La fórmula "popular" de Daniel Jadue
Foto: Alberto Galán
Política

La fórmula "popular" de Daniel Jadue

El alcalde de Recoleta es el creador de la farmacia popular. Nadie le discute mínimamente la exitosa idea que se ha replicado en 144 municipios a lo largo de todo Chile. Ahora sacó otro conejo del sombrero: una inmobiliaria popular en la que en menos de 24 horas Joaquín Lavín posó sus ojos siendo duramente reprendido en su propio sector. Jadue se está haciendo notar y él, lo sabe, aunque, dice, no ser ambicioso. ¿Una candidatura presidencial? No es su norte por ahora.

Por Patricio de la Paz

Cuando su padre abandonó la casa, Daniel Jadue tenía 3 años. No lo recuerda. Pero sí tiene recuerdos de los años que siguieron, donde él y su hermano Pablo fueron criados bajo la mirada atenta de Magaly, la madre, integrados en el negocio que sostenía a la familia: una tienda de ropa para niñas llamada Padani -palabra que mezcla los nombres de los dos hijos- y que funcionaba en un local delante del departamento que los tres compartían en Patronato. Con su padre, Juan Fariz, prácticamente no hubo contacto. Fue una historia quebrada, como la ha definido el propio Jadue.

Años después el padre apareció. Para hablar justamente con Daniel, que entonces tenía 21 años. Para exigirle que se retirara de la política. Juan Fariz, que había sido acérrimo opositor a la Unidad Popular y convencido pinochetista, no soportaba ver a su hijo como militante comunista. Pero Daniel Jadue, que pertenece al PC desde adolescente, se lo dijo claro: “Llegaste como 15 años tarde a pedir cosas”. Ya no había vuelta atrás.

Daniel Jadue -50 años, arquitecto y sociólogo- recuerda esta historia en su oficina de alcalde de Recoleta, cargo para el que fue reelecto en 2016 con el 56% de los votos. Su oficina es un espacio amplio ubicado en el sexto piso del edificio municipal, con ventanales inmensos que permiten una vista panorámica a la misma comuna donde el edil -vestido esta tarde con guayabera - se ha gastado toda la vida.

“Mire, allí al frente se van a instalar los departamentos de la inmobiliaria popular”, dice, trayendo a la conversación la iniciativa que lo ha tenido en el centro de la noticia. Esa que permitirá a los residentes más vulnerables de Recoleta arrendar 38 departamentos municipales de 55 metros cuadrados -tres dormitorios, baño, cocina y living comedor- a un precio que no supere el 25% de sus ingresos.

Daniel Jadue dice que esto tiene que ver con el derecho a vivir dignamente de quienes hoy no son considerados por el mercado de las inmobiliarias tradicionales.

-¿Cómo nace esta idea?, ¿una iluminación repentina?

-Nace como todos los proyectos en Recoleta: escuchando a la gente y haciéndose cargo de diseñar la política pública desde la vida cotidiana de la gente, sin ningún tipo de ideologismo. Como cuando hicimos la farmacia dirigida a un segmento popular que no tenía acceso a los remedios y a quienes el mercado no consideraba, porque al mercado le interesa la rentabilidad.

Lo mismo cuando abrimos la óptica popular. Y ahora con la vivienda. Si uno va al mercado del arriendo se da cuenta que hay una gran población que no logra tener los dos meses de garantía, ni el aval, ni acreditar renta. Entonces el derecho a vivir dignamente, el mercado no lo atiende. Y el Estado tampoco lo consideraba hasta este proyecto; porque éste es un proyecto conjunto de la municipalidad y el Estado.

-Con el ministerio de Vivienda y Urbanismo, ¿no?

-Sí. Después de que salió lo de las farmacias populares (2015) empezamos a darle vuelta al rol que podría jugar el Estado en la provisión de viviendas a precio justo, como una forma de intervenir el mercado. Fue una conversación larguísima hasta que el gobierno de la presidenta Bachelet, a través de la Ley de Presupuesto de la Nación 2017, logra aprobar en el Congreso una glosa presupuestaria destinada a que instituciones sin fines de lucro y municipios pudieran postular a subsidios habitacionales.

Como nosotros habíamos iniciado gestiones hace tiempo para que el Serviu nos entregara un terreno y habíamos empezado a desarrollar un proyecto para habilitar ahí departamentos, cuando el ministerio sacó el concurso los únicos que estaban listos para postular éramos nosotros.

-Al igual que con la farmacia popular, otros municipios quieren unirse. Ya lo han manifestado Renca, Macul y Las Condes. ¿Lo halaga?

-El halago no es lo que buscamos, me da lo mismo. Nosotros tenemos una convicción distinta. Yo saludo la actitud de todos aquellos que están disponibles a entender que el único factor productivo que se puede potenciar en la colaboración no en la competencia, es el conocimiento. Todas las organizaciones pueden ocupar el mismo conocimiento.

-El alcalde Lavín se reunió con usted y José Antonio Kast le pegó duro.

-José Antonio Kast actúa permanentemente desde un odio profundo que le tiene no solo enceguecida el alma, sino además el cerebro. Se tiró en contra del ministerio como si ellos no hubieran tenido nada que ver; sin entender nada. Y ahí está la disyuntiva: él aprobó o votó en contra de una glosa que pasó por la Cámara de Diputados, o seguramente -como él tiene un tan bajo nivel de asistencia al Congreso- ni siquiera se enteró. Entonces habla desde una profunda ignorancia cegada por el odio.

-Su par de Providencia, Evelyn Matthei, dijo que esto no era nuevo, que existía hace 50 años, que de qué innovación le estaban hablando…

-Ella tiene razón, no es nuevo. El tema aquí es que atreverse a hacer algo en un país con una doctrina neoliberal impuesta a sangre y fuego y mantenida por una minoría a través de distintos medios de control, sí es una innovación. La farmacia popular se podría haber hecho en los últimos 25 años; bajar el precio de los remedios estuvo en los programas de todos los candidatos presidenciales antes de que se lanzara en Recoleta.

Entonces lo que no sabe la señora Evelyn, lo que no entiende la señora Evelyn, es que la innovación no significa originalidad, porque la más amplia gama de innovación se hace con la recombinación de conocimiento precedente para responder a un problema. Es complejo de entender para los que no se meten en el tema con profundidad.

Jadue ¿presidente?

Dice Daniel Jadue que con la farmacia y la óptica populares les ha ido “formidable”. Que hay gente todos los días. Que en la óptica han entregado más de 15 mil lentes en un año y que se puede elegir entre más de 100 modelos. “Yo soy un caso particular, porque no veo ni de cerca ni de lejos, ni de día ni de noche”, comenta mostrando sus lentes. “Este es un lente multifocal, antirreflejo, fotocromático, que en cualquier parte del mercado sale cerca de 270 mil pesos y acá cuesta 32 mil pesos”.

El alcalde hace una observación: “Las farmacias populares suelen aparecen en los medios como un solo conjunto y no es así. Hay municipios que se sumaron al proyecto legítimamente creyendo en él; y hay otros que lo hicieron con fines electorales y nunca les interesó”.

-¿A quiénes rescata?

-En Puente Alto, con alcalde RN, funciona perfecto; en San Bernardo, la UDI, funciona perfecto; en Recoleta del PC, funciona perfecto; en Valparaíso, del Frente Amplio, funciona perfecto; en Peñalolén, de la DC, funciona perfecto; en Independencia, del PS, funciona perfecto. Son alcaldes convencidos del proyecto.

-Como sea, la farmacia popular está en 144 municipios. Varios ya miran su inmobiliaria popular. Usted se hace popular con sus iniciativas populares. ¿Es la mejor vitrina para un salto político mayor?

-No está en nuestros planes.

-¿En sus planes?

-No está en nuestros planes.

-¿A qué se refiere con “nuestros” planes?

-Estoy hablando del Partido Comunista. Soy un militante sumamente disciplinado de un partido que se caracteriza por la disciplina, por el compromiso con lo que hacemos. Nosotros estamos convencidos de ir a reelección en Recoleta.

-¿Candidato a alcalde de nuevo el 2020?

-Exacto, vamos a la reelección. Y mientras mi partido no diga algo distinto, no veo por qué debiéramos alterar este curso que nos parece tan natural, porque además éste es un espacio muy rico para la política, porque nuestros proyectos se subordinan al colectivo y el colectivo se subordina a lo que quiere el país, la ciudadanía. Además, a mí no me atrae el Parlamento.

-¿Jadue candidato a presidente de Chile?

-Es que eso no está ni siquiera en la discusión. Mire, yo soy parte de un partido con 105 años de historia, uno de los partidos más antiguos de Chile, que sólo ha llevado tres veces candidato presidencial. Nosotros somos conscientes de nuestra fuerza propia, somos conscientes de la necesidad de amplias mayorías sociales para poder gobernar y transformar Chile. Y creo que las condiciones no están como para que el PC tome un riesgo de esa naturaleza. El Partido Comunista definirá en virtud de las condiciones en cada etapa histórica lo que haga, pero por hoy día…

-…hoy día la decisión es que usted vaya a la reelección como alcalde

-O sea, es lo que yo le puedo decir de hoy. El partido me ha dado una tarea que es conducir Recoleta y hacer cambios y si estos cambios ayudan a que cambie un poco nuestro país, orgullosos nosotros y orgullosos los comunistas. Nuestro partido es serio y responsable, no somos amigos de la aventura. Cada vez que tomamos una decisión somos un partido tremendamente leales con nuestras decisiones y hoy nuestra visión es promover una alianza lo más amplia posible entre el centro y la izquierda, intentando fortalecer y desarrollar la izquierda y la fuerza propia. Creo que estas consultas que aparecen en los medios están muy teñidas de la cultura neoliberal.

-¿A qué se refiere?

-Eso de andar buscando el proyecto personal. Nosotros no funcionamos así.

Soltero por consecuencia

Daniel Jadue decidió acercarse a su padre en 1991. Después que su progenitor tuvo un infarto. Dice el alcalde que acercarse a quien había estado tantos años lejos fue una decisión racional. Que estuvo lejos de un arrebato de las emociones.

“El acercamiento se dio sobre todo después del nacimiento de mi hija. Yo hice un esfuerzo para que ella conociera la historia de su abuelo y la trataba de llevar quincenalmente para que lo viera. Pero como un acto consciente, absolutamente racional. Mi padre sobrevivió 16 años después de su infarto”.

-Usted ha dicho que la separación de sus padres quizás influyó en que nunca se haya casado.

-No, no tiene nada que ver eso. A esa pregunta, yo le voy a preguntar de vuelta: ¿por qué me tendría que haber casado?

-No, claro, es una opción. Sólo me llamaba la atención que se diera como razón la separación de los padres.

No voy a negar que la experiencia de muchos matrimonios que uno conoce pueda terminar influyendo en uno. No quiero decir que uno sea impermeable en esa situación. Pero tempranamente, cuando yo me convierto en un ser humano de izquierda, llego a la convicción de que el matrimonio es una institución de dominación también y que si uno quiere ser consecuente y consistente se aleja de aquello.

-Como un acto de consecuencia.

-En nuestro país, los jóvenes viven bajo presión, apurados. Terminan el colegio, los que tienen la oportunidad deben estudiar, trabajar, después casarse; y si te casas te empiezan a preguntar por los hijos, y cuando nace el primero te preguntan por el segundo. A los jóvenes se les obliga a tomar decisiones trascendentales a muy temprana edad. Y cuando uno es consciente que lo único permanente es el cambio, se hace consciente que quizás lo que te guste a los 15 no te guste a los 30, y que quizás lo que te guste a los 30 no te guste a los 50. Por lo tanto, uno tiene que mirar la vida con una óptica significativamente distinta a todas aquellas instituciones que plantean la perpetuidad o la inamovilidad de una cosa.

Entonces le pregunto al alcalde Jadue si el matrimonio cae en ese tipo de instituciones. Él asiente con la cabeza.

Además de soltero, Daniel Jadue es un hombre sano. No fuma, no bebe, hace ejercicios una hora y media al día. Sigue nadando, como cuando era adolescente, e incluso representa a veces a su comuna en campeonatos. Es además un lector voraz. En diciembre estuvo dos semanas de vacaciones y dice que se leyó 12 libros. Casi uno por día.

-¿Cuántos libros tiene en su biblioteca?

-Casi 8 mil. Hay mucho de arquitectura, sociología, economía, desarrollo organizacional, administración, sustentabilidad. También de literatura, filosofía, historia. Está El Capital, El Manifiesto comunista, libros como Identidades Asesinas, Las venas abiertas de América Latina, las obras completas de Salvador Allende, todo lo que escribió Volodia. En mi lado sensiblero, porque soy muy sensible, tengo toda la colección de Isabel Allende. Todos mis libros están subrayados con amarillo, con anotaciones al lado, tengo fichas de cada uno.

Levantar la piedra

-En octubre dijo que el Frente Amplio era una mafia.

-Yo tengo una estupenda relación con el Frente Amplio y la tengo a pesar de esa declaración. Días después de que eso ocurrió, ellos me llamaron para preguntarme y yo les comenté que esa declaración surgió en un momento de mucha rabia, porque ellos insistían en maltratar todos los días a la Nueva Mayoría.

-Recuerdo que les pedían un mea culpa por cómo estaban las cosas.

-Eran súper majaderos, igualándonos, además, con la derecha. Uno tampoco puede aceptar que le peguen todos los días y después poner la otra mejilla.

-Así que tiró un manotazo no más.

-Fue una reacción y pedí disculpas. Además no hablaba del Frente Amplio sino de una actitud particular que fue la revelación de los audios secretos (de Alberto Mayol a Jackson y otra dirigente). Nunca nadie hizo una autocrítica profunda por eso.

-¿Con quién se lleva bien del Frente Amplio?

-Con todo el mundo. A Boric lo he visto un par de veces; a Jackson, también. A Mayol lo veo más porque fuimos compañeros en Sociología. Veo a Jorge Sharp. Y por la historia que tenemos con los humanistas, tengo relación con Tomas Hirsh, con Florcita.

-¿Debiera insistir más el PC por una alianza que los incluya a ellos?

-Nosotros definimos que para transformar Chile necesitamos la alianza más amplia posible.

-Al PC le han arrugado la nariz la DC y algunos PPD, como el canciller Heraldo Muñoz.

-Al canciller no le asigno ninguna representatividad dentro de su partido, él no ha sido dirigente. Además, ha estado subordinado a la política norteamericana de intervención, no solo en América Latina, sino que en Medio Oriente. Ver en Heraldo la subordinación absoluta a los dictámenes norteamericanos ha sido una de las cosas con las que me sentí totalmente defraudado con el gobierno.

-¿Y las críticas DC a los comunistas?

 -En su Junta Nacional, la DC volvió a redefinir su domicilio en la centro izquierda y los mismos que han permitido que la derecha hable a través de ellos salieron a decir que estaban en reflexión. La DC ha tendido una línea en el último tiempo.

-¿Continúa o muere la Nueva Mayoría?

- Mire, lo único que se mantiene es el cambio. Los periodistas lo único que preguntan es por nombres y fotografías verticales en cortes temporales. No por el proceso.

-Hablando de cancilleres, ¿le preocupa la llegada de Roberto Ampuero? Es muy crítico de Cuba y Venezuela.

-Esa es la única credencial que tiene para estar en relaciones exteriores. No sé cuál es la señal que quiere dar Piñera. Uno podría entender que quizás el eje de la política exterior de su gobierno será tratar de derrocar al gobierno de Maduro y al de Cuba. Ese quizás es su interés fundamental, pero no sé si es el interés general de la nación. Además su canciller es absolutamente partidario del terrorismo del estado israelí, ha defendido siempre la ocupación israelí. Ampuero tiene odio profundo en su alma.

Para Daniel Jadue ese último tema no es un detalle. Le preocupa. Desde joven es un activo dirigente palestino. Ha estado como cabeza de varias organizaciones. Dirigió grupos de danzas típicas -se presentaron incluso en el Festival de Viña de 1987- y ha escrito libros. Sus abuelos fueron inmigrantes venidos desde la ciudad de Beit Jala, lugar desde donde salieron muchísimas familias a armar vida en este país lejano. “Los Jadue somos una plaga en Chile”, dice el alcalde, distendiendo el ambiente de esta oficina con vista panorámica. “Siempre digo que si uno va a Patronato y levanta una piedra encontrará a dos Jadue conversando. Y el que levanta la piedra también es Jadue”.