Mundo

Las imágenes del príncipe William y su esposa en Jamaica que reflejan "cómo el mundo ha cambiado"

bbc
Por BBC News Mundo
Dos años después de su última gira, los príncipes de Cambridge se enfrentan a un mundo poco dispuesto a olvidar los pequeños momentos de insensibilidad.

Esta semana, durante una vista oficial a Jamaica, el príncipe William habló frente a las autoridades del país caribeño de su "profundo dolor" por el legado de la esclavitud, asegurando que "nunca debería haber ocurrido" y que es "mancha para siempre nuestra historia".

Previamente, William y su esposa Kate, habían participado en varios eventos multitudinarios en la isla en los que fueron recibidos con entusiasmo por parte de la población local.

Pero, según señala el corresponsal de la Casa Real de la BBC, Jonny Dymond, el viaje de la pareja a Jamaica quedará definido por algunas polémicas imágenes.

En una se ve a los duques de Cambridge saludando a unos niños a través de una reja metálica.

En otra, se los ve desfilando subidos en una camioneta Land Rover.

PA Media

Según Jonny Dymond, lo que podría haber sido visto como un homenaje a la reina Isabel II y al duque de Edimburgo, quienes hicieron lo mismo en los años 60, acabó interpretándose como un torpe recordatorio de una época en la que a la familia real se la trataba con mayor deferencia.

Dymond señala que fue un error poco usual para una pareja tan mediática. "Y no fue el único error que ocurrió durante este viaje curiosamente desorganizado", asegura nuestro corresponsal.

Los errores de la gira

La primera escala de la gira de la pareja por El Caribe, que debía desarrollarse en Belice, tuvo que ser cancelada precipitadamente luego de la protesta de algunos residentes.

Otra protesta, aunque pequeña, tuvo lugar el día que llegaron a Jamaica.

Además, en un evento oficial, el Primer Ministro de Jamaica declaró, mientras la pareja real se erguía silenciosa a su lado, que preferiría que la reina Isabel II ya no fuera la cabeza de Estado de su país y le dijo al futuro rey que planeaba seguir con su objetivo de ser un país independiente.

Es cierto que en Jamaica el príncipe William, al hablar de la esclavitud, fue más allá de lo que había ido cualquier otro miembro de la familia real, refiriéndose a su tristeza y su rechazo absoluto.

La pareja real fue recibida por multitudes en Trench TownReuters

E hizo un esfuerzo para celebrar las contribuciones que los jamaiquinos han hecho a Reino Unido en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Pero lo sucedido en la visita, según señala Jonny Dymond, fue un recordatorio de la profundidad y complejidad de la relación entre dos naciones muy distintas.

Según Dymond, el mundo ha cambiado muy rápidamente desde la última gira de los príncipes.

"El movimiento Black Lives Matter ha alterado las percepciones de muchos. Y el hecho de que Isabel II dejara de ser la jefa de Estado de Barbados el año pasado, también cambió muchas cosas", señala Dymond.

"El desfile en el Land Rover pudo parecer una buena idea en su momento. Pero esta vez se vio más como un recordatorio de la época colonial", apunta nuestro corresponsal.

"Los tiempos han cambiado. En el pasado, la familia real ha sido bastante buena al adaptarse. Pero no en este tour. Y las segundas oportunidades se dan cada vez menos en estos días".