El comité de médicos de el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos aprobó este jueves recomendar las vacunas de Pfizer y Moderna sobre la de Johnson & Johnson, ante su menor protección y mayores riesgos.

El voto fue unánime (15-0), apoyando la medida de "recomendación preferencial", que aplica para todos aquellos mayores de 18 años. 

Rochelle Walensky, directora de la CDC, aprobó la medida el jueves en la noche, llamando a la población a vacunarse y recibir una dosis de refuerzo contra el covid tras la aparición de la nueva cepa Omicrón.

Publicidad

"La recomendación actualizada enfatiza el compromiso de la CDC de proveer información científica en tiempo real al público estadounidense", señaló Walensky en un comunicado. 

Oficialmente, la recomendación desvía a la población de la vacuna de Johnson & Johnson, alabada porque ofrecía buena eficacia contra las primeras cepas del coronavirus tras una sola dosis.

Pero luego surgió evidencia que la relacionaba con una extraña forma de coágulos, en especial entre mujeres en edad gestante y mediana edad, lo que generó que las autoridades detuvieran su uso y lo retomaran de nuevo en abril. Desde entonces, quedó como una distante tercera opción de vacunación para los estadounidenses.

Además, datos preliminares de pruebas de laboratorio sugieren que la inyección ofrece muy poca protección contra la nueva variante ómicron, al menos contra la infección. 

"Yo no recomendaría una vacuna Janssen a los miembros de mi familia", dijo sobre su voto Beth Bell, profesora en la Universidad de Washington, refiriéndose a la vacuna de Johnson & Johnson.

Nuevos datos

El CDC llamó a votar después de que surgieran más casos serios de coágulos sanguíneos.

Al menos nueve personas han muerto por coágulos con bajas plaquetas o trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) hasta el 9 de diciembre, con alrededor de 16 millones de dosis de la vacuna administrada, según nuevas cifras difundidas por el CDC.

Se registraron 54 casos hasta el 31 de agosto y 36 requirieron ingreso en cuidados intensivos. Algunos de los que no fallecieron tuvieron efectos a largo plazo como parálisis. El mayor riesgo se detectó en mujeres entre los 30 y 49 años, donde la tasa de TTS se ubicó cerca de uno en 100.000 dosis inyectadas.

Pero el riesgo no está limitado a este grupo demográfico, pues dos de cada nueve muertes ocurren entre hombres. El CDC indicó que la cuenta fatal puede estar subestimada. En general, aproximadamente uno de cada siete casos de TTS han sido fatales.

Pero el comité de expertos acordó que la vacuna Johnson & Johnson debe permanecer disponible para las personas que por cualquier motivo se rehúsen a inmunizarse con las vacunas mRNA de Pfizer y Moderna, a pesar de su mayor eficacia y menores riesgos. 

Además, también consideraron que recomendar en contra de la vacuna Johnson & Johnson por completo mandaría una señal negativa a otras partes del mundo, donde puede ser la única opción disponible. 

"La vacuna contra el covid-19 Johnson & Johnson es una herramienta que salva vidas para personas en poblaciones de alto riesgo", argumentó Penny Heaton, jefa de vacunas J&J del área terapéutica global.

Publicidad