Mundo

¿Qué le pasa al cuerpo humano con el calor extremo?

Las temperaturas extremas causan estrés en el organismo. Te contamos qué le ocurre a tu cuerpo cuando el calor supera los límites de lo tolerable y qué hacer para protegerte.

Crédito: BBC Mundo
Qué le pasa al cuerpo humano con el calor extremo

¿Qué pasa exactamente en nuestro cuerpo cuando el calor nos agobia? ¿Y qué podemos hacer para evitarlo?

Las temperaturas extremas causan estrés en el organismo, cuyo funcionamiento óptimo es entre los 36°C y 37,5º C.

Cuando son más altas, el cuerpo se libera del calor principalmente a través del sudor, aunque la respiración y el incremento en el ritmo cardíaco también pueden expulsarlo.

Entre más caliente y más húmedo, más sudor se expele, y esto incrementa el riesgo de deshidratación.

Las personas mayores son muy vulnerables al calor extremo.

En situaciones de calor extremo el organismo comienza a luchar para poder enfriarse, lo cual puede dar lugar a espasmos musculares, agotamiento y golpe de calor.

Éste es un trastorno que requiere atención médica de emergencia porque puede generar un daño permanente en órganos vitales e incluso la muerte.

¿Cuánto es demasiado calor?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la temperatura ambiente óptima para el organismo es entre 18 y 24º C, cuando el cuerpo se mantiene a unos 36°C-37°C.

Cualquier nivel más elevado provoca que los riesgos para la salud se incrementen.

Si el cuerpo se calienta hasta los 39º-40º C, el cerebro le dice a los músculos que trabajen menos y comenzamos a sentir fatiga.

La temperatura ambiente óptima para el organismo es entre 18 y 24º C.

Entre los 40ºC y los 41ºC se produce el agotamiento por calor y, por sobre los 41ºC, el cuerpo comienza a dejar de funcionar.

Comienzan también a verse afectados los procesos químicos, las células dentro de tu cuerpo se deterioran y hay riesgo de que fallen múltiples órganos.

A esta altura el cuerpo ya ni siquiera puede transpirar porque se detiene el flujo de la sangre hacia la piel, que se siente fría y húmeda.

Estos riesgos están vinculados a la temperatura a la cual está acostumbrado el cuerpo.

Por eso no sorprende que los habitantes de países más calientes puedan enfrentar mejor el aumento de temperaturas.

Precauciones

Los estudios han demostrado que cuando la temperatura ambiente llega a 35º C, y está acompañada de altos niveles de humedad, puede poner en riesgo a la salud.

Si alcanza los 40º C puede ser peligroso incluso con niveles bajos de humedad.

Mucho depende de qué tan vulnerable es la persona.

Los ancianos, bebés, niños pequeños y mujeres embarazadas son los más susceptibles al calor extremo. Pero también las personas con enfermedades crónicas como problemas cardíacos o respiratorios.

Ciertos tipos de medicamentos o infecciones también pueden tener efectos.

Abanicarse la cara es más importante que abanicarse otras partes del cuerpo.

Durante las olas de calor se aconseja tomar precauciones, como beber mucha agua, darse una ducha tibia y no helada, evitar el ejercicio intenso, abanicarse el rostro más que otras partes del cuerpo y vestirse adecuadamente con ropas ligeras y claras.

Pero con un calor extremo es esencial buscar un ambiente frío en el cual se pueda reducir artificialmente la temperatura corporal.

Calor "asesino"

Virginia Murray investigadora de la Agencia de Protección de la Salud (HPA) de Reino Unido, quien ha estudiado el efecto del calor en el cuerpo, afirma: "Lo que es realmente preocupante es cuando el cuerpo no es capaz de enfriarse a sí mismo".

"Eso puede ocurrir si el calor es realmente intenso durante el día y la noche. El cuerpo no tiene oportunidad de deshacerse del calor".

Ciertos tipos de medicamentos pueden influir en cómo nos afecta el calor."En esas circunstancias lo más importante es poder ir a algún lugar para enfriarse. La gente necesita encontrar un área fría en un edificio o algún sitio con aire acondicionado", explica Murray.

Cuando las personas no pueden hacer eso, la historia muestra que el calor puede convertirse en un asesino.

Se calcula que la ola de calor que azotó a Europa en 2003, el verano más caliente desde 1500, causó la muerte de más de 70.000 personas en el continente.

También se dijo que hasta 10.000 personas murieron durante el intenso verano de 1988 en Estados Unidos.

De hecho, de todos los desastres naturales, las temperaturas extremas de calor son uno de los más letales. En total han causado más muertes que las inundaciones, los terremotos y los tornados.

Pero una ola de calor o de frío sólo se vuelve una asesina dependiendo del lugar donde ocurra. Tanto en Estados Unidos como Australia, el calor es una enorme amenaza. En el Reino Unido, es el frío.

*Esta nota ha sido actualizada. Originalmente se publicó el 10 de enero de 2013.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Mundo