Lo bueno y lo malo de los cuatro años de gobierno de Sebastián Piñera

(Foto: Agencia Uno) El empleo y la economía siguen siendo las áreas mejor evaluadas del gobierno del presidente Sebastián Piñera. Así lo arrojó la encuesta Adimark de febrero, que mostró que tras seis alzas consecutivas, el mandatario dejará La Moneda con un 50% de aprobación.

Lo bueno y lo malo de los cuatro años de gobierno de Sebastián Piñera

Con esto, Piñera consolidó su avance, desde el 36% que tenía en agosto del año pasado, y registró niveles que no alcanzaba desde noviembre de 2010.

Pero más allá de las cifras, a una semana de entregar la banda presidencial, Eugenio Guzmán -sociólogo y decano de la facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo (UDD)-, Ernesto Águila -analista político y académico de la Universidad de Chile-, Marco Moreno -cientista político y decano de la facultad de Ciencias Política de la Universidad Central- y Álvaro Bellolio -coordinador del programa de Sociedad y Política de Libertad y Desarrollo- rescatan lo bueno y lo malo de sus cuatro años de gobierno.

Lo bueno

  • Economía y empleos

"Hemos demostrado, con nuestros actos y con nuestros resultados, que nuestro sector cumple los compromisos que asume", dijo este lunes el mandatario durante su última cuenta pública, destacando una de sus principales promesas de campaña recuperar el crecimiento de la economía y la creación de un millón de empleos.

Los expertos destacan precisamente estos dos elementos como parte del balance positivo del gobierno de Piñera, aunque aclaran que las buenas cifras registradas obedecen también a las políticas adaptadas previamente.

El mérito de esta administración está en el "manejo razonable de la economía", dice Marco Moreno. Agrega que, por sobre todo, una de las cosas más importantes fue demostrar que la alternancia es posible: "Fue una señal potente de que hay alternativas".

  • Política social

En materia social los analistas destacan el desarrollo de una nueva institucionalidad como el ministerio de Desarrollo Social y la implementación de políticas como el Ingreso Ético Familiar, el postnatal de seis meses o la eliminación del 7% para los jubilados. Políticas que si bien no estaban dentro del eje de un gobierno de centro derecha, Piñera se hizo cargo.

Para Eugenio Guzmán el gobierno buscó "empatar" en temas sociales al ejecutar políticas como éstas. Sin embargo, Álvaro Bellolio, sostiene, que si bien Piñera parece tomar banderas ajenas, lo que hizo fue hacerse cargo de temas de equidad. Diferente sería, explica, plantear educación gratuita para todos.

  • Calidad de la democracia

El voto voluntario, la elección de Cores y la ley de primarias son algunos de los avances en términos institucionales que resaltan los expertos. "Proyectos que implican nuevos desafíos para el mundo político", dice Guzmán. Sin embargo, recalcan, que quedan pendientes temas relevantes como la reforma al sistema electoral o el voto de los chilenos en el extranjero

  • Fiscalización y modernización

"Sin vuelta atrás", así define Guzmán, los cambios que se han llevado adelante en materia de transparencia y fiscalización, que si bien los expertos aseguran obedecen a una ciudadanía más empoderada, también destacan proyectos importante llevados a cabo por Piñera como la recién promulgada Ley del lobby.

Según Bellolio, durante este gobierno hubo un "esfuerzo importante" por avanzar en la modernización de la gestión y la rendición de cuentas, lo que sostiene se ve reflejado en iniciativas como Chile Atiende o la Unidad Presidencial de Gestión de Cumplimiento.

  • Desmarque del golpe militar

Aunque se trata más de un tema personal, que de gobierno, de acuerdo a los analistas, Piñera se anotó un punto positivo en la pasada conmemoración de los 40 años del golpe militar. Sus dichos sobre los "cómplices pasivos" y el cierre del Penal Cordillera sellaron su desmarque de la derecha apegada a la dictadura. Y marcan, precisan, el camino que ha ido trazando el saliente mandatario con miras a las elecciones de 2017.

Lo malo

  • Falta capacidad de gobierno

Los analistas coinciden en que faltó mayor experiencia a la hora de manejar temas conflictivos, lo que también fue consecuencia de un sector que volvía al poder después de 20 años de gobiernos de la Concertación. "Faltó capacidad de gobierno", dice Moreno, y agrega que esto también se vio dificultado por como Piñera se relacionó con las instituciones.

Para Guzmán, uno de los grandes desaciertos en esa línea fue "presentar una postura muy firme y después ceder a las demandas", como ocurrió por ejemplo con las protestas en Magallanes.

  • Debilitamiento de las instituciones

“He acordado con Suez cambiar la ubicación de la central termoeléctrica Barrancones”, dijo Piñera en agosto 2010. La acción despertó críticas desde distintos sectores asegurando que esto dañaba la institucionalidad ambiental. Opinión que comparten algunos de los analistas y que ejemplifica cómo construyó Piñera su relación con las instituciones. De acuerdo a Moreno en este gobierno hubo dos visiones que se enfrentaron constantemente: el gestión pública y la gestión privada.

Para Guzmán, en tanto, el problema proviene del sistema político y no del propio Piñera. "Ese debilitamiento institucional está permitido por un régimen excesivamente presidencialista. Antes no había ocurrido, pero si ocurrió es porque podía ocurrir", dice. A su juicio, lo que evidencian situaciones como éstas, es que este tipo de regímenes "permite muchas más cosas de las que estábamos acostumbrados a ver".

Moreno enfatiza que polémicas como en la que se vio envuelto el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) causaron un daño importante a las instituciones: "Durante estos cuatro años hemos tenido un retroceso en la confianza".

  • Disputas con el poder judicial

Los cuestionamientos al poder judicial fueron una constante principalmente en los primeros años de gobierno y volvieron a intensificarse estas semanas tras la condena a Celestino Córdova. Para Ernesto Águila esto afecta la debida separación de los poderes del Estado y sirve más de una excusa para el poco avance que pudo haber habido en materia de seguridad ciudadana. Sin embargo, resalta que esto obedece a las expectativas creadas por el propio Piñera antes de llegar al gobierno.

Para Guzmán, al igual que el punto anterior, esta situación responde a cómo se ha ido construyendo la realidad. Asegura, que si bien no es malo, tampoco es común en el mundo que los jueces den entrevistas o declaraciones a los medios, que sumado a un gobierno extremadamente presidencialista, genera respuestas entre unos y otros. No obstante, sostiene que finalmente son los jueces los que aplican la ley, por lo que frente a la opinión pública, "estratégicamente para Piñera es una oportunidad importante de poder delegar parte de su responsabilidad en el proceso de controlar la delincuencia".

  • Los bonos

"La política de bonos, a excepción cuando son contracíclicos, no solucionan los problemas de mediano o largo plazo", dice Álvaro Bellolio, que sostiene que este punto podría estar entre los elementos menos destacable del gobierno. Esto ya que habría sido más adecuado recurrir a otro tipo de mecanismo para mejorar la calidad de vida de los chilenos. Por ejemplo, en el caso del bono marzo, sostiene, que se deberían evaluar acciones que tiendan a evitar que se concentre todos los gastos en este mes, como trasladando el pago de la patente a mediados de año.

Lo más visto en T13