DeportesT13

Violencia en la Europa League: Policía muere tras altercados antes del Athletic-Spartak

AFP
El partido que se jugó por el paso a octavos se vio empañado por los altercados entre hinchas vascos y rusos, que terminaron con un uniformado fallecido y varios heridos en Bilbao.

Un agente de la policía vasca perdió la vida, por razones desconocidas, luego de los altercados en Bilbao (norte de España) que implicaron a fanáticos del Spartak de Moscú antes del encuentro de Europa League de ese equipo con el Athletic, informó la policía.

Podemos confirmar el fallecimiento”, dijo una portavoz del cuerpo, sin corroborar las informaciones de la prensa española según las cuales el agente habría muerto de un infarto sufrido cuando participaba en el operativo de seguridad en los alrededores del estadio San Mamés.

La policía vasca esperará los resultados de la autopsia, agregó la portavoz de la Ertzaintza.

Los altercados, en los que fanáticos del Spartak encendieron bengalas y volcaron contenedores de basura antes que los uniformados cargaran contra ellos, dejaron cinco detenidos y varios heridos, según informaron las autoridades.

De los apresados “no sabemos si todos son aficionados del Spartak, pero varios de ellos son rusos”, indicó el vocero. Los hechos de violencia se produjeron a la llegada de los fanáticos rusos al estadio bilbaíno.

AFP

La policía vasca había dispuesto grandes medidas de seguridad con el despliegue de algo más de medio millar de policías, ante el temor por la llegada a Bilbao de aficionados violentos rusos.

Incidentes con hinchas de aquel país el mismo día que la policía alemana detuvo a un ultra ruso buscado en Francia por haber agredido gravemente a un fanático inglés en los violentos enfrentamientos que opusieron a ambos países en Marsella en la Eurocopa 2016.

Todo ello a menos de cuatro meses del Mundial de Rusia, un país donde los ultras del fútbol protagonizan incidentes con frecuencia.

En lo futbolístico, Athletic se clasificó para los octavos de final de la Europa League pese a perder en casa por 1-2 (3-1 en la ida) por haber marcado más goles fuera.