Mundo

El país en el que los trabajadores disfrutan por ley del derecho a desconectar de su empleo

bbc
Por BBC News Mundo
Desde este 1 de febrero, los empleados públicos en Bélgica no pueden ser contactados fuera del horario laboral normal.

Aunque alguna vez tuvo la esperanza de ser chef profesional, al final Delphine optó por ser empleada pública.

Pero le sigue encantando tener tiempo para cocinar: "¡Es una de mis pasiones!", dice.

La mujer de 36 años está preparando la cena para sus amigos, Catherine y Roch. Es Hachis Parmentier, un plato de carne picada y puré de patata, que a veces se le compara a un pastel de carne.

Mientras revuelve las cebollas, me dice que agradece el hecho de que muchos funcionarios en Bélgica tengan derecho a desconectarse.

"Especialmente para los jóvenes, no siempre está claro cuándo deben estar disponibles o no".

DelphineBBC

"Porque cuando empiezas un nuevo trabajo, quieres ser perfecto y piensas: 'si no contesto ese correo a las 10 de la noche tal vez a mi jefe no le guste'".

"Así que ahora creo que va a ser un cambio cultural".

Desde este 1 de febrero, 65.000 empleados del gobierno belga no pueden ser contactados fuera del horario laboral normal.

Hay excepciones, que pueden ser por acuerdo o si algo no puede esperar. Y no significa que no habrá personal de guardia.

Un segundo principio es que los trabajadores no deben ser desfavorecidos por no contestar el teléfono o no recibir correos electrónicos fuera de horario.

De momento solo para funcionarios

La ministra de Administración Pública, Petra De Sutter, cree que el cambio impulsará la eficiencia.

Dice que la línea entre el trabajo y la vida personal se ha vuelto cada vez más borrosa durante la pandemia, con tantos trabajando desde casa.

Petra De SutterAFP

Sin derecho a desconectarse, afirma, "el resultado será estrés y agotamiento y esta es la verdadera enfermedad de hoy".

Este cambio de regla fue relativamente simple de implementar, ya que solo se aplica a los funcionarios públicos federales.

Se cree que el plan para extender la práctica al sector privado encontrará más resistencia.

"El derecho a la desconexión no debe extenderse al sector privado", dice Eric Laureys, de Voka, la Red Flamenca de Empresas.

Afirma que "destruirá" el progreso observado durante la pandemia hacia un trabajo más flexible.

"Sería una enorme señal de desconfianza a la capacidad de los empleadores para organizar el trabajo".

Len Shackleton, investigador del grupo de expertos del Instituto de Asuntos Económicos y profesor de economía en la Universidad de Buckingham, está de acuerdo en que socava la flexibilidad.

"Las restricciones para contactar a los trabajadores fuera de las horas fijas son solo una dosis más de regulación".

Petra De Sutter insiste en que la medida no bloqueará el trabajo flexible, cuando eso es lo que quieren los empleados.

"Pero por otro lado, necesitamos proteger los derechos básicos de los trabajadores", señala.

Delphine se ríe un poco cuando le pregunto si el cambio podría alimentar la noción de funcionarios públicos que "observan el reloj".

Afirma que es un viejo cliché y que la carga de trabajo ha aumentado con los años.

"Creo que hacemos más con menos gente, por lo general. No creo que sea porque no nos guste trabajar".

Otros países han introducido este tipo de disposiciones, como Francia.

En Bélgica, parece probable que la próxima etapa del debate será si una mayor proporción de trabajadores también debería obtener el derecho a desconectarse.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0