Síguenos

Deportes13

El deporte en el que Corea del Norte logró dominar el mundo

La misteriosa nación asiática se ha convertido en la superpotencia en halterofilia, reinado que aspira ratificar con el mundial de levantamientos de pesas que comienza este viernes en Estados Unidos.

Crédito: BBC Mundo
On Yun Chol es considerado la gran figura del equipo norcoreano.

El país más hermético del planeta, Corea del Norte, tiene un secreto que contar, un plan con el que aspira dominar el mundo.

La primera fase ya está en marcha y desde este viernes buscará mostrar su fortaleza en territorio "enemigo", en pleno corazón de Estados Unidos.

Forma parte de la declaración de intenciones del líder norcoreano, Kim Jong-un, de convertir a su país en una de las superpotencias del deporte en "cuestión de años".

El primer paso lo dio en 2014 en el Campeonato Mundial de Halterofilia en Kazajistán, en el que por primera vez la pequeña nación asiática lideró la clasificación de medallas con 12 de oro.

Corea del Norte se convirtió en la superpotencia del mundo en halterofilia.

Proeza que busca repetir en la edición de este año en Houston.

De hacerlo, Corea del Norte activará la segunda fase de su plan, albergar una competición internacional dentro de sus fronteras.

Para un país que históricamente se ha mantenido aislado del resto del mundo, su dominio en el levantamiento de pesas podría marcar un antes y un después.

Brazos cortos, espalda larga, piernas cortas

La principal razón por la que Corea del Norte ha logrado sobresalir en la halterofilia es genética.

"Ellos lucen como tu quisieras que fuera un levantador de pesas", dijo a la BBC el director de rendimiento de la Federación Británica de Halterofilia, Tommy Yule.

Yun-Chol conquistó las medallas de oro en Londres y en los mundiales de Kazajistán levantando tres veces el peso de su cuerpo.

"Brazos cortos, espalda larga y piernas cortas, un cuerpo completamente diferente a los que uno buscaría en un velocista o en un lanzador de disco. Lo levantadores de pesa de China y Corea del Norte tiene las dimensiones ideales de cuerpo para triunfar".

Esa teoría es particularmente evidente en las categorías más bajas, en la que los atletas norcoreanos arrasaron.

En el peso gallo (56 kg), por ejemplo, Om Yun-Chol, consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y en los campeonatos del año pasado levantando tres veces su propio peso, con lo que pudo establecer un nuevo récord mundial.

Misterios y sospechas

Pero si bien la genética siempre ha existido, es reciente que los levantadores norcoreanos han podido triunfar. ¿La razón? Es el misterio que tratan de resolver sus rivales.

Según la federación británica, el equipo norcoreano pasa la mayor del año entrenado en centros deportivos en su país, que forman parte del impulso que Jong-un le ha dado al deporte desde que asumió el poder del país en 2011 a través de una Comisión Estatal de Cultura Física y de Deportes.

Los atletas norcoreanos se entrenan la mayor parte del año en centros deportivos en su país.

Los atletas comen, duermen y respiran halterofilia. Sólo los más fuertes sobreviven, los demás son descartados.

"No tenemos idea de Corea del Norte. No he hablado con nadie de su equipo en los campeonatos mundiales", reconoció Yule.

Ese secretismo hace levantar sospechas en un deporte que suele estar rodeado por escándalos de dopaje.

El equipo femenino es tan exitoso como el masculino. Kim Unju conquistó el oro en 75kg.El director general de la Federación Internacional de Halterofilia, Attila Adamfi, reconoce que los controles no son fáciles, pero que el organismo "va con regularidad" y somete a los atletas a exámenes, incluyendo controles sorpresa cuando no están compitiendo.

Adamfi asegura que todos son sometidos bajo la misma normativa, el sistema en el que tienen que informar a toda hora sobre su paradero, dispuestos a ser examinados cualquier hora de los 365 días al año.

Sin embargo, Yule considera que se trata de algo muy difícil de implementar en un país en el que necesita visa para entrar.

Lo cierto es que de los 25 levantadores de pesas que han sido castigados este año por dopaje sólo uno es norcoreano, Ry Hyon Hwa, mientras que 20 provienen de países en el este de Europa, 11 de Bulgaria, federación que fue suspendida y no podrá estar en Río 2016.

Puertas abiertas

Corea del Norte no desfallece en su intento de albergar una competición internacional.

Tras fracasar al postularse de sede de los campeonatos juveniles en 2017, su atención se vuelca ahora en los mundiales de 2018.

Sus rivales destacan la felicidad y alegría de la delegación norcoreana en los mundiales de halterofilia.

Adamfi considera que sus opciones son muy altas, en especial tras ser testigo de la Copa Asiática de Interclubes que albergó en 2013, en un escenario similar a cualquier sede olímpica de halterofilia.

En el campeonato participaron 12 naciones, incluida Corea del Sur, que por primera vez se vio representada en evento deportivo al el norte de sus fronteras, con su bandera y su himno.

Aunque todavía falta por ver si países como Estados Unidos estarían dispuestos a enviar una delegación a Pyongyang, hay antecedentes que abren una puerta al optimismo.

El más reciente ocurre esta semana en Houston, donde hay atletas de Corea del Norte e Irán compitiendo pese a que ninguno de los dos países tienen relaciones diplomáticas con Washington.

¿Se podrá ver una imagen similar en Pyongyang en 2018?

"Es el poder del deporte. Aunque a nivel diplomático hay algunas diferencias, en el Campeonato Mundial ellos no son enemigos sino competidores", dijo Yule.

"Es algo hermoso de ver si consideras la situación en la que está el mundo".

Por lo pronto Corea del Norte busca consolidar la primera fase de su plan en Houston. Luego vendrán los Juegos Olímpicos de Río 2016. Y después podrían tener la oportunidad de celebrar su dominio global frente a sus aficionados.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13