Mundo

La escuela de Texas en la que todas las estudiantes son madres adolescentes

bbc
Por BBC News Mundo
Esta escuela situada en Brownsville, Texas, es uno de los pocos proveedores de un servicio educativo específico: educar a madres adolescentes.

A principios de 2021, Helen había estado comiendo más de lo habitual.

La joven que pronto cumpliría 15 años no podía explicar por qué su apetito parecía crecer tanto.

"¿Esto es normal?", le preguntó a su hermana mayor. "Podría ser", contestó ella.

Helen también había estado de mal humor y buscaba peleas con familiares y amigos. Entonces su período se retrasó.

En su cumpleaños, se enteró de que estaba embarazada. "No podía creerlo", dijo.

Sus amigas la rechazaron, acusándola de usar su embarazo para "conseguir chicos". El padre de su hijo, un compañero de clase, dejó de hablarle.

"No quería pelear con ellos", afirmó Helen. Finalmente, cerca del final de su embarazo, decidió cambiar de escuela.

Lincoln High SchoolBBC

Desde el exterior, la escuela secundaria Lincoln Park se parece a cualquier otra de Estados Unidos: ladrillos arenosos, autobuses escolares estacionados en la puerta y la bandera estadounidense ondeando con el viento.

Sin embargo, junto con los sonidos de las adolescentes que van a clase en sus aulas, se escuchan los llantos y balbuceos de los bebés.

En sus paredes, los carteles que animan a ir a la universidad comparten espacio con los que promueven servicios de embarazo y clases para padres.

Al lado del edificio principal hay una guardería.

La escuela situada en Brownsville, Texas, un pueblo en la frontera entre Estados Unidos y México, es uno de los pocos proveedores de un servicio educativo específico: educar a madres adolescentes.

Las tasas de natalidad entre adolescentes en Estados Unidos han disminuido en las últimas tres décadas, pero entre las jóvenes hispanas siguen siendo más altas que en el resto de la población.

De hecho, las comunidades latinas registran las tasas de embarazo adolescente más altas que cualquier grupo en Estados Unidos, y los expertos advierten que luego de la decisión de la Corte Suprema de anular la protección federal al aborto en 2022, es probable que las cifras aumenten.

Casi todas las estudiantes de Lincoln Park, que ha atendido exclusivamente a madres adolescentes desde 2005, tienen entre 14 y 19 años. Todas son latinas, un reflejo del 94% de la población hispana de la ciudad, así como de sus tasas más altas de embarazos adolescentes.

La mayoría son de bajos ingresos y unas pocas son residentes mexicanas nacidas en Estados Unidos, que cruzan la frontera todos los días desde Matamoros, Tamaulipas, para asistir a clases.

En un año en el que la maternidad se ha instalado en el corazón del debate cultural y político de Estados Unidos, Lincoln Park ofrece un vistazo de cómo da forma a las vidas de las mujeres jóvenes que ya enfrentan los desafíos de este cambio de vida inesperado y monumental.

"Ahora tengo que pensar en mí y en mi bebé"

Lo que convenció a Helen de cambiarse a Lincoln Park fue que podía llevar a su bebé a la escuela, dijo.

Mientras conversaba con la BBC entre una clase y otra en junio, Helen todavía lucía como una adolescente tímida y de ojos oscuros, con su camiseta negra y sus pantalones cortos de color rosa pálido.

Pero en su mochila, junto a sus libros y diarios, había pañales y ropa de bebé para su hija, Jenine, que ahora tiene ocho meses.

"Solía ser solo yo, ahora tengo que pensar en mí y en mi bebé", aseguró.

Unas 70 estudiantes están matriculadas en la escuela, aunque ese número oscila a lo largo del año a medida que se unen estudiantes recién embarazadas, y algunas madres jóvenes optan por regresar a sus escuelas anteriores después del parto.

BBC

En el momento de la visita de la BBC a Lincoln Park, se inscribieron siete estudiantes de secundaria menores de 14 años, así como tres estudiantes que tienen tres hijos cada una.

El plan de estudios es exactamente el mismo que el de otras escuelas del distrito, yse espera que las estudiantes aprueben sus clases. Pero las diferencias están en los detalles.

Los autobuses escolares que transportan a algunas de las estudiantes tienen asientos de seguridad para sus bebés. Por las mañanas, pueden recoger el desayuno para ellas y sus hijas. Sus bebés pueden asistir a la guardería de la escuela de forma gratuita.

A las estudiantes se les permiten ausencias justificadas para las citas médicas de sus hijos. En un salón de clases, la maestra de Ciencias tiene un armario alto en la esquina del salón con ropa de bebé para las madres que puedan necesitarla.

Intimidad, camaradería, dolor y vida

Alexis, como Helen, tenía 15 años cuando supo que estaba embarazada. Usó tres pruebas de embarazo caseras y todas dieron positivo. Todavía en negación, vio a un médico, quien confirmó que tendría un bebé.

"Fue muy duro para mí", dijo Alexis. "No quería abandonar porque sabía que no era la forma correcta de manejarlo".

Pero luego encontró Lincoln Park. Su hijo tiene ahora casi un año.

Dentro de las aulas, hay una profunda sensación de camaradería e intimidad que puede resultar incómoda para un extraño, aunque claramente muy natural para las estudiantes y el personal.

Sentada en una clase de Matemáticas un martes por la mañana, Alexis se giró para decirle al profesor Arredondo que ya se había registrado para el próximo año escolar.

"Estoy al día", dijo con un pulgar hacia arriba.

Alexis y sus compañeros se volvieron hacia la puerta, cuando una estudiante llegó tarde a clase. Acercándose al final de su embarazo, caminaba lentamente, con un ligero balanceo. Todas las chicas sonrieron y Alexis extendió el brazo cuando su compañera se acercó.

"Quiero tocar tu vientre", dijo.

Arredondo es el más inexperto de la clase en Maternidad, al menos en términos de experiencia de primera mano. Pero ha enseñado a suficientes alumnas embarazadas como para saber un par de cosas.

"Cuando las chicas te dicen que vas a necesitar una epidural, ¿qué piensas?", preguntó.

"Creo que la voy a necesitar", respondió la estudiante embarazada entre risas.

"Cuando no lo entiendes, oh Dios mío, duele tanto", dijo Alexis, riéndose.

Una estudiante embarazada durante el recero del almuerzo.BBC

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), de cada 1.000 mujeres jóvenes de entre 15 y 19 años, 15 dieron a luz en el año 2020. Los datos no incluyen las tasas de natalidad de las adolescentes menores de 15 años.

Incluso con el declive nacional general, Texas se mantiene por encima del promedio nacional y se encuentra constantemente entre los 10 primeros estados con altas tasas de natalidad entre adolescentes.

En Brownsville, los embarazos de adolescentes representan el 12%, más de uno de cada 10 nacimientos en la ciudad.

Educación sexual

Hay una gran cantidad de factores que juegan un papel en las tasas de embarazo adolescente, pero en Texas, algunos expertos citan las estrictas leyes de aborto del estado y el hecho de que la educación sexual no es obligatoria en las escuelas.

Hasta el 58% de las escuelas públicas de Texas enseñan educación sexual basada únicamente en la abstinencia, y el 25% no la enseñan en absoluto, según la Texas Freedom Network, un grupo de líderes religiosos y comunitarios.

"Mientras no compartamos esa información con ellos, no recibirán educación", dijo Cynthia Cárdenas, directora de la Escuela Secundaria Lincoln Park. "No se les da la oportunidad de elegir si quieren las consecuencias o no".

Las adolescentes en Texas que quedan embarazadas deben navegar por un complejo sistema de salud pública para acceder a la atención o, de lo contrario, tienen que enfrentar algunas de las leyes de aborto más estrictas del país si deciden interrumpir un embarazo.

Viajar fuera del estado para recibir servicios de aborto a menudo no es una opción para las mujeres de bajos ingresos, especialmente cuando son menores de edad.

Cynthia Cardenas, directora de la secundaria Lincoln Park.BBC

Tampoco las opciones sobre qué hacer son claras o fáciles.

Helen había considerado al principio de su embarazo abortar o dar a su hija en adopción. Su madre dijo que la apoyaría en cualquier decisión que tomara.

Finalmente, una vez que dio a luz y vio a su bebé, Helen decidió quedarse con ella.

"Mi bebé es lo mejor que me ha pasado. Tengo en mis manos al amor de mi vida, ella lo es todo para mí", dijo Helen.

Jenine es una bebé activa a la que cuidan en la guardería. Usa un lazo grande de diferentes colores alrededor de la cabeza, que todos los días combina con su atuendo.

Helen está a solo un año de graduarse de la escuela secundaria. Sueña con ir a la universidad y poder mantener a su hija.

Solo alrededor de la mitad de las madres adolescentes terminan la escuela secundaria, y aún menos obtienen un título superior, según los CDC.

Cuando se le preguntó dónde cree que estaría si no fuera en Lincoln Park, Helen dijo: "Honestamente, no tengo idea. Es probable que estuviera en mi casa luchando con mi bebé".

Plantando la semilla de ir a la universidad

Las luchas de la maternidad son duras, especialmente al principio. Los estudios muestran que convertirse en madre adolescente es un factor de riesgo para la depresión. Las mujeres que quedaron embarazadas en la adolescencia representan más de la mitad de todas las madres que reciben asistencia social.

El estrés de la pobreza y la juventud que enfrentan las madres en Lincoln Park hace que algunas pierdan interés en la escuela o piensen que será imposible continuar la educación con un niño.

A la hora del almuerzo, Alexis y otras tres estudiantes se turnan para compartir fotos de sus hijos pequeños. Uno acababa de empezar a caminar y a otro le han cortado el pelo.

"Aww, qué lindo", dijeron en español, casi al unísono.

Cárdenas, que se une a las niñas en el almuerzo la mayoría de los días, se acercó al grupo. Dado que la mayoría está a un año de graduarse, les pregunta si han tomado sus exámenes de ingreso a la universidad.

Cuáles son los cinco casos de litigios de inversionistas extranjeros contra Chile Minrel
Lee También >

Cuáles son los cinco casos de litigios de inversionistas extranjeros contra Chile

"Ya me aceptaron en una escuela, pero no creo que quiera ir a la universidad", dijo Angela, una estudiante nacida en los Estados Unidos que vive en México. Ella cruza la frontera todos los días para ir a Lincoln Park, empujando a su bebé en un cochecito por el puente peatonal que separa Brownsville de Matamoros. Sus días comienzan a las 5:00 de la mañana cuando hace cola al sur de la frontera.

Algunos días falta a clase porque trabaja como limpiadora para ayudar a mantener a su pequeña familia.

Pero Alexis interviene para contarle a Angela lo que aprendió en una reciente sesión informativa sobre la universidad. "Tienen una guardería allí y si tus hijos están tranquilos, tu bebé puede ir a clase contigo", dijo.

"A veces puedes conseguir un dormitorio para toda tu familia, como un apartamento pequeño", agregó Alexis.

Los ojos de Ángela se agrandaron. "¡Ahora me tengo que ir! ¡Me tengo que ir!". Todos se rieron.

BBC

Por mucho que las probabilidades estén en su contra, uno de los objetivos en Lincoln Park es tratar de "plantar esa semilla de ir a la universidad" para los estudiantes, dijo Cárdenas. "Y tener éxito y enseñar a sus bebés que ellos también tienen un camino".

Las estudiantes se han acercado a ella para pedirle consejos sobre relaciones y crianza, o ayuda con la vivienda y con pañales y alimentos para bebés.

Ha tenido estudiantes que han sido expulsadas ??de sus hogares y otras que sugirieron querer abandonar la escuela para trabajar a tiempo completo y mantener a sus hijos.

"A veces no saben cómo criar a un bebé", dijo Cárdenas. "Tenemos su futuro en nuestras manos como educadores. Tenemos que hacer esto de la manera correcta".

"Cosecharás las recompensas"

Cárdenas piensa que es necesario apoyar a escuelas como Lincoln Park en medio del cambiante panorama político y social que siguió a la decisión sobre el aborto de la Corte Suprema.

Se espera que la decisión afecte de manera única y desproporcionada a las adolescentes, según Child Trends, un grupo de investigación estadounidense centrado en el bienestar de los niños. Las adolescentes son más propensas a buscar abortos, se enteran de los embarazos más tarde y luchan por obtener apoyo.

"He estado pensando en las implicaciones de la reversión de Roe vs Wade", dijo Cárdenas, y señaló que las mujeres hispanas son uno de los grupos más grandes que requieren abortos en Estados Unidos.

"Mi esperanza es que promovamos la educación sexual en la escuela intermedia y secundaria y que nosotros, los educadores, diseñemos un plan de acción que se seguirá si tenemos más adolescentes que tienen bebés como resultado de la decisión de la Corte Suprema", dijo.

"No muchos distritos escolares ofrecen escuelas como esta", agregó. "Si me preguntas, ¿es necesario? Sí. Incluso si podemos hacer una diferencia en la vida de 10 niñas, sí. Estas son niñas que no sobrevivirían a un campus regular".

Vitrinas de vidrio transparente en los pasillos de la escuela muestran imágenes sonrientes de clases anteriores de estudiantes que se graduaron. Cada semana, un profesional local viene a hacer una presentación a las estudiantes como parte de una serie de oradores invitados.

"Lo que estás haciendo al venir a la escuela, ser madre y tener hijos, es difícil", les dice la oradora, una mujer joven.

"Tienes que saber que de todo lo que siembres ahora, cosecharás sus recompensas".