Mundo

Cenizas del volcán provocan nuevo cierre de aeropuerto de isla española de La Palma

AFP
Por AFP
"Trabajos de limpieza" se realizan en las pistas donde se acumulan las cenizas.

El aeropuerto de la isla española de La Palma cerró nuevamente la mañana del jueves debido a una nube de cenizas del volcán que está en erupción desde hace más de dos semanas, indicó a la AFP la gestora de los aeropuertos españoles, AENA.

El aeropuerto se encuentra "inoperativo por el momento", ya que hay "que hacer trabajos de limpieza" de las pistas donde se acumulan las cenizas, indicó una portavoz de AENA. 

Este cierre, el segundo del aeropuerto desde que el volcán Cumbre Vieja entrara en erupción el 19 de septiembre en esta isla del archipiélago atlántico de Canarias, "puede que no dure", matizó la portavoz.

Desde la noche del miércoles, la compañía aérea Binter anunció que anularía sus vuelos del jueves.

Para el jueves cancelamos "todos nuestros vuelos con La Palma. La paralización se mantendrá hasta que las condiciones mejoren y permitan volar garantizando la seguridad", tuiteó Binter.

El único geólogo chileno que estudia la erupción en La Palma T13
Lee También >

[VIDEO] El único geólogo chileno que estudia la erupción en La Palma

Esta aerolínea fue imitada por su competidor Canaryfly: "Suspendemos nuevamente de manera temporal todos los vuelos con origen y destino La Palma. Esta nueva suspensión temporal de la operativa afecta, de momento, únicamente a los vuelos de este jueves", indicó en Twitter.

El aeropuerto de La Palma interrumpió sus operaciones del 25 al 29 de septiembre debido también a las cenizas.

La erupción del Cumbre Vieja, que no ha dejado víctimas, obligó la evacuación de más de 6.000 personas y provocó enormes daños en esta pequeña isla de 85.000 habitantes.

Más de 1.000 edificaciones han sido destruidas por la lava, que ha cubierto más de 400 hectáreas de la isla. Además, la lava que se solidifica al entrar en contacto con el agua ha creado una especie de plataforma que se adentra en el mar, de unas 40 hectáreas, según los últimos datos del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).