Mundo

El académico que acierta hace 30 años en las elecciones de Estados Unidos: va a ganar Donald Trump

AFP
Allan J. Lichtman, profesor de la American University, nunca ha fallado en sus predicciones gracias a un sistema de 13 variantes.

Ha previsto correctamente los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos desde 1984. Ocho veces consecutivas ha acertado al nombre del ganador y quien eventualmente se convertiría en presidente. Todo ello en base a un sistema.

Es la fórmula del distinguido profesor de la American University de Washington, Allan Lichtman, quien –contra todas las encuestas- para el próximo 8 de noviembre solo apuesta por un nombre como el futuro líder norteamericano: Donald J. Trump.

Lichtman ha logrado prever los resultados de las elecciones gracias a un sistema basado en 13 claves. Éstas, son preguntas de verdadero o falso que incluyen, entre otros factores, el poder del oficialismo en el Congreso, la existencia de un tercer partido competitivo, el estado de la economía, escándalos, y el carisma de los candidatos. Si seis de ellas resultan falsas para un partido, serán ellos quienes pierdan la presidencia.

Según explicó el académico a The Washington Post, sus estudios y sistema están basados en los factores que resultaron determinantes para las elecciones presidenciales de Estados Unidos entre 1860 y 1980, tras realizar ese extenso análisis Lichtman definió 13 puntos, que siempre le han permitido acertar correctamente.

Sin embargo, Lichtman cree que estas elecciones son distintas a las anteriores, considerando las acusaciones que se han destapado en torno a Trump, que el profesor califica como hechos “sin precedentes”.

Las claves apuntan a una victoria de Trump”, afirma el académico, que, no obstante, repara en dos elementos que podrían cambiar su vaticinio: los resultados del tercer partido con más votos (donde Gary Johnson obtiene cerca del 5% de las preferencias en las encuestas); y el mismo Donald Trump.   

Si el partido de Johnson obtiene un porcentaje menor al 5%, Clinton podría resultar ganadora, según su estudio, en tanto no se demostraría un mayor descontento de la ciudadanía con el oficialismo.

Por otro lado, Lichtman define a Trump como un factor volátil y un “candidato peligroso que podría cambiar los patrones de la historia”.

"Mis claves están basadas en la historia. Pero puede venir una época en que el cambio sea cataclísmico y modifique incluso los fundamentos de cómo hacemos política. Esta elección tiene ese potencial", advierte.

Las claves para anticipar el ganador de las elecciones en Estados Unidos

Los factores definidos por Lichtman, encontrados en su libro "Prediciendo al próximo presidente: Las claves a la Casa Blanca 2016" son:

  1. Mandato del partido: Después de las elecciones de medio término, el partido correspondiente tiene más asientos en la Casa de Representativos que en el anterior período.
  2. Competencia: No hay competencia seria para la nominación del partido.
  3. Incumbencia: El candidato del partido es el actual presidente.
  4. Tercer partido: No hay un tercer partido significante o una campaña independiente.
  5. Economía de corto plazo: La economía no está en recesión durante la campaña electoral.
  6. Economía de largo plazo: El crecimiento real per cápita durante el período iguala o excede el crecimiento durante los dos períodos anteriores.
  7. Cambio de políticas: La administración correspondiente tiene efecto en cambios trascendentales en políticas nacionales.
  8. Descontento social: No hay un descontento social sostenido durante el mandato.
  9. Escándalos: La administración no está manchada con escándalos.
  10. Fracaso militar o de relaciones exteriores: La administración no sufre de fracasos relevantes en asuntos exteriores o militares.  
  11. Éxito militar o de relaciones exteriores: La administración logra un relevante éxito en asuntos exteriores o militares.  
  12. Carisma del candidato: El candidato del partido es carismático o un héroe nacional.
  13. Carisma del candidato opositor: El candidato del partido opositor no es carismático ni un héroe nacional.