Política

¿Qué le pasa a Chile? Ricardo Lagos responde a Don Francisco en T13

El ex Presidente se sentó junto a Don Francisco para analizar la situación política actual. "Creo que me equivoque cuando diseñamos el Transantiago", confesó el ex Mandatario, quien también fue claro al apuntar que las empresas no deberían financiar a la política. "Lo más concreto para el país es que se separe el mundo de los negocios de la política ", afirmó Lagos.

¿Qué le pasa a Chile? Ricardo Lagos responde a Don Francisco en T13

El ex Presidente Ricardo Lagos fue el primer invitado de Don Francisco en el nuevo espacio de Teletrece, “¿Qué le pasa a Chile?”.

El ex gobernante intentó responder aquella pregunta, desmenuzando la actualidad del país y refiriéndose a la actual situación política. Revisa y lee más abajo la entrevista completa:

 

¿Qué le pasa a Chile hoy?

Creo que lo que le pasa a Chile es que ha despertado una realidad que no se condice con lo que hemos avanzado. No se condice porque se ve una deslegitimación de la clase política.

La gente esta con rabia, ¿por qué?

Porque sienten que estamos en un país injusto, sienten que eramos un país honesto y ahora la autoestima de esa gente se siente violentada, porque de repente descubren que dejamos de ser lo que creíamos que eramos.

Y eso se produce porque, desgraciadamente, tenemos muchos temas pendientes que se fueron acumulando.

"Ha despertado una realidad que no se condice con lo que hemos avanzado"

¿Tiene alguna responsabilidad en lo que pasa hoy?

Todos tenemos una responsabilidad, los que hemos gobernado. Dicen que vengan los nuevos y no los viejos, y hay mucho de eso también.

"Me equivoque cuando diseñamos el Transantiago"

¿Qué cree que fue lo peor que hizo en su gobierno? Con lo que usted dice: "yo me equivoqué"

Creo que me equivoque cuando diseñamos el Transantiago. ¿En qué sentido? Nadie me obligaba porque todos aceptaban las micros amarillas, pero había que tomar una decisión y una forma distinta de ordenar el tránsito en Santiago.

Me metí solito en eso, y claro, después se implementó de una manera distinta, pero creo que los Presidentes estamos para resolver los problemas. Allí hubo un error grave y ha significado que más de una persona me diga '¿por que hizo eso?', como si uno lo hubiera hecho deliberadamente.

¿Por qué lo implementó?

Porque me parecía necesario un cambio en donde hubiere ejes estructurantes para trasladar a las personas, porque era imposible esa cantidad de micros, que no eran micros sino que eran camiones convertidos en micros.

"Había que tomar una decisión y una forma distinta de ordenar el tránsito en Santiago."

Mucha gente dice que esta rabia de hoy es en gran parte por el Transantiago, porque hay gente que espera una hora, viaja una hora y media, va de una realidad a otra realidad y ahí está la rabia...

La rabia está por muchas razones, pero el elemento central es que acá hay una deslegitimización política. ¿Qué hay que hacer? El 2003 tuvimos un problema parecido y ahí fuimos capaces por primera vez de entrar al tema del financiamiento a la política.

El caso MOP-Gate y el financiamiento a la política

En el tema del MOP-Gate usted llegó a un acuerdo con Pablo Longueira, ¿cuánto se demoró ese acuerdo?

Fue algo rápido pero veníamos conversando desde antes los temas del financiamiento de la política. Ahí había dos cosas que arreglar: el financiamiento de la política y el financiamiento de los altos cargos, que estaban absolutamente trabados, y eso se hizo.

Por la misma razón, se avanzó. No lo suficiente, no lo que yo quería. Me parecía que era inadeucado que las empresas dieran financiamiento para la política.

¿Y por qué no hizo lo que debiera haber hecho?

Porque no había mayorías, porque para llegar a un acuerdo hay que ponerse de acuerdo con los que están al frente y los que están al frente tenían un derecho a veto. Pero era preferible eso a nada.

¿El que usted hizo fue un arreglo o arreglín?

Fue un arreglo, porque todos los que estaban en los juicios, los juicios llegan hasta el día de hoy. Lo que se estableció fueron las normas para adelante y de ahí para atrás se estableció que terminaba porque no había norma alguna del financiamiento anterior.

Ahora lo que la gente reclama es 'por qué se hizo un financiamiento inadecuado y no se cubrió la totalidad'. Lo importante que hay que entender es que esta crisis de legitimidad se da en un ámbito mucho mayor: el tema empresarial, el tema de una sociedad que no está satisfecha, donde los cambios que hay no les llegan todos a ellos.

"Estamos en condiciones de que el parlamento de Chile apruebe lo que plantea la comisión Engel"

Tenemos que ser capaces de abordar el problema de la legitimidad. Creo que se avanzó con la comisión Engel, y ahí también se constató otras cosas: De ese financiamiento el 70% va para dos partidos, la UDI y Renovación (Nacional). ¿Es justo eso? No.

Creo que la comisión Engel hoy fue capaz de hacer lo que fue imposible antes, creo que estamos en condiciones de que el parlamento de Chile apruebe lo que plantea la comisión Engel.

Cuando usted no hace medidas anticipatorias después revienta el globo y eso es lo que ha pasado.

Su yerno Gonzalo Rivas y las comparaciones del caso Corfo-Inverlink

Hubo cosas similares, usted tuvo el MOP-Gate en ese momento, pero también hubo familiares suyos cuestionados: un yerno. Hoy está cuestionada la nuera y el hijo de la Presidenta ¿Cómo se debe actuar en estos casos?

Muy fácil. Supe que había una dificultad a la 1:30 de la tarde, a las 1:45 el yerno, Gonzalo Rivas, me dijo 'ha pasado tal cosa, Presidente tiene mi renuncia'. A las 2:00 de la tarde el país estaba informado que él había renunciado, simplemente por la responsabilidad del cargo porque lo que ocurrió en la Corporación de Fomento fue que físicamente robaron determinados papeles y los echaron a correr en el sistema financiero.

Él nunca fue objeto de nada y de lo que lo acusaron fue que le entraron a robar a su casa y no puso suficientes barrotes. Pero usted es Presidente allí y tiene que tomar la decisión de inmediato.

¿Siente que la Presidenta no actuó acorde a como debiera?

No. La Presidenta actuó como debía actuar y se le pidió la renuncia a su hijo.

Lo dice como si fuera fácil pero hay una parte humana...

Ese día en la noche nos juntamos con mi yerno y mi hija para tratar el tema, y por el otro lado me llamaban Bush y Tony Blair por la guerra de Irák. Pero esas circunstancias usted no las determina cuando es gobernante.

Junto con ser papá tenía que atender a los llamados telefónicos que llegaban por la otra línea y hay que saber distinguir en ese momento. Hay que actuar como lo que es. La Presidenta, días atrás, dijo algo respecto del tema y luego actuó el martes pasado cuando planteó las medidas hacia adelante, y en buena hora.

Cómo superar la crisis política

Entonces, ¿cómo salimos de estos problemas?

Primero con transparencia y verdad. Segundo con que la Justicia hace su tarea. En MOP-Gate hubo 130 personas que fueron condenadas y no tenían la notoriedad de los que hay ahora, por cosas muy minúsculas fueron condenados. Otros fueron injustamente, como Matías de la Fuente, que era pariente nuestro y fue absolutamente absuelto, pero era mi jefe de gabinete y él renunció cuando vio que la situación se hacía insostenible.

Son medidas muy duras que hay que tomar en ciertos momentos, pero acá junto con que la justicia haga sus tareas, y junto con la transparencia que hay que tener y que salga la verdad. Si hay cuestiones ilícitas, pues la justicia condenará. Junto con eso cómo se hace para que hacia adelante no ocurra de nuevo. Dimos un paso hace 12 años atrás.

Cuando se promulgó aquello, Insulza dijo 'en 10 años más hay que revisar esta ley' y bueno, pasaron 12 años.

La gente de la calle dice que el Presidente tiene que decir las cosas concretas, ¿qué hay que hacer para salir y volver a tener un país que no esté tan enfrentado?

Lo más concreto para un país es que nos aprendamos a respetar entre todos. Lo más concreto para un país es que se separe claramente los negocios de la política.

El mundo de los negocios es muy importante porque hace progresar un país, pero entonces no pueden haber colusiones y tiene que haber súper vigilancia, porque la gente siente que abusan de ella, por lo tanto hay que establecer normas.

"Les he dicho (a los empresarios) que tienen que aprender que el país cambió"

Y en el mundo de los políticos esta línea es 'cuáles son las medidas que deben adoptarse para que no vuelvan a ocurrir estos hechos'.

Relación con el empresariado y desigualdad

En su gobierno el empresariado llegó a decir 'amamos a Lagos'. Hoy no sería bien visto un político que tenga buena relación con los empresarios, porque están demonizados, cuestionados...

Así es, creo que lo que ha habido también es una falta de compresión del mundo empresarial, que tiene que ser mucho más amplio en la forma de entender las tareas (del país).

Hay una reforma laboral en el parlamento, hubo una reforma tributaria. Son temas que se han ido acumulando y acumulando para poder emparejar la cancha, y en consecuencia yo pediría cómo se establece un mayor entendimiento, pero que les nazca a ellos desde dentro.

Efectivamente conozco a muchos de ellos, y muchos han ido a consultarme y preguntar 'qué le pasa a Chile'. Yo les he dicho que tienen que aprender que el país cambió. No pueden pretender (seguir) aferrados a las prácticas que han tenido durante 20 o 30 años.

¿Cómo se soluciona la desigualdad de oportunidades?

La desigualdad de oportunidades se resuelve en el largo plazo con educación y creo que lo que se está haciendo es muy importante.

¿Se está haciendo bien?

Siempre las cosas son perfectibles, porque estamos en un proceso, pero lo importante es que usted va a tener que hacer estas reformas en este gobierno y consolidarlas en lo que sigue, porque así se hacen las cosas.

"Tenemos que volver a tener una democracia que se respete a sí misma, un país que se respete a sí mismo"

A mí me tocó implementar la reforma procesal penal del Presidente Frei, que permitió pasar de un sistema judicial a otro. Eso que vimos en televisión en días pasados del Juzgado es producto de esa reforma que me tocó implementar. Es una buena reforma porque la ciudadanía vio, qué es más transparente que ese juicio.

Sin retorno a la presidencia

En la suma y resta de su gobierno, ¿qué nota se pondría?

Eso lo pone la ciudadanía. Uno trata de hacer lo mejor que puede las cosas, pero creo que la genete se olvida del contexto, el contexto donde todavía había un Augusto Pinochet, donde todavía había senadores designados. Nunca tuve mayoría en el parlamento y la derecha tenía derecho a veto.

¿Y las críticas de la Nueva Mayoría a la Concertación?

Yo entiendo que todo grupo nuevo quiera mirar, con razón. Pero dificulto que haya 20 años en la historia política de Chile como esos 20 años, en materia de crecimiento, distribución, de cómo cambió el país, la infraestructura.

Usted firmó las reformas a la Constitución en 2005...

Firmé esas reformas y precisamente por ello ahora podemos pensar en una nueva. Porque o si no ¿qué estaríamos pidiendo? Que se acaben los senadores designados, que le Presidente de la República pueda despedir a los Comandantes en Jefe. Esos fueron los avances posibles en ese momento. ¿Qué quedó pendiente? El (fin del) sistema binominal, que se acaba de aprobar ahora para tener un sistema más justo de elección parlamentaria.

¿Le gustaría sentarse de nuevo en el sillón presidencial?

Yo ya cerré ese capítulo. Algunos no saben que hay vida después de ser Presidente. Hoy hacer ese tipo de especulaciones es no entender que seguiríamos caminando sobre el fango. Primero hay que liquidar el fango.

Segundo, tenemos que volver a tener una democracia que se respete a sí misma, un país que se respete a sí mismo, volver a creernos los que hemos sido.

Creo que nos falta un poco de humildad a todos para entender que entre todos podemos sacar esto adelante, pero no hay que andar apuntando con el dedo. En un momento yo apunté a las cámaras con el dedo, pero ahora tenemos que buscar una cosa más conjunta para salir. Y eso lo tiene que hacer la Presidenta en la forma que lo hizo el martes pasado.

Mañana estará en este espacio el ex Presidente Piñera, ¿quién ha tenido más responsabilidad en esta crisis: Sebastián Piñera o usted?

No. Él está más cerca de lo que pasó. Yo hace mucho tiempo dejé La Moneda. No digo que tenga más responsabilidad pero la gente se va a acordar más de él que de mí.

No es ese el tema, creo que él está en una actitud un poco distinta, porque tengo entendido que tiene ganas de estar de nuevo.

La gente se pregunta, ¿por qué Lagos está en esto? He tenido preocupación por Chile en los últimos 30 años y la voy a seguir teniendo en tanto tenga capacidad de pensar, de pensar a futuro por lo que hay que hacer en Energía, en materías de Minería -sacamos un documento importante de Minería entre personas que pensaban muy distinto y la Presidenta lo acogió- y eso es lo que creo que hay que hacer.

Hay que conversar más y ponerse más en los zapatos del otro.

¿Los líderes no están dando el ancho?

Todos tenemos que aprender a dar el ancho y espero que después de este remezón, porque esto es una crisis política, si no hacemos caso y no damos una solución rápida, la caldera seguirá creciendo, y eso me preocupa: 'Cómo hacemos ahora para que la caldera deje de crecer y los políticos hagamos las tareas'.

Esta es una crisis política, no es económica ni social, todos somos responsables, pongamos manos a la obra.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Política