Diario Financiero

Ley de Garantía Estatal para pie hipotecario: ¿Conviene? ¿para quién es?

Ley de Garantía Estatal para pie hipotecario - Foto: Agencia Uno
DF MAS
Compartir
El 1 de marzo entró en vigencia la iniciativa que busca beneficiar a entre 16 mil y 24 mil familias para lograr el sueño de la casa propia. ¿Cómo funciona?

En enero pasado la Cámara de Diputados aprobó el proyecto del Fondo de Garantías Especiales, cuyo propósito es otorgar apoyo económico a la construcción y a la adquisición de viviendas. Dicha iniciativa -que financia el 10% del pie de un crédito hipotecario y proyecta beneficiar a entre 16 mil y 24 mil familias chilenas- entró en vigencia el 1 de marzo.

Y a pesar de que ha sido un proyecto celebrado de forma transversal, en los últimos días recibió críticas por el retraso de la entrega del reglamento, el cual es necesario para hacer operativa la ley. Una vez que esté listo (el ministro del Minvu, Carlos Montes, anunció que lo presentarán a la brevedad), se licitarán a los bancos que estén interesados en participar de esta iniciativa.

No obstante, Bárbara Wilson, gerenta comercial de PROurbe Gestión Inmobiliaria, explica: “Vemos con optimismo la puesta en marcha de este subsidio, que proyectamos va a dinamizar la demanda por viviendas bajo las UF 4.500.  Esta ayuda estatal apunta a apoyar a personas en la compra de su primera vivienda, segmento que ha estado especialmente contraído con el incremento de las tasas hipotecarias y las mayores restricciones de la banca”.

A continuación, te dejamos todos los detalles de este nuevo beneficio. Los expertos comentan que hay que tener especial atención en los requisitos, además de no descuidar los contactos con la banca. “Sin ellos, esto no funciona”, alertan.

¿En qué consiste?

Esta iniciativa nació en el marco de la agenda pro inversión lanzada en septiembre de 2022 por el Ejecutivo, mediante un paquete de medidas para estimular la economía. Entre las propuestas destaca un Fondo de Garantías Especiales para apoyar la compra y la construcción de viviendas, a través de la entrega de una garantía estatal para el financiamiento del 10% del pie del crédito para la compra de la primera vivienda nueva.

“Las personas podrán pagar sólo el 10% del valor de la vivienda para el pie, considerando que hoy normalmente se les exige el pago de un 20% del precio de la propiedad, en promedio, en este tramo de mercado (viviendas hasta UF 4.500)”, comenta Felipe López, gerente comercial de Inmobiliaria Pilares.

“Desde el punto de vista de los clientes, el beneficio es que no tienen necesidad de llegar a juntar un 20% o un 30% de pie para un financiamiento hipotecario porque el 10% de ese monto lo garantizará el Estado. Entonces, el banco incluirá ese 10% adicional en el monto del crédito hipotecario”, indica Álvaro Acosta, director de Finanzas Corporativas de OpenBBK.

Un alivio: la UF caerá por primera vez en más de dos años tras el IPC de febrero
Lee También

Un alivio: la UF caerá por primera vez en más de dos años tras el IPC de febrero

A tener en cuenta

José Ignacio Reyes, gerente de ventas de Inmobiliaria Almagro, afirma que una de las cosas a tener en cuenta a la hora de analizar este beneficio es que es importante contemplar “los distintos requisitos. Por ejemplo, que el valor de las viviendas no debe superar las 4.500 UF, tampoco no se debe haber recibido ningún tipo de subsidio o beneficio estatal para el financiamiento del inmueble, ser persona natural y no contar con otros bienes raíces”.

Por su parte, Álvaro Acosta levanta un punto relevante: “Este beneficio no quiere decir que se consiga una aprobación segura para el crédito. Dicha aprobación siempre dependerá de la evaluación bancaria, puesto que las personas deben contar con informes de ingresos y de comportamiento suficientes”.

Y agrega: “Tampoco este beneficio asegura que el banco vaya a aprobar un financiamiento al 80% del valor de compra. Si para el banco la persona no califica para un 20%, siempre existe la posibilidad de aprobar el hipotecario, pero le exigirá un 30%”.

¿Funcionará?

Según Acosta, esta medida va “a rebajar la principal barrera de acceso a la compra de la primera vivienda, la cual obliga a las personas a juntar un monto de pie que pocas veces logran reunir. Se espera, de acuerdo a cifras del Ministerio de Vivienda, que esta medida favorezca a al menos a 16.000 clientes y teniendo en cuenta la baja de la demanda por los créditos hipotecarios desde el año pasado, de cumplirse esta meta, estaríamos viendo al menos un alza de un 30% en la contratación de créditos hipotecarios”.

Sin embargo, si bien el beneficio va en la dirección correcta, el experto opina que “no resuelve el problema de fondo del acceso al financiamiento que hoy enfrentan miles de chilenos”. ¿Por qué? “Es importante abordar los temas de plazo para el crédito, acción integral que se traduzca en menos pie y tasas más bajas. No es lo mismo un crédito hipotecario a 20 años que a 30 años, que es donde verdaderamente se ve el impacto en la rebaja del dividendo”.

Por su parte, Felipe López establece que “en el actual escenario económico, esta medida sin duda es un gran apoyo para quienes necesitan adquirir un departamento, haciendo más accesible la compra, alivianando la carga financiera y por ende, entregando una mayor tranquilidad para aquellos que están en la búsqueda de su primera vivienda. Esperamos se implemente con la mayor rapidez para que el beneficio llegue a las personas que lo necesitan”.

Algo similar agrega Carolina Ortiz, subgerente comercial de BMI Servicios Inmobiliarios: “Se trata de una iniciativa que inyecta dinamismo al mercado de forma mucho más rápida pues la ayuda se concreta en la compra, no en el proceso de construcción. Además, al estar enfocado a personas que compran por primera vez, se apunta muy bien al grupo que más necesita ayuda en términos financieros, haciendo la distinción que no se trata de inversionistas, muy presentes en la compra de activos bajo estos valores”.

Señal T13 En Vivo