DeportesT13

Investigación contra organización criminal más poderosa de Italia salpica a Arturo Vidal

AFP
Por T13
El volante chileno habitó durante sus primeros días en la Juventus una lujosa casa que fue adquirida por un empresario vinculado a la 'Ndrangheta.

Una investigación de la justicia italiana contra ‘Ndrangheta, considerada la organización criminal más poderosa del país y de Europa desde los años 1990, salpica al volante chileno Arturo Vidal, actual jugador del Inter de Milán.

Según publicó Mimmo Abramo Notizie, el nombre del “King” aparece en las indagatorias contra ‘Ndrangheta.

Esto se debe a que el empresario Mario Burló, vinculado a la organización y cercano a varios clubes de Italia, entre ellos la Juventus, adquirió la lujosa casa que el futbolista chileno habitó en sus primeros días en la “Vecchia Signora”.

La propiedad ahora está en la mira del Tribunal de Asti, encargado de las indagatorias respecto al paso de ‘Ndrangheta por la región de Piamonte.

Dicho tribunal incluso citó al volante chileno a declarar el pasado miércoles. Sin embargo, Inter de Milán justificó la ausencia de Vidal debido a que se encontraba en la Selección Chilena por la Copa América.

El mensaje de Neymar que apuntaría hacia Arturo Vidal tras el triunfo de Brasil sobre Chile AFP
Lee También >

El mensaje de Neymar que apuntaría hacia Arturo Vidal tras el triunfo de Brasil sobre Chile

En su lugar asistió Giuseppe Marotta, directo deportivo del Inter, quien sostuvo que “le dije que su condominio había sido vendido a alguien que fue arrestado dos años después, pero Vidal no sabe nada de esa historia”.

Destacar que la vivienda que perteneció a Vidal es sólo una más de las propiedades que adquirió ‘Ndrangheta en Piamonte, por lo que no existen más vínculos entre la organización y el futbolista chileno.

La residencia habría sido utilizada por familiares y amigos de Vidal, luego de que él se cambiara de vivienda, y tenía las puertas y ventanas rotas, el techo derrumbado, la cocina destrozada y el sistema de seguridad no funcionaba.

“Mi primera propuesta fue que la arregláramos y luego la vendiéramos, pero Arturo no quiso pagar un solo euro. Quería deshacerse del condominio”, señaló Giuseppe Greco, el agente inmobiliario que representó al volante en el negocio.