El actor Pedro Pascal recordó parte de su infancia vivida en Chile, en plena dictadura militar, y aseguró que "había algo imperial y villano".

En entrevista con El País, el actor protagónico de "The Mandalorian" abordó su presente gracias a la producción de Disney.

"Sin identificarme con él, reconozco que me emocioné al leer en el guión la parte de su infancia", reconoció al momento de hablar sobre el exilio y el asesinato de los padres del personaje.

Publicidad

"Gracias a Dios, yo no los he perdido, lograron salir de Chile. Pero sí entiendo esa vivencia del personaje que habita en tierras que conoce pero que no son suyas. Y no posees la misma relación con el país de acogida con el de tu nacimiento. Nace una característica nómada, en la que pienso mucho hoy en día. ¿Cuál es mi hogar? Realmente no lo sé. Y eso me iguala a Mando”, problematizó.

Y es que a raíz de la dictadura de Augusto Pinochet, los padres de Pedro Pascal debieron huir del país y tuvieron pasos por Dinamarca y California, hasta establecerse en San Antonio, Texas, Estados Unidos, donde se crió desde los cuatro años.

Sin embargo, el actor recuerda claramente "la separación entre buenos y malos" y que "había muchos silencios, muchas cosas que no se hablaban. En un pasado reciente del que yo no tenía recuerdos, había algo imperial y villano, un territorio del que habían escapado mis papás".

Publicidad