En medio de la crisis que vive Irán con Estados Unidos y de de las tensiones por el derribo de un avión de pasajeros ucraniano por parte del ejército iraní, el líder supremo de la nación persa, Alí Jamenei, decidió liderar él mismo la oración del viernes por primera vez en 8 años.

Es una tradición que suele delegar a sus clérigos más fieles y de la que solo se encarga uando quiere dirigirse a la nación en momentos claves.

En esta ocasión, el mensaje se centró en condenas a Estados Unidos -con el que está enfrentado por la muerte del general iraní Qasem Soleimani- y Europa, y en la defensa de las fuerzas militares iraníes, cuestionadas por haber derribado la semana pasada por error un avión de pasajeros ucraniano, causando la muerte de 176 personas.

Publicidad

En el primer sermón de viernes que da desde 2012, Jamenei cuestionó las muestras de apoyo que Estados Unidos ha expresado hacia los manifestantes iraníes, que tachó de mentiras.

"Incluso si están del lado del pueblo iraní, solo es para poder apuñalarlo con sus dagas envenenadas", dijo tras describir al mandatario estadounidense Donald Trump como "un payaso" que finge apoyar a los iraníes.

El ayatolá no hizo referencia a los pedidos de renuncia en su contra que se oyen en las protestas de estos días en las calles de Irán.

Más bien describió a los manifestantes como gente "joven y sensible" influenciada por los medios de comunicación británicos y estadounidenses.

"Algunos son jóvenes y sensibles y son engañados, pero vemos que no todos son jóvenes... es gente que no tiene respeto por los intereses nacionales y los problemas del país", dijo Jamenei.

El líder supremo llamó a la "unidad nacional" y dijo que los "enemigos" de Irán (un término con el que se suele referir a EE.UU y sus aliados) habían utilizado el derribo de la aeronave ucraniana para desviar la atención de la matanza de Soleimani ejecutada con drones estadounidenses en territorio iraquí.

"Nuestros enemigos están tan felices por el accidente de avión como tristes estamos nosotros", afirmó. "[Ellos estaban] felices de haber encontrado algo que cuestionar de nuestra Guardia [Revolucionaria] y fuerzas armadas", aseguró ante un público que incluía altos cargos como el presidente, Hasan Rouhani,.

"Guerreros sin fronteras"

Jamenei ofreció sus condolencias a los familiares de las 176 víctimas del avión de Ukraine Airlines, pero a la vez defendió a la fuerza militar que derribó la aeronave por error, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI).

El CGRI es una fuerza militar surgida poco después de la revolución de 1979 para defender el sistema de gobierno islámico que el país acababa de adoptar. Soleimani era el jefe de su brazo de operaciones en el extranjero, la Fuerza Quds.

"La Fuerza Quds es una organización humanitaria, con valores humanos, que protege gente a lo largo de la región", dijo Jamenei. Es una visión que contrasta con la de EE.UU., que el año pasado incluyó a todo el CGRI dentro de su lista de organizaciones terroristas extranjeras.

Para el líder supremo, sin embargo, los miembros de la Fuerza Quds son "guerreros sin fronteras".

Lo que sí tuvo "naturaleza terrorista", según dijo Jamenei, fue la matanza de Soleimani. Irán respondió a este ataque lanzando misiles contra dos bases de EE.UU. en Irak, algo que el ayatolá consideró una "bofetada" a EE.UU. y a lo que volvió a referirse este viernes en el sermón.

"El hecho de que Irán tenga el poder de dar tal bofetada a una potencia mundial muestra la mano de Dios", afirmó.

El pacto nuclear

Si bien se produjeron en las últimas semanas varios eventos que incrementaron la tensión entre EE.UU e Irán, el origen de esta se remonta al pacto nuclear por el que Teherán se comprometía a no seguir ciertos pasos necesarios para desarrollar una bomba nuclear.

Trump, que quiere forzar a Irán a renegociarlo con términos más estrictos, sacó a su país del acuerdo en 2018 e impuso sanciones económicas contra Teherán que han hecho que la economía de la nación persa sufra un gran deterioro.

Jamenei no parece estar dispuesto a ceder.

"No tenemos reparos en negociar; no con Estados Unidos, sino con los demás. Pero no desde una posición de debilidad, sino desde una posición de fortaleza", dijo en el sermón.

Los signatarios europeos del pacto nuclear -Reino Unido, Francia y Alemania- tampoco se libraron de críticas por haber activado el mecanismo de resolución de conflictos del acuerdo.

"No se puede confiar en ellos", aseguró Jamenei.

Publicidad