Sebastián Piñera
Foto: Reuters
Semanal

La agenda de largada de Piñera

El presidente electo Sebastián Piñera ya trabaja en el diseño para su primer año de gobierno. En paralelo a la conformación de su gabinete, afina su agenda: un paquete de medidas para reactivar la economía y evitar el Congreso en los primeros meses. Mientras tanto, buscar grandes acuerdos en dos o tres materias urgentes: Pensiones, infancia y listas de espera. Aquí, cómo será el disparo de largada de su segundo mandato.

Por Mariajosé Soto,

“Los desafíos que tiene Chile son muchos, son múltiples, son desafiantes, y en muchas áreas distintas: una es recuperar la capacidad de crecer, crear empleos, de volver a invertir, mejorar la productividad, con un objetivo simple y muy poderoso: mejorar la calidad de vida de las personas”. El jueves, reunido con las ochos ramas de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), el presidente electo Sebastián Piñera entregó las primeras luces de las prioridades con que llegará a La Moneda el 11 de marzo próximo.

Los primeros cien días, serán clave. Con la experiencia de su primer gobierno sobre la mesa, en el entorno de Piñera dicen que aprovechará al máximo cada segundo de su primer año de gobierno.

Y el crecimiento económico será su primera cruzada.

Destrabar proyectos mineros paralizados por problemas en su evaluación medioambiental y un paquete de medidas desde el Ejecutivo para “reactivar la economía” marcará sus primeros días.

En el piñerismo hay consciencia de que las expectativas son altas y será necesario dar señales de mejorías en el corto plazo. El mandatario electo ha transmitido a sus colaboradores más cercanos que el diseño para los primeros días apunta a intercalar propuestas de alto impacto, ejecutivas, que no requieran pasar por el Congreso, para trabajar en paralelo dos o tres grandes acuerdos con amplio consenso en materias de urgencia.

 Es en dicho contexto que, pese a que los primeros días después del triunfo de Chile Vamos en la presidencial estuvieron marcados por un ambiente republicano de trabajo conjunto entre Piñera y la presidenta Michelle Bachelet –que incluyó una ronda de trabajos del mandatario electo con ministros del actual gobierno- el “fair play” se cortó con la señal de La Moneda de acelerar en el Congreso un grueso de proyectos para aprovechar el último mes del periodo legislativo.

La reactivación de la discusión de la reforma al sistema de pensiones, la reforma al Capítulo XV de la Constitución y la Ley de Identidad de Género, activaron el malestar en el piñerismo.

A sólo dos semanas del fin del período legislativo, la reflexión del mandatario es que queda poco tiempo para temas tan complejos como la reforma a las pensiones –cuyo capítulo que establece un nuevo sistema de Ahorro Colectivo fue aprobado este jueves en la comisión de Hacienda de la Cámara-, tema en el que, según señalan en su entorno, tiene contemplado buscar un acuerdo amplio que permita hacer una reforma profunda durante su mandato.

Junto con esta eventual reforma al sistema previsional, Piñera estaría planeando una propuesta en materia de infancia y otra para eliminar las listas de espera del sistema de salud. Estas tres temáticas, eso sí, serían de largo aliento, considerando que el nuevo Congreso ofrece –a primera vista- mayores dificultades para la construcción de consensos, considerando, además, que el mandatario electo no tendrá mayorías en ninguna de las dos cámaras.

Con todo, Piñera prepara a los suyos: en paralelo a la dinámica de conformación de su gabinete, el presidente electo señaló a los presidentes de partidos del bloque que en los próximos días serán citados a una reunión con Gonzalo Blumel y Juan Francisco Galli, quienes estuvieron a cargo de las comisiones programáticas durante la campaña. La idea es recibir propuestas de las tiendas para delinear el trabajo legislativo desde el 11 de marzo, día en que asumirá la nueva administración.

Crecimiento, crecimiento

En materia de reactivación económica, el diputado Patricio Melero (UDI), quien participó en las comisiones programáticas, explica que un punto fundamental será reactivar la economía partiendo por modificar la reforma tributaria, iniciativa que formó parte de las promesas de campaña del candidato de Chile Vamos. “La idea es instalar un sistema más simple, manteniendo la carga tributaria global”, explica Melero.

Pero además, será clave el paquete de medidas para fomentar el crecimiento.

En esa línea, hay varias iniciativas que no requieren proyectos de ley. El propio Piñera afirmó hace unos meses que se intentará reimpulsar 40 mil millones de dólares de proyectos de inversión que se encuentran paralizados por distintas trabas burocráticas.

“Se trata de proyectos principalmente en Minería, Energía y Obras Públicas que se encuentran paralizados principalmente por problemas de evaluación ambiental, por temas tributarios, judiciales o por trámites engorrosos. La idea es empezar a lanzarlos”, explica Melero, quien formó parte de las comisiones programáticas de Piñera.

En el equipo del presidente electo están conscientes de que esos 40 mil millones de dólares representan el 15% del PIB, situación que tendrá un impacto significativo en las cifras de crecimiento.

La clase media

Salud, previsión social y educación serán centrales para el gobierno y ya existe una batería de prioridades en gestión y en proyectos legislativos para los primeros meses.

En materia de salud pública, el piñerismo tiene comprometido iniciar el trabajo para terminar con las listas de espera GES (Garantías explícitas en Salud). En esa línea, el equipo dedicado al área concluyó que se existen cerca de 13 mil pacientes en esa nómina, y se podría lograr disminuir en un 75% para los primeros 6 meses de gobierno.

 

“Esto se soluciona mejorando la gestión con el sistema privado, acelerando la presencia de un nuevo prestador, sin la burocracia de presentar un ‘reclamo’ antes de gestionar”, explica la diputada Karla Rubilar, parte del grupo de trabajo en salud de Piñera.

En paralelo, el gobierno iniciará gestiones para el aumento de especialistas (oftalmología, traumatología y odontología) y además, hará un nuevo conteo de las listas de espera en general, para lograr una nueva cifra: “en los primeros meses se van a aclarar las bases de datos, ordenarlas y averiguar cuántas personas fueron atendidas y cuántas no”, explica la legisladora.

El senador Francisco Chahuán (RN), explica que los primeros meses de gobierno existe la idea de presentar la ley general del cáncer y una ley de medicina digital, lo que podría recudir las listas de pacientes sin atención.

En materia de previsión, el equipo de Piñera es consciente de que probablemente dedicará más de la mitad de su administración en aprobar un proyecto en el Congreso, sin embargo, será clave presentarlo durante los primeros meses para dar una señal de urgencia.

Infancia primero

El diputado de RN, Nicolás Monckeberg, recuerda que fue en el gobierno de Piñera donde comenzaron a realizarse propuestas legislativas para la protección del menor y cambios al Sename.

En esa línea, aunque aún no se define de qué manera se iniciarán los cambios, el equipo del futuro presidente podría modificar y avanzar en el proyecto presentado por Bachelet, que divide del Sename entre infractores de ley y niños en riesgo social.

“Bachelet se demoró 4 años en presentar un proyecto que es muy similar al que dejó Sebastián Piñera, que consiste en dividir el Sename en nuevas competencias: los infractores a cargo del ministerio de Justicia y los niños vulnerables en el ministerio de Desarrollo Social”, explica el diputado.

A su juicio, “hay mucha premura en la situación de los menores y muy poco tiempo que perder, una opción es corregir y mejorar el proyecto, no caeremos en la actitud absurda de aplicar la retroexcavadora”.

Aquí el futuro oficialismo tendrá una ventaja y buscará aprovecharla: tanto en pensiones como en infancia, las enmiendas que se confeccionen serán muy difíciles de rechazar por parte de la futura oposición, considerando que, bajo cualquier circunstancia, son beneficios tan positivos como la gratuidad.

CAE y correcciones a la ley de inclusión

En materia de educación, el entorno de Piñera tiene contemplado presentar el proyecto de modificación del Crédito con Aval de Estado (CAE) durante los primeros meses de gobierno. Esto, tomó especial relevancia en los últimos días, luego de que La Moneda dejara en suspenso avanzar en la  iniciativa.

La idea es crear un sistema de préstamos donde el estudiante no pague mientras se mantiene en centros de estudio y comenzará a cancelar cuando cuente con un salario, con un tope del 10% por un máximo de 15 años. La iniciativa tendrá a los bancos como intermediarios.

También en materia legislativa, se generará un proyecto para reformar la ley de inclusión y en materia de gestión, se revisará la ejecución del proceso de desmunicipilización.

Según el diputado Jaime Bellolio (UDI), quien participó en el área de educación del comando, “la implementación de la desmunicipalización será de un alto costo y es necesario mejorar la gestión. En eso podría haber varios aspectos que no requieran ley para tener resultados más ágiles”.

Reflotar proyectos del primer gobierno

Según explican en Chile Vamos, existen dos proyectos del primer gobierno de Piñera, que su equipo tiene contemplado reactivar: la iniciativa que modifica la ley de inmigraciones que presentó el mandatario electo en su primer gobierno, e incorporar algunos aspectos de la iniciativa presentada por Bachelet.

En paralelo, en el equipo de Piñera se evalúa retomar el proyecto de ley que modifica la ONEMI y agregarlo en el paquete de iniciativas para los próximos 100 días.

Lo que quieren los partidos

Varios de los temas considerados prioritarios por el piñerismo – en especial los relacionados con la clase media-, son parte de las iniciativas que los partidos solicitarán incorporar en los primeros 100 días de gestión.

Pero además, las tiendas aprovecharán de pedir el cumplimiento de “compromisos” de campaña. En el caso de RN y la UDI, solicitarán que se considere como prioritario, el proyecto de ley que permitirá a las personas condenadas en estado terminal, poder cumplir las penas en sus domicilios.

De igual forma, en el gremialismo esperan incorporar un aumento de la pensión básica solidaria, una rebaja en el pasaje de adultos mayores en el Transantiago y la ley de acompañamiento a las mujeres con embarazos vulnerables.