Tendencias

Jorge González pone fin a su historia sobre el escenario en el cierre de La Cumbre del Rock Chileno

El Estadio Nacional recibió a 35 mil personas que disfrutaron de los homenajes al ex líder de Los Prisioneros. Las ovaciones se las llevaron Mon Laferte, Alex Anwandter y LÓPEZ.

Crédito: Agencia Uno
Jorge González pone fin a su historia sobre el escenario en el cierre de La Cumbre del Rock Chileno
Por Bastián García Santander

 

En el estudio con Los Prisioneros; la épica conferencia de prensa botando los micrófonos al ser consultado por la salida de Claudio Narea; o su reflexión sobre el falso cariño de los fanáticos que solo le pedían selfies. Poco antes de las 21:51 horas, esas imágenes de la historia profesional de Jorge González se intercalaban en las pantallas del recinto con reproducciones de conciertos y otras postales de su carrera. Unos segundos después, el hombre de "Fe" aparecería por última vez sobre un escenario en La Cumbre del Rock Chileno.

 

Ante un público atento —35 mil personas llegaron hasta el Estadio Nacional— y un ambiente algo tenso al ver las secuelas que ha dejado en el músico el accidente cerebrovascular que sufrió hace casi dos años, el sanmiguelino entonó "Trenes trenes trenes" de su último disco "Trenes" (2015).

 

La tensión se convirtió en solemnidad. Y desde allí, serían 50 minutos exactos donde sus seguidores verían a Jorge González bajar la bandera.

 

Acompañado por sus grandes amigos y discípulos, como Pedropiedra y Gonzalo Yáñez, el ex líder de Los Prisioneros repasó los últimos sencillos que reanimaron su discografía como "Nada es para siempre" y "Una noche entera final". Composiciones pausadas, recitadas, acordes a la capacidad actual del cantautor para interpretarlas y llenas de mensajes y simbolismos de esta difícil etapa.

 

Pero luego llegaron los clásicos. Pasó "Sábado en la noche", "Mi casa en el árbol" de su homónimo debut solista de 1993 y "Amiga mía" del álbum "Corazones" (1990).

 

La emoción, eso sí, fue interrumpida por la entrega del Premio Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda por parte del ministro Ernesto Ottone.

 

Concluido el reconocimiento —con el festejado imperturbable, siempre en su estilo—, llegaría el cierre definitivo. Ese de los nudos en la garganta, las lágrimas recorriendo las mejillas y los gritos y aplausos intentando aflorar la pasión del final. Porque el Estadio Nacional coreando a toda voz "Tren al sur" y "El baile de los que sobran" fue indudablemente la postal más conmovedora de la jornada.

 

La última vez que el músico y sus fanáticos se reunirían en torno a las canciones que definieron una generación. Era el momento indicado.

 

A la espera del adiós

 

 

A las 11:00 horas, en punto, la cuarta edición de La Cumbre del Rock Chileno comenzó con las primeras presentaciones de los músicos locales. Pasaron Julius Popper, We Are The Grand y Sexual Democracia, entre otros, los que recibieron el caluroso abrazo del público y del inclemente sol de enero en la capital.

 

La mañana requirió de mucho bloqueador y sombreros. Incluso, los asistentes que se ubicaron en cancha quitaron parte del soporte de cartón que cubría el pasto para forzar algo de sombra.

 

Solucionado algo del problema, arriba de los dos escenarios dispuestos en el recinto de Ñuñoa (Rojo y Azul), comenzaron a sucederse ovaciones y también homenajes a Jorge González.

 

Porque Alex Anwandter dijo no adherir al "club de hombres" llamado rock y LÓPEZ (dos quintas partes de Los Búnkers) revivió por un momento a su ex banda con "Quién fuera", el cover de Silvio Rodríguez que rescataron cuando aún eran quinteto.

 

Y, por otra parte, Gonzalo Yáñez recordó su camino junto a González mientras Weichafe ejecutó una electrificada versión de "Estrechez de corazón".

 

Entrada la tarde, Javiera Mena dispuso de los mejores hits de su último disco "Otra era" (2015) al servicio de la fiesta nacional. Pero la mujer que se llevó de manera indiscutida las loas de los fanáticos fue Mon Laferte.

 

El alter ego de la artista chilena Monserrat Bustamante demostró por qué es uno de los actos más aclamados de México, país en el que reside actualmente.

 

Baladas de amor sufrido, también coqueto, y una gran puesta en escena -que incluyó una orquesta de bronces- fueron el sello de su presentación. Para el final quedó su éxito indiscutido llamado "Tu falta de querer".

 

Revisa las mejores postales que dejó el encuentro:

 

[FOTOS] Así se vivió la Cumbre del Rock Chileno 2017

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias