Política

Ex Presidente Patricio Aylwin fallece a los 97 años

El ex líder demócratacristiano fue jefe de Estado en Chile entre 1990 y 1994, encabezando el retorno a la democracia.

Ex Presidente Patricio Aylwin fallece a los 97 años

SIGUE LA SEÑAL EN VIVO.

Fue a las 10:30 horas de este martes que falleció el ex Presidente Patricio Aylwin, a la edad de 97 años.

Hasta su residencia -en el límite de la comuna de Providencia con Ñuñoa- llegaron familiares y cercanos. Todos ellos a despedirse de una figura clave en el retorno a la democracia en Chile (ver subtítulo).

Una vez enterada de la noticia, la Presidenta Michelle Bachelet anunció que se decretarán tres días de duelo nacional.

"Chile ha perdido a un gran demócrata", expresó.

Así será el funeral del ex Presidente Patricio Aylwin

El Gobierno decretó tres días de duelo nacional por el fallecimiento del ex Presidente Patricio Aylwin, quien encabezó el primer mandato tras el retorno a la democracia. La Presidenta Michelle Bachelet indicó que "haremos un funeral de Estado como corresponde (...) Chile perdió un gran demócrata".

Durante 2015 Aylwin disminuyó sus apariciones públicas. Incluso, su cumpleaños número 97 tuvo un carácter íntimo, alejado de las numerosas visitas que solían hacerle figuras del mundo político y en especial de su partido, la DC. El pasado18 de diciembre Aylwin fue internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica Alemana tras sufrir una contusión craneana al caerse en su casa. Fue dado de alta al día siguiente.

El 11 de marzo de este año, el Senado lanzó el libro "Patricio Aylwin Azócar. Una vida republicana: convicción, política y doctrina" en el ex Congreso. La actividad estuvo marcada por la ausencia del ex Mandatario, quien sufrió un deterioro en su salud tras el accidente. 

El Presidente del retorno a la democracia

Aylwin nació un 26 de noviembre, en Viña del Mar. Hijo de un ex ministro de la Corte Suprema decidió seguir sus pasos ingresando a estudiar Derecho a la Universidad de Chile, donde se tituló en 1944.

Un año después ingresó a la Falange Nacional, precursora de la Democracia Cristiana, partido que fundó en 1957 y que lideró hasta 1960.  A lo largo de su vida encabezó la mesa de la DC en cinco oportunidades. Sin embargo, una de las más recordadas es el periodo de 1973, donde mostró una férrea oposición al gobierno de Salvador Allende. 

Tras el Golpe de Estado que derrocó al gobierno de la UP Aylwin entregó la postura oficial de la DC: "El gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la ‘vía chilena hacia el socialismo’, y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura Comunista". Un planteamiento que contrastó con el del "Grupo de los 13", militantes de la falange que condenaron el golpe y que contaba entre sus miembros a su hermano Andrés Aylwin. 

Con el paso de los años, Aylwin se volvió un fuerte opositor de la dictadura. Rechazó la Constitución del '80 y cinco años después impulsó el Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia, que propuso el retorno de los exiliados, el término de los Estados de excepción y la pronta realización de elecciones democráticas.

En 1986 volvió a ocupar la presidencia de la DC, y en 1988 se convirtió en vocero de la Concertación de partidos por la Democracia, instancia que promovía la opción del "NO" en el plebiscito de ese año.

Ya recuperada la democracia, Aylwin abordó en varias oportunidades el rol de la DC durante los meses previos al Golpe: "En esa época yo actué honradamente y de acuerdo a mi conciencia, pero reconozco que me equivoqué medio a medio", dijo en 1997 al diario mexicano Excelsior.

Tras el triunfo del Plebiscito Aylwin fue proclamado como candidato presidencial de la Concertación para las elecciones de 1989, donde logró imponerse sobre el candidato apoyado por el régimen, Hernan Büchi. 

Es así como el 11 de marzo de 1990 Patricio Aylwin asume oficialmente en el primer presidente tras el retorno de la democracia.

 

Horas más tarde, desde el balcón del Palacio de La Moneda señala que "Chile vuelve a la democracia y vuelve sin violencia, sin sangre, sin odio. Vuelve por los caminos de la paz".

Luego, en un emblemático discurso ante un Estadio Nacional repleto plantea como una de las tareas clave de su gobierno el "restablecer un clima de respeto y de confianza en la convivencia entre los chilenos, cualesquiera que sean sus creencias, ideas, actividades o condición social, sean civiles o militares… ¡Sí señores!, ¡Civiles o militares!, ¡Chile es uno solo!”.

En medio de este proceso por hacer justicia frente a las víctimas de la dictadura, Patricio Aywin crea la Comisión de Verdad y Reconciliación, que redacta el denominado "Informe Rettig". El  documento cifra en 2.279 las personas que perdieron la vida entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990. 

Fue en el marco de la entrega de este informe que el entonces mandatario -visiblemente emocionado- realiza un mea culpa a nombre del Estado: "La sociedad chilena está en deuda con las víctimas de las violaciones de Derechos Humanos. Por eso es que yo me atrevo, en mi calidad de Presidente de la República, a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir perdón a los familiares de las víctimas".

Pese a esto, su gobierno estuvo marcado por episodios de tensión con Pinochet. Uno de los más complejos se vive en mayo de 1993, ante la noticia de que el gobierno reabriría el caso "Pinocheques", que involucraba al hijo mayor del entonces general. En esa oportunidad, un grupo de comandos del Ejército se desplegó por más de ocho las cercanías del Palacio de La Moneda, portando armas y vestimenta de combate, en momentos que Aylwin se encontraba fuera de Chile. El episodio se conoció cono el "Boinazo". 

En materia económica, su gobierno es recordado por su política de reducción de la pobreza. En esos años, Chile creció en torno a un 6%, producto del alza en las exportaciones y la consolidación de acuerdos comerciales.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Política