Tendencias

Andrés Silva, el músico que se transformó en el "camaleón" de la batería

El artista ha desarrollado una prolífica carrera como músico de sesión para artistas chilenos que representan géneros tan diversos como los interpretados por Quique Neira, La Pozze Latina o Douglas. Conoce su historia y sus gustos musicales.

Crédito: Página Oficial
Andrés Silva, el músico que se transformó en el camaleón de la batería

Por Felipe Suárez Garcés.

Andrés Silva es uno de los bateristas más solicitados al momento de grabar en estudio y al salir de gira. A esta clase de intérpretes se les llama “músico de sesión”, porque dominan diversos estilos musicales y están dispuestos a embarcarse en nuevos proyectos con muchos artistas a la vez.

Por ejemplo, entre el año 2011 y la actualidad, Silva ha participado en grabaciones de discos con Quique Neira, Gloria Simonetti, La Pozze Latina y Douglas, artistas de reggae, pop, hip hop, y balada.

Dominar todos esos estilos musicales es una habilidad imprescindible para un músico de sesión. Es por eso que, Andrés, al momento de calificar su interpretación dice que “poseo una habilidad camaleónica, que me permite adaptarme a todos estos géneros”.

Esa destreza la adquirió, principalmente, escuchando a su principal influencia musical: Jeff Porcaro, baterista de estudio, que además fue co-fundador de la banda de rock, Toto.

De esta forma, Silva dice que “escuchar las grabaciones de Porcaro junto a Toto y  otros músicos, te entrega un universo musical realmente valioso”.

Porcaro, no es el único referente en la industria musical, que posea esta habilidad, también lo está: Steve Gadd, Steve Jordan, Vinnie Colaiuta y Simon Phillips.

Pero Silva, se identifica notablemente con él, y al momento de tener que nombrar a alguna influencia musical a nivel nacional, piensa dubitativamente y dice: “no son muchos, la verdad. No escucho música chilena”, y al momento de decidirse, el músico revela que dentro de las obras nacionales, hay una que posee un sonido “prolífico”: el disco MTV Unplugged de La Ley.

“Siempre escucho ese disco y cada vez que lo hago encuentro cosas nuevas”. Y al momento de decidirse al nombrar a algún referente de la batería nacional dice que ”Mauricio Clavería (La Ley) ha sido el único baterista chileno que me ha sorprendido realmente”.

Silva, de padres chilenos, nació en 1977 en Colombia y a los 2 años se radicó en nuestro país, para dedicarse a la música y aportar a la industria chilena.

Andrés Silva

Su primer acercamiento con la música fue “a través de mi hermano que escuchaba música en casa”. Pero su aproximación a las baquetas fue gracias a su tío, Antonio "Toño" Silva, baterista de Charly García.

Estudió en el Liceo de Aplicación y a una edad temprana, cuando tenía 15 años, formó su primera banda de rock: Tarifa Nocturna. Luego vinieron algunas bandas de covers, hasta formar un proyecto que aún sigue vigente llamado Mangosta, que se presenta en eventos a lo largo de Chile para “encender el ambiente”, según confiesa Silva.

Formó aquel conjunto en el año 2001, y fue ahí cuando comenzó a interpretar diversos géneros como funk, rock y pop, entre otros. “Es una banda de covers, que toca canciones de Toto, Kool and The Gang y Michael Jackson”, agrega el músico.

Pero su primera incursión con el mundo de sesión fue con la agrupación Valija Diplomática en el año 1997, a quienes los acompañó de gira.

Después vinieron sesiones con Douglas y con los chicos de Rojo Fama Contra Fama, en pleno esplendor del programa musical en la televisión chilena, tales como: María Jimena Pereyra, Mario Guerrero, Daniela Castillo y Leandro Martínez.

Y así poco a poco comenzó a sesionar con artistas, y al momento de tener que inclinarse por sus trabajos más importantes, Silva nombra a: Javiera Mena, Daniel Guerrero, Maria Jose Quintanilla, Dj Méndez y Mistysa (Canadá).

Actualmente el baterista se encuentra en un proyecto “enfocado al 100%”, llamado Sangre de Toro, conjunto que prontamente lanzará su disco y con el que  giró por Colombia y Argentina, con el objetivo de “ser la banda más grande de rock en Latinoamérica”.

La banda fue fundada por Silva, junto al vocalista y guitarrista, Felipe Toro, miembro  de la banda de blues El Cruce. Este proyecto es denominado por algunos medios especializados en música como “power trío” o “super banda”, por tener a miembros en la escena musical que ya son conocidos en el medio.

El baterista conoció a Felipe Toro en una sesión improvisada, invitados por el armonicista Gonzalo Araya. Cuando ocurrió eso, ambos quedaron fascinados por la forma de tocar de cada uno. Decidieron formar Sangre de Toro, pero les faltaba el bajista a quién conocieron por medio de una audición. Johan Pastene, fue el escogido y desde ese momento todo fluyó de forma propia, “fue química pura”, asegura Silva.

Sangre de Toro Andrés Silva, Johan Pastene y Felipe Toro / Facebook

La banda se presentará el 4 de septiembre en la sala SCD de Vespucio, para presentar de manera oficial su primer trabajo: UNO.

Lo más visto en Tendencias