El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, asistió este viernes a un desayuno en la residencia del embajador de Chile en Bogotá, Ricardo Hernández, esto, a días de que el mandatario Gabriel Boric viaje a ese país para asistir a la ceremonia de toma de mando, que se realizará el próximo sábado.

La actividad fue organizada por el diplomático chileno tras contactos con el canciller designado por el nuevo gobernante colombiano, Alvaro Leyva.

En ese contexto, al desayuno fueron invitados también los embajadores en Bogotá de los otros países latinoamericanos. Así, Petro pudo compartir con los jefes de misión latinoamericanos algunas de las líneas centrales que tendrá su gobierno en materia de política exterior.

Publicidad

La actividad fue leída en Santiago como un gesto a Chile. Tanto por lo poco frecuente de que un mandatario asista a una actividad en una embajada extranjera, como por el hecho de reunir en la residencia del embajador a los representantes diplomáticos de toda la región. Esto, en un contexto de estrecha sintonía ideológica entre Petro y Boric.

En el desayuno se abordó el futuro de la integración regional, el nuevo enfoque que tendrá Petro para la relación entre su país y Venezuela -marcando distancia con la administración de Iván Duque- y el enfoque de “paz total” del nuevo mandatario ante los grupos armados en ese país.

En Bogotá también valoraron los nexos del embajador chileno en ese país, quien conoce a Leyva desde antes de su designación como canciller. Hernández es diplomática de carrera, nombrado embajador por la ex mandataria Michelle Bachelet y designado en Colombia en 2018 por el entonces presidente Sebastián Piñera. Antes fue jefe de gabinete de los ex cancilleres Roberto Ampuero, Heraldo Muñoz y Alejandro Foxley y cumplió funciones en las embajadas de Argentina, Colombia, México y Perú, así como en la Misión ante la ONU.

Publicidad