Política

Cómo la denuncia de financiamiento irregular de la campaña de Sichel mueve el tablero para Provoste

ex-ante
Agencia UNO
Por Ex-Ante
En el comando de Provoste prima la idea de dejar atrás el diseño de golpear a Sichel y ahora ir por Boric, a quien Provoste no tocó en el debate.

Aunque algunos cercanos a Yasna Provoste sacaban cuentas alegres por el golpe que recibió Sichel, otros abogan por enterrar la polémica pues salpicaría a la DC: el ex-DC Juan José Santa Cruz acusó que se trataba de un mecanismo institucional de ese partido, y el mismo Boric dijo que la colectividad debe “dar explicaciones”. En el comando de Provoste prima la idea de dejar atrás el diseño de golpear a Sichel y ahora ir por Boric, a quien Provoste no tocó en el debate.

Qué observar: La denuncia de un reportaje de CNN-CHV respecto de que Sichel financió su campaña a diputado de 2009 con $30 millones aportados por las pesqueras afecta a quien había sido el principal blanco de Provoste -su diseño actual era demoler a Sichel para arrebatarle votos de centro y moderados, pues ve a Boric ya instalado en segunda vuelta con el voto de izquierda consolidado. Pero la respuesta del comando de Sichel rebotó de vuelta a la DC (aunque en menor grado que el terremoto que vivió el candidato de Chile Vamos), al acusar Santa Cruz, tesorero DC en 2002-2004, que lo de Sichel fue parte de una estructura institucional de financiamiento en ese partido.

  • Sichel acusó una “operación política” del partido de Provoste, que había centrado en él sus dardos.
  • En el primer debate en TV lo acusó de ser el continuador de Piñera y de haber sido lobista (aunque cometió el error de citar Wikipedia); después fue la primera en arremeter en su contra cuando evitó confirmar si había efectuado retiros del 10%; y en el último debate insistió con el lobby, y esta vez su estrategia fue más efectiva al contar con complicidad de Boric.
  • Y ahora, conocido el reportaje, dijo: “La historia que él cuenta es distinta a la realidad”.
  • Santa Cruz contestó emplazando a Juan Carlos Latorre, presidente DC en 2009, quien había negado cualquier responsabilidad: “Ninguna empresa se acercaba a la DC, era la DC la que iba a ver a las empresas para pedirles plata. Latorre lo sabe perfectamente y lo sé yo”, advirtió. Mas tarde, la DC emitió un comunicado respaldando lo transmitido por Latorre.
  • Y Boric también dirigió los dardos a la DC: “Sichel tiene que dar explicaciones, pero también la DC, y los partidos que financiaban mediante este tipo de artilugios”.

Qué significa: En la DC y el núcleo de Provoste entienden que más allá del duro golpe a Sichel, el principal beneficiado es Boric: no debe responder por financiamiento ilegal de campañas (el FA se fundó el 2017, con las nuevas normas en la materia). Algunos estiman que por lo mismo no es conveniente seguir la polémica con Sichel, pues esos hechos irregulares salpicaron a la DC, como lo comprueban las investigaciones contra varios de sus personeros. Otros calculan que la denuncia termina por desfondar a Sichel (que ya arrastraba otros problemas), y que esto permite acelerar el reposicionamiento de Provoste.

  • Algunos  estiman por lo mismo que no es pertinente que Latorre o la DC concreten las acciones judiciales que advirtieron. De hecho, hoy en la mañana la presidenta DC Carmen Frei se comunicó con Latorre, y acordaron emprender algún recurso solo si se hacía necesario.
  • Cuánto pueda golpear a la DC y a Provoste algún antecedente que destaparan los ex-DC que están con Sichel -si es que existiera- dependerá de la magnitud de casos involucrados, en un partido en el que Roberto León y Jorge Pizarro (cercano a Provoste) ya estuvieron vinculados al caso SQM.
  • De todos modos, en el núcleo de Provoste afirman el impacto en su caso sería menor: sería un tema de la dirigencia DC de hace más de 10 años, mientras que con Sichel se trata del mismo candidato.
  • Otros, en tanto, calculan que los hechos son funcionales a terminar de arrebatarle a Sichel votos de centro: a ello apuntaba la acusación de lobby, y además, Provoste esbozó en el último debate algunas posturas dirigidas a ese electorado.
  • Por ejemplo, el endurecer el discurso en migraciones (habló de deportaciones), seguridad y orden público: el cálculo fue que el alza de José Antonio Kast respondía no a un electorado de derecha dura, sino que estaba abordando temas que eran parte del sentido común de la ciudadanía.
  • Por otro lado, a Provoste hoy los diputados DC le hicieron ver en un almuerzo que su discurso seguía más estibado a la izquierda, y que debía apuntar al centro y diferenciarse de Boric.

Lo que viene: Aunque Provoste esperará los datos de siguientes encuestas para zanjar sus siguientes pasos, el escenario político-electoral que abrió la denuncia de Sichel podría activar cambios en su campaña: el diseño que contemplaban era que si se profundizaba una baja de Sichel, la siguiente etapa fuese ir a marcar diferencias con Boric para ubicarse como “el camino de al medio entre 2 extremos (Boric y Kast)” -afirman en su comando-, lo que ahora podría, por la fuerza de los hechos, precipitarse.

  • Buscarían forzar un escenario similar a cuando la derecha votó por Frei para que no saliera electo Allende en 1964; o más recientemente, cuando apoyaron a Claudio Orrego para que Karina Oliva (FA-PC) no ganara la gobernación RM.
  • También empuja esa idea la molestia que generó que Boric dirigiera el impacto hacia la DC, justo cuando Provoste había tenido guante blanco con él hace 48 horas, y cuando había solidarizado con él horas antes, por la difusión de una ficha clínica falsa en redes sociales.
  • Para un diseño contra Boric, hay algunos elementos ya preparados: por ejemplo, relevar que propone que el 18% de cotización vaya a un fondo colectivo y de reparto, medida impopular considerando que la mayoría ciudadana lo prefiere en sus cuentas individuales, en las que Provoste pretende mantener el 10% actual.
  • Ya lo criticó por su cuestionada postura de revisar acuerdos comerciales (dijo que esos tratados ayudaron al crecimiento del país y a reducir la pobreza en los 90’), y además profundizaría los contrastes con la apertura de Boric a la migración irregular.