Mundo

El huracán Nicholas toca tierra en Texas con amenaza de inundaciones y marejadas

AFP
Por AFP
Los servicios meteorológicos estiman que el fenómeno genere importantes inundaciones.

El huracán Nicholas tocó tierra en la costa del estado de Texas en la madrugada del martes con la amenaza de provocar peligrosas lluvias, marejadas e inundaciones, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense.

Nicholas, que ganó fuerza de huracán de categoría 1 cuando estaba por tocar tierra, soplaba con vientos máximos sostenidos de 120 km/hora, con ráfagas más fuertes, y se espera que descargue hasta 45 cm de lluvia en el área de Houston, dijeron las autoridades meteorológicas. 

"Nicholas toca tierra a lo largo de la costa de Texas", escribió el NHC en su último aviso, añadiendo que la llegada se produjo hacia las 05h30 GMT con vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (120 kilómetros por hora).

Corea del Sur multa a Google por US$180 millones por abuso de posición dominante en el mercado AFP
Lee También >

Corea del Sur multa a Google por US$180 millones por abuso de posición dominante en el mercado

Nicholas "está trayendo fuertes lluvias, vientos intensos y marejadas ciclónicas a áreas de la costa central y norte de Texas", dijo el NHC en su anterior boletín de las 03H00 GMT del martes.

"Estas precipitaciones pueden producir considerables inundaciones repentinas", dijo el NHC.

Poco antes de tocar tierra, el ojo del huracán se situaba a 30 km al sureste de Matagorda, en el Golfo de México, detalló el centro. Esta ciudad está a unos pocos kilómetros de Houston, la mayor ciudad de Texas.

Según la trayectoria prevista, se espera que el ojo de Nicholas "se desplace sobre el extremo sureste de Texas el martes y a primera hora del miércoles, y pase sobre el suroeste de Luisiana más tarde el miércoles", precisó.

El NHC también emitió una advertencia de marejada ciclónica para gran parte de la costa del Golfo, lo que significa que "hay un peligro de inundación fatal por la subida del agua que se desplaza hacia el interior de la costa". 

"Esta es una situación que amenaza la vida", dijo el centro, y alertó a la gente en la zona que tome "todas las medidas necesarias para proteger la vida y la propiedad de la crecida y otras posibles condiciones peligrosas".