Elisa Montes cuenta cómo pasó de Supernova a rockera punk

En t13.cl hablamos con la cantante chilena para conversar sobre su nueva banda Slowkiss y el fin de Supernova.

Crédito: Facebook Elisa Montes
Elisa Montes cuenta cómo pasó de Supernova a rockera punk

Al pensar en Elisa Montes lo primero que viene a la cabeza es Supernova, el grupo pop formado a finales de los 90’ por tres quinceañeras, responsable de hits como ‘Maldito Amor’. Sin embargo, la cantante chilena, que hoy tiene 29 años, pretende dejar el pasado atrás y dedicarse a su nueva banda de rock-punk en inglés Slowkiss, la que estrenó su primer clip hace un par de semanas.

"Siempre me he dedicado al rock, incluso antes de Supernova. Tuve mis bandas en el colegio y era medio ‘punketa’"

Sobre el estigma de niña pop dice que es “terrible”, que la gente no se explica este giro en su carrera: “Demás que lo encuentran raro (el giro) pero soy de las pocas que sigue en la música. Siempre me he dedicado al rock, incluso antes de Supernova. Tuve mis bandas en el colegio y siempre fui medio ‘punketa’. Lo de Supernova nunca fue algo probado que fuera a resultar. Fue una apuesta. Me comentaron que unas amigas estaban haciendo una banda y lo hice por participar. He hecho miles de colaboraciones y he estado dispuesta a hacer lo que sea. Me encanta la música e intento hacerlo bien. Fue una casualidad que prendiera ‘caleta’ y quedé con ese sello de popera. Pero nunca ha sido mi música”, comenta a t13.cl 

Un disco en inglés

No es la primera vez que Elisa prueba suerte en inglés. Trató de hacerlo para grupos como tNC the New Complaint, pero la aceptación no fue la mejor y volvió al “tosco español”, como ella misma define. Hoy no le importa el qué dirán y está enfocada en cantar en el idioma con el que creció, en el que se inspira para componer y el que cree que le ayudará a despegar su carrera de forma internacional. Es más, en unos meses se irá a “rockear” a Australia con otra banda amiga para probar suerte en un circuito donde lo no-pop tiene más cabida que en Chile.

"Conozco muchos colegas que deben hacer grupos cumbia o pop para vivir de eso, yo no lo quiero. Quiero ser libre y hacer lo que quiera."

“Mi proyecto anterior partí haciéndolo en inglés pero por algo de prejuicio chileno decidí hacerlo en español. En este nuevo proyecto me lancé. La fonética es muy cómoda y el idioma es muy familiar para mí”, cuenta Elisa. 

Cree que el tener una carpeta de temas en esta lengua es la única forma de no terminar cantando en un estilo que no le acomoda. “Siempre he querido hacer rock y prefiero dar mi brazo a torcer en el idioma que en la música. Conozco muchos colegas que deben hacer grupos cumbia o pop para vivir de eso, yo no lo quiero. Quiero ser libre y hacer lo que quiera”, asegura a t13.cl

Elisa Montes Facebook Elisa Montes


Elisa junto a su banda anterior, Espartaco. 

Slowkiss, que nace a finales de 2013 influenciado por The Smashing Pumpkins, Millencolin y Nirvana, aspira a ser algo así como Sonic Youth: un grupo de música alternativa en inglés, no masivo. Ya que “la masividad te limita. Lo importante es mantenernos libres y hacer lo que queramos”, dice. Entre sus integrantes está Victoria Cordero (La Reina Morsa), quien acompaña a Elisa en la voz y bajo, Diego Alorda (Fando) en la guitarra y Matias Acuña (Chances - Tenemos Explosivos) en la batería. Parte del primer EP, Spring's Saliva, se puede escuchar en SoundCloud

Elisa, que desde el fin de Supernova ha trabajado como productora de Lollapalooza e incluso de apicultora, pretende grabar dos EP este 2015 con su grupo. Eso le permitirá no desfinanciarse con la producción un único y gran disco y tener más continuidad con sus fans. Y si algún día un sello se interesa en su música, grabar un LP completo.

"Supernova era un despelote, todos quería su tajada. Teníamos 20 managers, ene productores, todo era muy desordenado."

El fin de Supernova

¿Cómo se disolvió Supernova?

La verdad nunca lo he hablado. Supernova era un despelote, todos quería su tajada. Teníamos 20 managers, ene productores, todo era muy desordenado. Como no había otros parámetros para usar de guía, nadie rescataba nada. Éramos menores de edad y nuestros papás se comenzaron a molestar. Entonces tampoco tuvimos decisión. Nos vimos un poco presionados. La Coni Lewin fue la que dijo ‘mejor paremos esto porque no está funcionando’. Como nosotros éramos como un grupo de rock decidimos apañarla. Y ahí nació el otro grupo. Nos dijeron que si nos íbamos hacían otro. Y así fue.

¿No te arrepientes?

No. Nunca podría. Fue una locura. (…) Te forja increíblemente. Te da disciplina. Te da seguridad para trabajar, experiencia, vivencias hermosas. Tocar en conciertos multitudinarios… son cosas que miro para atrás y me da depresión. Digo, ojalá pueda tocar algo así por mí misma. No busco algo muy masivo, pero me gustaría poder vivir de la música. Me conformo con tocar ante mil personas en un teatro chico. Pero me gustaría poder vivir de eso como cualquier músico.

"Me conformo con tocar ante mil personas en un teatro chico. Pero me gustaría poder vivir de eso como cualquier músico. No quiero convertirme en Foo Fighters."

No quiero convertirme en Foo Fighters y en Chile es súper complicado. Con todas las artes. Es algo de la idiosincrasia chilena. Siempre han matado el arte nacional, los aborígenes, nuestras raíces, siempre se han mirado para abajo en vez de promoverlas. Chile es un país muy difícil para ser artista. Siempre he sido rockera, suena muy raro (risas). La gente piensa que yo hice Supernova. Y yo no hice nada. Solo canté. Fui una intérprete de un grupo. La mayoría de las personas ve a alguien famoso que canta un tema -como Britney- y asocia la canción con ella, pero muchas veces no tienen que ver con las composiciones. Si tú no eres el compositor, eres un simple instrumento vocal. La gente hace la relación pero en realidad no. Lo mío es lo que yo he hecho. Esas son mis canciones.


Slowkiss, compuesta por Victoria Cordero en voz y bajo, Diego Alorda en guitarra, Matias Acuña en batería y Elisa Montes en voz y guitarra.

¿Fue un alivio cuando se disolvió?

No, en la parte artística lo pasábamos genial. Teníamos hartos fans sudamericanos, teníamos un montón de ofertas. Cuando éramos niños no te importan las otras cosas, disfrutas no más. Estás con mente de niño, no estás formado para hacerte juicio de las cosas. Eres más… impulsivo, actúas por naturalidad. Lo pasábamos ‘bakán’. Yo ahora entiendo a nuestros papás y sus preocupaciones. Imagínate tener una hija de 14 años que no está en la casa, trasnocha todos los días, todo el tema de las drogas. Los papás estaban súper preocupados. (…) Fue el ciclo, lo que duró. Estoy feliz con eso, y todo bien. No fue un alivio. Para un niño es terrible que se le muera su juguete. Pero todo bien, no me arrepiento de nada.

"La gente piensa que yo hice Supernova. Y yo no hice nada. Solo canté. Fui una intérprete de un grupo."

¿Pensaron retomar?

Lo hemos hecho alguna vez. Supernova es algo muy teenager. Estamos súper viejas, voy a cumplir 30. No me representa para nada. Lo haría para cosas puntuales. 

 Slowkiss toca hoy con 'Huacho y Tus amigos Nuevos' a las 23:00 en el Club Ibiza (Bombero Nuñez 354). 

Lo más visto en T13