Nacional

Empresa le paga por error sueldo de $ 165 millones a trabajador, éste desaparece... y luego renuncia

diario-financiero
DF MÁS - Consorcio Industrial de Alimentos (Cial)
Por DF MAS
En el proceso de depósito de los sueldos a los trabajadores del mes de mayo, algo pasó, que terminó en un millonario pago a quien no correspondía.

Un error mayúsculo se registró en el área de recursos humanos del Consorcio Industrial de Alimentos (Cial), que maneja las marcas San Jorge, La Preferida y Winter. De propiedad de Alberto Kassis, es por lejos la empresa de cecinas más grande de Chile.

En el proceso de depósito de los sueldos a los trabajadores del mes de mayo, algo pasó, que terminó en un millonario pago a quien no correspondía. Así lo reveló la misma empresa en una querella criminal en contra del trabajador en cuya cuenta corriente apareció la abultada transferencia, de nueve cifras.

La historia partió así: el 30 de mayo pasado, uno de los trabajadores de la empresa, con cargo de asistente de despacho (cuyo sueldo ronda los $ 500 mil, según ejecutivos de la industria) se acercó al subgerente del centro de distribución para comentarle que, revisando su cuenta corriente, se percató de un error en el pago de sus remuneraciones de mayo, pues le habían pagado en exceso.

Continúa la presión sobre el dólar que supera $ 876 en Chile y marca récord histórico Agencia Uno - Dólares
Lee También >

Continúa la presión sobre el dólar que supera $ 876 en Chile y marca récord histórico

Luego, el mencionado subgerente fue en forma presencial a recursos humanos para consultar sobre la situación. Ahí, la analista a cargo se percató del error.

Según la querella, el trabajador fue informado que se le había transferido en exceso a su cuenta corriente $ 165.398.851.

“Se le informó y aclaró que ese dinero no correspondía al pago de ningún servicio”, dice la acción judicial, en la cual se precisa que el querellado debía ir a su banco para generar un vale vista a nombre de Cial.

El trabajador se comprometió a ir al día siguiente, temprano. Pasaban las horas; hubo llamados telefónicos y mensajes de WhatsApp, y recién a las 11:00 hubo respuesta: que se levantó tarde y que iría al banco. Fue el último contacto de la empresa con el trabajador. Hasta el 2 de junio pasado, cuando -a través de un abogado- hizo entrega de su carta de renuncia voluntaria a la compañía.

La querella de la empresa contra su exfuncionario apunta al delito de apropiación indebida.