Negocios

El cofundador de WhatsApp, que pasó de vivir de subsidios sociales a ser multimillonario

El hasta ahora director ejecutivo de WhatsApp, que anunció su dimisión este lunes, tiene una fortuna de US$9.700 millones. Comenzó como hacker y, luego de trabajar 9 años en Yahoo, se fue un año de mochilero por América Latina y a su regreso creó la popular aplicación de mensajería.

El cofundador de WhatsApp, que pasó de vivir de subsidios sociales a ser multimillonario

Jan Koum llegó a los 16 años a Mountain View, California, proveniente de Kiev, la capital de Ucrania.

Antes de trabajar como ingeniero en Yahoo, el ucraniano estadounidense tuvo que arreglárselas viviendo con un bajo ingreso familiar y subsidios que incluían vales de comida, conocidos en Estados Unidos como "food stamps".

Como tenía una pasión casi incontrolable por la tecnología, aprendió a programar poco antes de ingresar a la universidad, pero terminó abandonando los estudios para dedicarse a sus propios proyectos, una historia que se repite una y otra vez en el sector emprendedor tecnológico.

En esa época, a mediados de los 90, ni las barreras de seguridad tecnológicas ni la legislación que protege actualmente a las empresas y personas estaban bien desarrolladas.

Entonces Koum se divertía junto a sus amigos usando "wardialers", programas que utilizan llamadas telefónicas para lograr tener acceso a equipos y redes.

"Internet era muy insegura en esa época", dijo Koum, de 41 años, en una entrevista con la revista Forbes.

"Yo lo hacía más bien por curiosidad, como un desafío".

La aplicación de mensajería fue vendida a Facebook en cerca de US$20.000 millones en 2014.
La aplicación de mensajería fue vendida a Facebook en cerca de US$20.000 millones en 2014. Getty Images

El empresario reconoce que formó parte de un grupo de hackers llamado w00w00, donde se hizo amigo de los futuros fundadores de la empresa Napster, aunque en varias ocasiones ha dicho que nunca llegó a hacer nada estrictamente ilegal.

Pero al mismo tiempo, como queriendo dejar un manto de duda, declaró que no daría más detalles sobre sus aventuras adolescentes en el mundo hacker, cuando intentaba traspasar las barreras de seguridad informática.

Probablemente contar los detalles de sus andanzas juveniles no sería una maniobra útil para el cofundador y director ejecutivo de WhatsApp, una de las redes de mensajería celular más famosas del mundo, cuya fortuna llega a los US$9.700 millones, según Forbes.

Se le ocurrió el nombre WhatsApp pensando en la expresión en inglés "what's up?", que en español significa algo así como "¿qué tal?" o "¿qué pasa?".
Se le ocurrió el nombre WhatsApp pensando en la expresión en inglés "what's up?", que en español significa algo así como "¿qué tal?" o "¿qué pasa?". Getty Images

Hoy ocupa el lugar 28 de los millonarios en el sector tecnológico y se sienta en el directorio de Facebook, luego que le vendiera WhatsApp a Mark Zuckerberg hace 3 años.

Mochileando por América Latina

Su primer trabajo tecnológico fue en la empresa financiera Ernst & Young, donde trabajaba en seguridad informática. Pero lo más importante es que allí conoció a Brian Acton, con quien más tarde fundaría WhatsApp.

Juntos trabajaron durante 9 años en Yahoo antes de tomarse un año sabático y emprender un viaje como mochileros por América Latina.

Solo llevaban una cámara, un par de ideas y una laptop.

Fue ahí que terminarían de gestar la idea de la aplicación, cuyo nombre que se le ocurrió por su parecido a la expresión en inglés "what's up?", que en español significa algo así como "¿qué tal?" o "¿qué pasa?".

Koum reconoció haber sido hacker en su adolescencia.
Koum reconoció haber sido hacker en su adolescencia. Getty Images

Idas y vueltas con Facebook

Koum y Acton postularon en su momento para trabajar en Facebook, pero fueron rechazados, una mala noticia que, en verdad, terminó incentivándolos a embarcarse en un proyecto independiente.

A comienzos de 2009, contó el empresario, se compró un iPhone y al entrar a la tienda de aplicaciones, vio que era un mercado gigantesco y apostó por desarrollar una.

El proyecto fue evolucionando hasta que en poco tiempo WhatsApp se popularizó, llamando la atención de Zuckerberg, que contactó a los emprendedores en 2012.

Pasaron dos años hasta que finalmente le vendiera su empresa en cerca de US$20.000 millones, pagados en dinero y acciones.

Koum se desprendió de la propiedad de su gran proyecto aunque mantuvo una porción de acciones, el puesto de director ejecutivo de Whatsapp y obtuvo además un asiento en la junta de directiva de Facebook.

Sin embargo, el este lunes anunció que dimitía de su cargo de director ejecutivo en Whatsapp para seguir adelante con otras cosas.

"Me tomaré un tiempo de descanso para hacer las cosas que disfruto hacer fuera de la tecnología, como coleccionar raros modelos de Porsches, trabajar en mis autos y jugar Ultimate Frisbee", dijo en un mensaje que publicó en Facebook.

Según el diario Washington Post, detrás de la partida de Koum se encuentran sus diferencias dentro de la compañía por los intentos de Facebook de usar la información personal de los usuarios con fines comerciales y por debilitar el encriptado que protege sus mensajes, una de las particularidades de Whatsapp.

La partida de Koum se produce pocos meses después de que Brian Acton, el otro fundador de Whatsapp, abandonara la compañía para dedicarse a la Fundación Signal, que impulsa una app de mensajería instantánea sin fines de lucro.

Históricamente tanto Koum como Acton han tenido fuertes posiciones en defensa del derecho a la privacidad de los usuarios de aplicaciones tecnológicas.

De hecho, cuando en marzo pasado Facebook se vio inmersa en la crisis por el escándalo de Cambridge Analytica, en el que los datos personales de más de 80 millones sus usuarios fueron extraídos para fines de mercadeo político, Acton se unió a la campaña pública que abogaba por dejar de usar ese servicio. #DeleteFacebook (#BorrenFacebook) era su lema.

De acuerdo con el Washington Post, la decisión de Koum de dejar Whatsapp es anterior a ese escándalo, por lo que no queda claro si su partida tiene realmente las mismas motivaciones que las de Acton.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios