Mundo

Contaminación acústica: por qué el mar necesita más silencio

dw
Deutche Welle - En los últimos 50 años, el ruido en las principales rutas marítimas ha crecido significativamente.
Por Deutsche Welle
El ruido es molesto, no solo para las personas en la superficie terrestre, sino que también para las especies marinas. Peor aún, demasiado ruido puede matarlos. Tres soluciones para hacer más silenciosos los océanos.

Lo que a simple vista se ve, desde la orilla del mar, como un océano tranquilo y silencioso, es en realidad, justamente lo opuesto. Bajo el mar hay una sinfonía de sonidos esenciales para la supervivencia de casi todas las criaturas marinas: para comunicarse, navegar, encontrar pareja o cazar a sus presas.  

Los peces payaso, conocidos por el film "Buscando a Nemo", dejan claro quién es el jefe parloteando con sus mandíbulas, y algunos peces de arrecife de coral escuchan con atención cuando eligen un arrecife, para saber si está lo suficientemente sano como para que puedan cuidar a sus próximas crías.  

Pero también hay otros sonidos: los creados por el hombre, que perturban esta sinfonía. Algunas especies marinas están ahora expuestas a niveles de ruido que podrían ensordecerlas.e incluso matarlas. "Es como caminar entre la niebla", explica a DW Lindy Weilgart, bióloga marina de la organización no gubernamental Ocean Care y de la Universidad de Dalhousie (Canadá).  

Weilgart explica que en el mar hoy se escuchan más ruidos que nunca, con efectos catastróficos para la vida marina. Pero eso no tiene por qué ser así, ya que hay muchas formas de reducir el barullo en los océanos.

Se dispara el precio de los perros corgis tras la muerte de la reina Isabel II AFP - Perros corgis
Lee También >

Se dispara el precio de los perros corgis tras la muerte de la reina Isabel II

Barcos más eficientes 

Los buques portacontenedores son los principales responsables de la contaminación acústica. El nivel de ruido que puede provocar el colapso de las burbujas en las hélices de los barcos es comparable al de un concierto de rock.

Unas hélices de barco más eficientes no solo podrían hacer el mar más silencioso, sino también ahorrar combustible. "Debido al rápido movimiento de la hélice a través del agua, la presión es extremadamente baja en algunos lugares, por lo que el agua hierve incluso a temperatura ambiente, formando burbujas de vapor que crecen, se encogen y colapsan", explica Max Schuster, que asesora a las compañías navieras sobre cómo reducir el ruido de sus barcos en la consultora DW-ShipConsult.  

El problema recae en que el reequipamiento no es barato, y las compañías navieras rara vez están obligadas a hacerlo. Por ese motivo, el Puerto de Vancouver ha ofrecido incentivos a los operadores de buques, por lo que aquellos barcos que son más silenciosos solo pagan la mitad de las tasas portuarias. 

Burbujas de aire contra el ruido  

Por regla general, cuanto menos intervenga el ser humano en el ecosistema marino, menos perturbarán a este los ruidos. Sin embargo, si hay necesidad de estrépito, como cuando se instalan turbinas eólicas, las llamadas cortinas de burbujas pueden ayudar.  

La energía eólica en el mar es una parte importante de la transición energética para poner coto al cambio climático, pero al mismo tiempo, dice Michael Bellmann, del Instituto de Física Técnica y Aplicada (ITAP), "esto genera un ruido bajo el agua que es más o menos comparable al de un avión que despega en tierra”. Las cortinas de burbujas pueden evitarlo, reduciendo el ruido hasta en un 90%. 

En el Mar del Norte, en Alemania, los sonidos eran a veces tan fuertes que las marsopas sufrían daños auditivos y se alejaban de sus zonas de alimentación y crías. No obstante, debido a una normativa más estricta y de bajo costo, las cortinas son ahora casi un estándar para esa zona alemana. 

El fin del petróleo y del gas 

Si se detuviera la búsqueda de nuevas fuentes de petróleo y gas, no sólo nos acercaríamos mucho más al objetivo de limitar el calentamiento global al 1,5%, sino que, de la noche a la mañana, el mar se volvería más silencioso.  

Los llamados "cañones de aire sísmicos" se utilizan en la búsqueda de petróleo y gas en el fondo del océano. Esto produce un ruido tan fuerte como el lanzamiento de un cohete. Con cada explosión, una gran parte de las especies marinas, especialmente las más pequeñas, mueren inmediatamente en un radio de un kilómetro. 

Actualmente, la industria se encuentra trabajando en un método más silencioso. La técnica se conoce en inglés como "Marine vibroseis", un dispositivo que genera ondas sonoras adecuadas con la ayuda de vibración, en lugar de una explosión. 

Con este nuevo método, se estima que solo el diez por ciento de la vida marina se vería afectada, en comparación con el cañón de aire. Sin embargo, Lindy Weilgart cree que es mejor promover una transición energética hacia las renovables.