Mundo

Entra en vigor megatratado comercial Asia-Pacífico

dw
Getty Imagenes
Por Deutsche Welle
El pacto RCEP, que incluye por primera vez a China, Japón y Corea del Sur, aborda el comercio de bienes y servicios, la economía digital, la propiedad intelectual y disputas comerciales.

La Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el mayor tratado de libre comercio del mundo firmado por 15 países de Asia-Pacífico, entró en vigor el sábado (01.01.2022) con China a la cabeza tras más de una década de negociaciones.

El tratado es efectivo ya en Australia, Brunéi, Camboya, China, Japón, Laos, Nueva Zelanda, Tailandia, Singapur y Vietnam, mientras que el 1 de febrero lo será en Corea del Sur y aún no lo han ratificado Birmania (Myanmar), Filipinas, Indonesia y Malasia.

"La entrada en vigor de la RCEP supondrá un revulsivo al comercio y los lazos comerciales entre Singapur y otros miembros de la RCEP", indicó el jueves el ministro de Comercio e Industria singapurense, Gan Kim Yong, en un comunicado.

Es notable la ausencia de Estados Unidos, que en 2017 se salió de otro megatratado comercial que también incluye a países de la región, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), lo que puede generar ventajas comerciales a Pekín en Asia-Pacífico.

La RCEP, que incluye por primera vez a China, Japón y Corea del Sur en un mismo acuerdo comercial, aborda el comercio de bienes y servicios, la economía digital, la propiedad intelectual y disputas comerciales, entre otros asuntos, pero no contiene regulación sobre los derechos laborales y el impacto medioambiental.

Se estima que el producto interior bruto (PIB) combinado de los países firmantes asciende a unos 26,2 billones de dólares (22,14 billones de euros), lo que equivale al 30 % del PIB global.

El acuerdo representa cerca del 25 % del comercio mundial y un mercado de unos 2.300 millones de personas, cerca del 30 % de la población mundial, en la región con mayor crecimiento económico del mundo.

Según el Banco Asiático de Desarrollo, este megatratado supondrá una ganancia de unos 174.000 millones de dólares (unos 153.000 millones de euros) para los países firmantes para el año 2030.