Emprendedores

Espacio de Luz: Velas auténticas para toda ocasión hechas a mano desde Quilpué

Espacio de Luz: Velas auténticas para toda ocasión hechas a mano desde Quilpué
T13
o siento que hago piezas únicas, que todos los días invento algo nuevo, por eso mis clientes siempre están chochos. Nunca copio, todo es original”, contó Ximena a T13.cl.

Ximena Castro es una mujer y mamá emprendedora nacida y criada en Quilpué. Su negocio Espacio de Luz se dedica a vender velas de diferentes formas y colores para todo tipo de ocasiones, desde bautizos hasta celebraciones como Navidad o Año Nuevo.

Además, aprovechando que es una amante de las manualidades, la emprendedora también puede crear accesorios para las velas, por ejemplo, fanales con temática a elección del cliente.

 

“En Espacio De Luz hacemos creaciones propias y todos los días vamos innovando. Yo siento que hago piezas únicas, que todos los días invento algo nuevo, por eso mis clientes siempre están chochos. Nunca copio, todo es original”, contó Ximena a T13.cl.

Los orígenes de Espacio de Luz 

Este emprendimiento, que además es familiar, lleva 25 años en el mercado y comenzó en nuestro país vecino: Perú.

Hace 25 años yo estaba viajando a Perú a conocer a la familia de mi esposo, que es de allá, y en mi estadía, una sobrina de la nada comenzó a enseñarme cosas básicas para hacer velas. Yo me entusiasmé y empecé a comprar moldes. Recuerdo que antes de regresar a Chile esta misma sobrina me dijo: ‘¿Tía por qué no trabaja haciendo velas?’. Ahí me decidí y partí con Espacio de Luz, en un tiempo donde no había ni Instagram ni nada, solo atrayendo a clientes con el valor de mis productos y la ayuda de mi esposo y mi hija”, contó Ximena.

 

Al principio lo que más le costó fue captar clientes, pero la calidad de sus velas, sus precios, que admite son bastante bajos, y lo ingenioso de sus diseños han logrado que por más de dos décadas pueda tener compradores fieles, que vuelven cada cierta temporada.

 

“Desde el principio he hecho velas para Navidad, por ejemplo. Me pongo en el centro de Quilpué, en la entrada de Falabella, con un stand y solamente velas navideñas. Lo hago todos los años y la verdad es que aunque sepa que es un trabajo agotador, me daría pena no hacerlo. No por el dinero, sino porque el trabajo en sí muy bonito”, dijo.

 

Todo este esfuerzo la llevó el 2020 a ganar el premio Impulso Chileno de la Fundación Luksic. Con ese dinero pudo habilitar un taller en su propia casa. Un paso más cerca para su sueño: tener una tienda física con un taller habilitado.

Actualmente, Ximena se dedica 100% a su negocio y en temporada de invierno a realizar clases donde enseña varios de sus secretos para crear velas. Las personas interesadas pueden preguntarle detalles a su cuenta de Instagram @_.espaciodeluz

ETIQUETAS DE ESTA NOTA