Juzgado condena al circo "Los Tachuelas" a indemnizar por accidente provocado por elefante

El Primer Juzgado de Letras de Talagante condenó a los dueños de un circo a pagar una indemnización por la falta de cuidado en un accidente que provocó la muerte de un niño a raíz de la caída de una pandereta que fue derribada por un elefante.

Juzgado condena al circo Los Tachuelas a indemnizar por accidente provocado por elefante
En fallo de la jueza Paula Jara se condenó a Joaquín Maluenda Quezada, propietario el circo "Los Tachuelas", a pagar la suma total de 102 millones de pesos a los familiares del niño Thomas Villar Ibarra, quien murió el 3 de junio de 2004 aplastado por una pandereta que fue derribada por la elefanta Ramba.

La sentencia determina que Maluenda Quezada debe cancelar la suma única y total de 100 millones de pesos a Angelina Ibarra Cabello -madre del menor- y Rosa Cabello Hernández -abuela materna del niño- por el daño moral que provocó la muerte de Thomas.

Además se deben cancelar 2 millones de pesos a Rosa Cabello por el daño moral provocado por las lesiones sufridas en el accidente.

La resolución determina la responsabilidad del circo por la falta de cuidado en la contención del animal salvaje, lo que provocó el derrumbe de la pandereta sobre el grupo familiar que transitaba por la vía pública aledaña al circo.

La sentencia asegura que "la culpa del demandado se encuentra debidamente acreditada, con los antecedentes documentales allegados al proceso, como los mencionados informes técnicos, testigo, certificado de defunción, fotografías, y otros, por los cuales se acredita que el desplome fue por un golpe de la elefanta, por lo que no habiendo el demandado en esta parte alegado soltura o extravío del animal o que el daño, no era imputable a él o a sus dependientes, resulta del todo, responsable por los daños causados".

"Más aún, analizando el vínculo causal, resulta clara la falta de diligencia del demandado, en cuanto a no adoptar las medidas pertinentes a fin de que a pesar de las amarras éste no alcanzara el muro medianera, el cual en oportunidad diversa ya lo había sobrepasado tratando de alcanzar alimento consistente en una parra ubicada en un inmueble colindante al circo referido", agrega.

Añade la resolución que "se debe tener por configurada la relación de causalidad existente entre el hecho alegado y el daño producido, que de no haber incurrido el demandado en la conducta descuidada y negligente, no se habría causado el daño que ha sido consecuencia de la acción culposa del demandado, Joaquín Gastón Maluenda Quezada".

Los hechos ocurrieron el 3 de junio de 2004 cuando Angelina Ibarra y su madre Rosa Cabello caminaban por calle Esmeralda de Talagante, pasaron por el lado del sitio donde estaba instalado el circo y se acercaron a la pandereta, ya que se asomaba la trompa de la elefanta. Thomas se acercó al lugar cuando la estructura cedió, cayó y lo aplastó causándole la muerte.(UPI)

Lo más visto en T13