Qué observar: Una puerta tapiada pintada de blanco, con 7 rostros pintados con negro, se veía a las 6:30 pm de este martes en el que hasta antes del 18-O era el principal ingreso de la estación Baquedano. Era plena hora punta del Metro de Santiago y desde las otras 3 bocas para entrar a la estación del tren subterráneo —las 2 frente al teatro de la Universidad de Chile y una tercera que conecta a la Línea 5 por el Parque Bustamante— entraban y salían decenas de personas.

  • En los cafés del lado poniente de Plaza Baquedano había gente sentada conversando. En el sushi también había clientes. El OK Market estaba abierto. La esquina se veía iluminada por las luces de los locales y el resto de sol que quedaba a esa hora. Era el movimiento habitual de una tarde en el centro sin protestas —que desde hace más de uno año se han concentrado en los viernes. Los transeúntes pasaban frente al furgón policial estacionado en el lugar, aparentemente sin prestar mayor atención.

 

  • A ese movimiento se sumaba el ruido de los autos y las micros. Esa actividad y luces desaparecían, sin embargo, al acercarse a la boca de la estación que antes permitía salir a Vicuña Mackenna. El lugar estaba oscuro y vacío.

 

  • Al bajar se podían distinguir peldaños de cemento reparados en forma artesanal. También los rayados de distintos colores e intención. Algunas eran firmas, otros insultos en inglés en claves triviales —ACAB y 1312—. Otros más tenían aspiraciones de ser murales.
Publicidad

 

  • Las caras de la hoy senadora Fabiola Campillai y de Gustavo Gatica, quienes quedaron ciegos tras recibir proyectiles en días diferentes de noviembre de 2019, se distinguían al centro de los dibujos de la puerta tapiada de la estación Baquedano.

 

  • Arriba se veían dos carteles rajados y un lienzo donde se leía “Hermanos Vergara Toledo”, quienes fueron ejecutados en 1985 con tiros a corta distancia por agentes estatales, consigna el informe Rettig. Cada 29 de marzo su homicidio es recordado con protestas y quemas de micros en el denominado “Día del joven combatiente”.

 

  • A la derecha del foso de ingreso a la estación había un mural con 3 mujeres sonrientes con trajes de baño vintage y gorros para nadar, debajo de las cuales se leía “Origen”, “Libertad”, “Amor”. A la derecha decía en letras celeste: “Jardín de la Resistencia. Espacio de memoria. Nada ni nadie está olvidadx” (SIC).

 

  • El mensaje hacía referencia a lo que se podía distinguir en el centro del foso. Plantas de distintos tipos y alturas, en diferentes tonos de verde. Un cartel ovalado café reiteraba que se trataba del “Jardín de la Resistencia”.

La ausencia de fecha de reapertura: “Por el momento, Metro de Santiago no tiene contemplado reabrir el acceso de la estación Baquedano que está por avenida Vicuña Mackenna”, respondió brevemente la compañía este martes, a solicitud de este medio.

La imagen difundida a principios de mes por la gobernación de Santiago de su plan de remodelación de la explanada y que eliminaría definitivamente el monumento a Baquedano del lugar —la estatua fue retirada en marzo de 2021— sí mantiene la entrada de la estación en el mismo punto.

El sobreseimiento: La estación junto al monumento al General Manuel Baquedano, ubicada en uno los puntos más icónicos de la capital, fue uno de los primeros blancos el 18-O, cuando los saltos de los torniquetes iniciados por los escolares dieron paso a quemas de estaciones y apedreos.

  • “18.05 hrs. #L1, #L2 y #L6 suspendidas con estaciones cerradas y sin servicio de trenes por disturbios y destrozos que impiden contar con las condiciones mínimas de seguridad para pasajeros y trabajadores”, publicó Metro de Santiago en su cuenta de Twitter el 18 de octubre de 2019.

 

  • El lugar se convirtió en un blanco por su proximidad con el monumento a Baquedano, pero también por la presencia en el lugar de la 60ª Comisaria Metro de Santiago.

 

  • La unidad había sido inaugurada en octubre de 2018 por el entonces vicepresidente Andrés Chadwick, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, el General Director de Carabineros, Hermes Soto y el presidente del Directorio de Metro, Louis de Grange. “El nuevo y moderno recinto cuenta con 942 metros cuadrados distribuidos en dos niveles, espacio que fue diseñado para permitir que la policía uniformada pueda cubrir los requerimientos de seguridad en todas las estaciones de trenes subterráneos”, informó entonces el gobierno.

 

  • En lugar fue acusado falsamente de haberse convertido en un centro de torturas. “Lo cierto es que no solamente no se logró acreditar estos hechos, sino que muy por el contrario se descartaron”, dijo el fiscal Álvaro Pérez en junio de 2020. Ese mes el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago sobreseyó definitivamente la investigación.

 

  • En febrero de ese año, Carabineros ya había anunciado el cierre de la comisaría.

El cortometraje y el grupo en torno al foso: El cierre de operaciones del lugar dio paso a su intervención por un grupo variopinto de gente. Un jardinero amateur, una arquitecta, una técnica en enfermería (tens) y un albañil son parte de los personajes de un cortometraje publicado esta semana en YouTube, donde se muestra qué ha pasado con el lugar en sus 33 meses cerrado y cómo pusieron allí el pasto y las plantas. 

  • “Llegué acá y vi que las plantas se estaban secando”, dijo el jardinero Juan en el cortometraje titulado “El jardín de la resistencia”. “Justo pasó lo del pasto del frente, que el señor Kast nos regaló”, dijo en relación a los rollos de pasto que adherentes del entonces candidato presidencial José Antonio Kast (Republicanos) dejaron en la mitad de Plaza Baquedano, en diciembre de 2021. Estos fueron llevados al foso.

 

  • “Yo no estoy con el vandalismo, pero a veces lo justifico, pero no lo hago”, dijo el jardinero en el registro.

 

  • El cortometraje también mostró a una arquitecta, a la que llamaron Pilar, contar cómo optimizó el sistema de riego de las plantas y cómo planeaban reemplazar un letrero que decía Estación Baquedano por otro que dijera Dignidad, que es como denominan a la plaza.

 

  • Jenny, a quien identificaron como técnica en enfermería, planteó que se trataba de un lugar de conmemoración y no celebración.

 

  • También mostraron una fiesta de matrimonio realizada en el lugar, de gente que se conoció en las protestas, y cómo el grupo que se reúne en el lugar reparó una escultura improvisada del perro callejero negro que participaba de las manifestaciones y que desconocidos habían roto con golpes de palo y un nunchaku.
Publicidad