Política

Estadísticas del gobierno contradicen la afirmación de Tohá de que han bajado los delitos violentos

ex-ante
Agencia Uno - Carolina Tohá
Por Ex-Ante
La ministra del Interior dijo en una entrevista a radio ADN que la cantidad de ilícitos perpetrados a nivel nacional estaba bajando y que los delitos violentos habían tenido caídas en su conjunto, no así los homicidios. Estadísticas disponibles en el sitio web del CEAD de Prevención del Delito —que es una de las subsecretarías del Ministerio del Interior— mostraron que entre 2021 y 2022 habían crecido los delitos de mayor connotación social, que incorporan delitos violentos. La ministra ya había enfrentado una polémica vinculada a cifras por los efectos de la ley Aula Segura.

Qué observar. La ministra del Interior, Carolina Tohá, hizo este jueves por la mañana una radiografía de la situación delictual en Chile, asegurando que se debe tener precisión para combatir el crimen efectivamente.

  • “A veces aquí todo se confunde y todo se mezcla y para ser efectivos en el debate y especialmente en nuestro accionar tenemos que saber a qué estamos apuntando”, dijo a Radio ADN.
  • Luego explicó que “el problema es que, al interior de los delitos violentos, los más violentos han aumentado. Cuáles son los más violentos, en primer lugar, los homicidios. Y, en segundo lugar, otros delitos con fuerza o intimidación que hoy día se cometen muy frecuentemente con armas de fuego”.

Las cifras de Prevención del Delito. Las estadísticas disponibles en el sitio web del Centro de Estudios y Análisis Delictual (CEAD) de la Subsecretaría de Prevención del Delito —una de las subsecretarías del Ministerio del Interior— contradijeron la afirmación de la ministra sobre la baja de delitos violentos a nivel nacional.

  • El Ministerio Público ha afirmado que los delitos violentos “involucran tanto los delitos de parricidio, homicidio simple y calificado, infanticidio, secuestro, sustracción de menores, lesiones, y aborto, como los distintos tipos de robos, tales como robos calificados, robos con violencia o intimidación, robos en lugar habitado y robos en lugar no habitado. Se incluyen, además, dentro de esta especialidad, los cuasidelitos cometidos por profesionales de la salud”.
  • La categoría Delitos de Mayor Connotación Social, que suele usarse para agrupar a esos ilícitos, mostró que en todo 2021 hubo 335 mil 17 casos a nivel nacional, mientras que sólo en los primeros 3 trimestres de 2022 —es decir de enero a septiembre— esta cifra ya se había superado y alcanzaba los 354 mil 683 casos. Es decir, ya había un alza del 5,9%, sin contar los meses de octubre, noviembre y diciembre.
  • Al desagregar estos datos se observaron también incrementos en 8 de las 12 categorías en que se reparten estos ilícitos según las estadísticas del CEAD, entre 2021 y los primeros 9 meses de este año.

Lee También >

[VIDEO] El desolador amanecer en Viña del Mar tras el violento incendio

  • Estas fueron hurtos (80.979 a 85.168 casos); otros robos con fuerza (5.712 a 6.205); robo con violencia o intimidación (47.808 a 57.517); robo de objeto de o desde vehículos (35.980 a 37.148); robo de vehículos motorizados (23.675 a 24.934); robo en lugar habitado (29.778 a 32.337); robo en lugar no habitado (28.652 a 32.707) y robo por sorpresa, conocido comúnmente como lanzazo (17.808 a 20.611).
  • En categorías como homicidios, donde figura una baja transitoria al comparar los 695 casos de 2021 respecto de los 691 de 2022, esto se debe a que no se consideraron los casos registrados el último trimestre, que superan ampliamente esa cifra. Sólo el domingo 11 de diciembre murieron 4 personas baleadas en la comuna de La Granja, al sur de Santiago. Tohá afirmó correctamente que estos habían subido.
  • Respecto del total de delitos registrados a nivel nacional —es decir no solamente los de mayor connotación social— en los 12 meses de 2021 hubo 937 mil 457 casos versus 827 mil 494 en los primeros 9 meses de 2022. Es decir, un promedio de 91 mil 944 casos por mes. Esta cifra mensual promedio, proyectada a los 12 meses del año, arroja un total de un millón 103 mil casos en 2022, lo que vuelve incierta la afirmación de la ministra de que estos delitos también han bajado, aunque posible.
  • Este medio solicitó al Ministerio del Interior una aclaración por las cifras entregadas por la ministra. Hasta el cierre de este artículo no había llegado.

Estrategia del gobierno. La ministra dijo en la entrevista que en la perpetración de los delitos violentos “el tema de las armas es una prioridad. De hecho, una de las líneas de la política contra el crimen organizado es combatir el poder de fuego de estas bandas”.

Polémica por Aula Segura. La ministra ya había enfrentado una controversia vinculada a cifras, asociada a la ley Aula Segura.

  • En noviembre dijo a Radio Universo que “cuando esa legislación se ocupó, tuvimos los peores períodos de violencia en los colegios, los peores. La época más crítica de violencia se vio en la época en que se aplicó ese tipo de legislación”, dijo Tohá, quien fue alcaldesa de Santiago entre 2012 y 2016.
  • La Ley Aula Segura fue publicada el 27 de diciembre de 2018 como una vía para que los directores de liceos y colegios subvencionados pudieran sacar de las salas a los estudiantes presuntamente responsables de hechos de violencia, mientras se investigaban con celeridad esos casos. Su aplicación, por tanto, comenzó en 2019.
  • La Superintendencia de Educación informó que en 2018, sin Aula Segura, ingresaron 787 expedientes de expulsión más cancelación de matrícula enviados por los directores de establecimientos educaciones que aplicaron sanciones a sus estudiantes, los que bajaron a 697 en 2019, una vez aplicada la ley. Si se aceptan las sumas de estas sanciones como indicadores de violencia en los planteles, la baja en las cifras contradice lo sostenido por Tohá.
  • Estas cifras se desagregaron del siguiente modo: las cancelaciones de matrícula bajaron de 536 en 2018 a 407 en 2019, mientras que las expulsiones subieron de 251 a 290 en el mismo período.
  • La respuesta del Ministerio del Interior fue entonces que “como muestran datos del Observatorio de Conflictos del COES, el 2019 fue el año con más protestas estudiantiles desde el movimiento de 2011-2012, informe Anual Observatorio de Conflictos COES 2022, lo que es indicativo del nivel de conflictividad de la época en que comenzó a aplicarse la Ley Aula Segura”.
  • El informe del COES citado por Interior centró su análisis de 2019 en el 18-O, no en los efectos de la ley Aula Segura.