A partir de marzo habrá cambios importantes en el Congreso. Por ejemplo, serán nueve los parlamentarios -entre la Cámara de Diputados y el Senado- que ocuparán puestos sin haber sido elegidos popularmente para ello.

Esto, porque fueron designados por sus partidos políticos para ocupar las vacantes que dejaron los titulares electos.

 El sistema de reemplazo se ha intentado cambiar sin éxito en el Congreso... y es en la Convención Constitucional donde se podrá corregir su proceder, que muchos califican de poco democrático.

Publicidad