Negocios

Alta inflación: empresas se ajustan con reducción de horarios y porciones más chicas en restaurantes

diario-financiero
Agencia Uno - Distintos tipos de parrillada
Por Diario Financiero
El Informe de Percepciones de Negocios del Banco Central reveló que el 57% de las compañías suele reajustar los salarios de sus trabajadores al menos una vez al año.

El deterioro de las condiciones económicas ya se siente en el día a día de las empresas. El desempeño actual de las firmas ha disminuido respecto de los trimestres anteriores, lo que se traduce en que sus niveles de venta han disminuido en los últimos meses, pero con una percepción variable entre distintos rubros. 

Así lo reveló el Informe de Percepciones de Negocios que cada trimestre elabora el Banco Central. El análisis se construyó a partir de 55 entrevistas realizadas entre fines de junio y julio, lo que se complementa con una encuesta online respondida por 804 firmas. 

La construcción y el rubro inmobiliario siguen entre los sectores que más se han debilitado, mientras que el comercio de algunos bienes -como automotriz y retail- han percibido una reducción del gasto de las personas, pero con una demanda que sigue alta en perspectiva histórica. Esto contrasta con la minería y algunos servicios -sobre todo recreacionales-, que han mantenido e incluso aumentado sus niveles de ventas. 

En este cuadro, la lectura recogida en el informe del Central es que la inflación no da tregua: por estos días los márgenes de ganancias se han estrechado, en un escenario en el que las ventas se han reducido y las presiones de costos han seguido aumentando. 

En las encuestas y entrevistas, varias empresas destacaron los efectos del alza del dólar en el valor de los insumos y productos importados, además de una mayor velocidad de aumento de los costos de ítems específicos como combustibles, alimentos y algunos materiales de construcción. 

“Ante costos que no ceden, algunos indican que están revisando sus precios con mayor regularidad”, se lee en el reporte, que detalla que una fracción de los entrevistados indica que el traspaso de los costos a precios se ha dado “de forma parcial”, según lo que les permite la demanda actual y la competencia del sector. 

Ciertas firmas han optado por, en lugar de seguir aumentando sus precios, adoptar estrategias alternativas, como acortar la duración de faenas o, en el caso de los restaurantes, reducir el tamaño de sus porciones.

Problemas de contratación y sueldos

Por estos días, el porcentaje de empresas que buscan nuevos trabajadores se mantiene, y si bien las firmas siguen teniendo problemas para contratar trabajadores, estos son menores que en enero. Esto, porque en la mayoría de los sectores la disponibilidad de trabajadores ha mejorado, ha disminuido la rotación y han aumentado los currículums de postulación recibidos, aunque todavía están bajo los niveles habituales. 

Las dificultades para conseguir trabajadores con perfiles técnicos específicos persisten, así como ciertos problemas para conseguir mano de obra con menores competencias. Puntualmente, los servicios, agricultura y minería son los sectores que reportan más dificultades para reclutar trabajadores.

Ante la alta y persistente inflación, el 57% de las empresas menciona que suele reajustar los salarios de sus trabajadores al menos una vez al año, frente a un 36% que no reajusta nunca o lo hace solo en situaciones especiales, como ajustes al sueldo mínimo o peticiones particulares de algún trabajador. 

Actualmente, el 46% de las empresas menciona que está reajustando los sueldos más lento que lo habitual, en contraste con un 8% que afirma estar haciéndolo con mayor frecuencia. Y, un 46% de las firmas sigue ajustando los sueldos con la misma temporalidad habitual. 

En cuanto a la magnitud del ajuste de los sueldos en los últimos seis meses, un 47% de las empresas no ha realizado reajustes o estos han sido inferiores al Índice de Precios al Consumidor (IPC), mientras que en un 29% han sido similares al IPC y en un 24% lo han superado. 

“Los datos recogidos muestran que los reajustes salariales se comportan distinto según el tamaño y sector de las empresas”, plantea el reporte, que detalla que las compañías más grandes indican tener la totalidad o un alto porcentaje de los salarios indexados al IPC, con ajustes una o dos veces al año en su mayoría. Pero, varias empresas de servicios y comercio no han realizado ajustes o han sido por debajo del IPC. 

A este panorama se suma que firmas que usualmente no realizaban reajustes estarían realizando por presiones de los trabajadores, o bien ofreciendo mayores sueldos de entrada. En este último caso, la mayoría de las empresas que ha contratado nuevos trabajadores mantienen los sueldos de entrada en línea con los trabajadores ya contratados, aunque un 14% de ellas está ofreciendo salarios mayores a nuevos trabajadores que cumplen la misma función, descubrió el informe. 

Condiciones financieras y el futuro

Las empresas perciben un deterioro en las condiciones financieras, siendo el alza de las tasas de interés la principal causa de esta apreciación, seguida de la disminución de los montos ofrecidos y demoras adicionales para la aprobación.

En el primer semestre, la proporción de empresas que solicitaron un crédito bajó, siendo la falta de necesidad la principal razón para no pedirlos. Pero, también aumentó la proporción de empresas que dice no tener capacidad para endeudarse o ya estar endeudada. 

Hacia adelante, las empresas prevén un deterioro de su desempeño, siendo los niveles de venta -menores a los esperados- y los costos -que seguirían al alza en los próximos meses- las principales preocupaciones. En este escenario de menor actividad, las empresas esperan una estabilización de sus precios. 

En estos meses se ha hecho más latente entre las firmas la preocupación por una posible recesión económica local e internacional, y la incertidumbre político-legislativa sigue inquietando. 

Para el futuro las expectativas de inflación de las empresas se mantienen elevadas, y la mayoría espera precios muy por encima de lo normal en los próximos doce meses. Esto ha implicado un mayor retraso en las decisiones de aumento de salarios, compra de inventarios, de maquinaria y contratación de trabajadores. En comparación con enero, una mayor proporción de empresas adelantará las alzas de precios, pero también son más las firmas que las retrasará.

ETIQUETAS DE ESTA NOTA