Mundo

Condenan a 30 años de cárcel a hombre que mató a golpes a su esposa a bordo de un crucero

Getty Images
Por T13
La pareja había abordado la nave junto a sus hijas y familiares para celebrar el aniversario de boda. Pero todo se convirtió en una tragedia, en Alaska.

Kenneth Manzanares, un hombre de 30 años, fue condenado a 30 años de prisión por asesinar a su esposa, Kristy Manzanares, a bordo de un crucero.

El hecho se registró en Alaska, Estados Unidos, en 2017, cuando Kennet y Kristy celebraron un aniversario de matrimonio junto a sus tres hijas y otros familiares en el crucero Emerald Princess.

Madre hiere a bala a su hijo de cinco años cuando intentaba matar a un perro Getty Images
Lee También >

Madre hiere a bala a su hijo de cinco años cuando intentaba matar a un perro

De acuerdo a lo consignado por People, en la celebración, Kristy le pidió el divorcio a Kenneth, quien posterior a eso cometió el delito.

El sujeto la encerró en una pieza y luego la golpeó hasta matarla. Eso mientras que sus hijas y los familiares intentaban ingresar al lugar para evitar la tragedia. No lo lograron.

Ya en julio de 2017, el hombre fue detenido y enviado a la cárcel de manera preventiva, mientras avanzaban las investigaciones para poder esclarecer más los hechos.

Las hijas de la pareja indicaron que vieron desde un balcón cómo su padre golpeaba a su madre con los puños cerrados y se confirmó que los hermanos de la víctima lograron ingresar a la habitación donde ocurrieron los hechos antes que Kenneth Manzaneros lanzara el cuerpo de la mujer al mar, impidiendo que esto ocurriera.

En febrero de 2021, Kenneth se declaró culpable del femicidio y recién la semana pasada se le condenó oficilmente a pasar los próximos 30 años tras las rejas.

"Este no fue un acto de violencia al azar, sino un descuido escalofriante de la vida humana por el que cumplirá 30 años en una prisión federal, donde nunca hay libertad condicional", sostuvo el fiscal federal interino Bryan Wilson, del distrito de Alaska.

En esa línea, el agente especial del FBI, Robert Britt, indicó que "ninguna excusa puede justificar el salvajismo cometido por este hombre, que ahora pasará las próximas tres décadas tras las rejas".