hallazgos de estudios limitados y los presenta en una mala posición", respondió Karina Newton, directora de relaciones públicas de Instagram. Sin embargo, advirtió que muestra "el compromiso por comprender estos temas complejos".

También señala que las redes sociales no son buenas ni malas en sí mismas, que su influencia varía de un día para otro y que no necesariamente engloba los problemas sociales de la vida real.

Ella espera que ayude tener un eventual sistema de incentivos para ver contenido que "inspire y exalte" a los usuarios jóvenes, y que "cambie esa parte de la cultura de Instagram que se trata de apariencias".

Con información de agencia AFP.