Mundo

Explosión en Beirut: ¿Por qué el nitrato de amonio es tan peligroso?

dw
Deutsche Welle
Por Deutsche Welle
La catástrofe ocurrida en el Líbano fue presuntamente desencadenada por una explosión de nitrato de amonio. La sal cristalina se utiliza como fertilizante en la agricultura. ¿Qué es esta sustancia?

Según el primer ministro libanés Hasan Diab, la devastadora explosión de Beirut podría haber sido causada por una gran cantidad de nitrato de amonio. El material procedía de un buque de carga que debido a deficiencias no pudo continuar su viaje de Georgia a Mozambique, desde Beirut, en 2013.

Se calcula que en el puerto de Beirut se han almacenado durante años unas 2.750 toneladas de la sustancia peligrosa sin precauciones de seguridad.

¿Qué es el nitrato de amonio?

El nitrato de amonio es una sal blanca y cristalina que se puede producir de forma bastante barata a partir del amoníaco y el ácido nítrico. Es muy fácilmente soluble en agua y se utiliza principalmente como fertilizante de nitrógeno en la agricultura, porque las plantas necesitan suficiente nitrógeno para su crecimiento.

El nitrato de amonio es inofensivo cuando no está mezclado, pero la sustancia cristalina es sensible al calor; a 32,2 grados centígrados, el nitrato de amonio cambia sus fases polimórficas. Esto significa que la disposición de los átomos cambia y por lo tanto también sus propiedades.

Cuando hay grandes cantidades de nitrato de amonio acumuladas en poco espacio, se calienta. Si la cantidad es muy grande, puede incendiarse. A 170 grados, comienza la descomposición, produciendo óxido nitroso. Una fuerte ignición inicial hace que el nitrato de amonio se descomponga directamente en agua, nitrógeno y oxígeno, lo que explica el enorme poder explosivo de la sal.

Es posible que la explosión del almacenamiento de nitrato de amonio fuera precedida por un incendio en una zona vecina del puerto donde se almacenaban los fuegos artificiales o la munición. 

Uso solo bajo condiciones de seguridad

En muchos países el nitrato de amonio sólo puede utilizarse bajo estrictas condiciones de seguridad. Esto se debe a que la peligrosidad del material es conocida desde hace mucho tiempo.

Hace casi 100 años, en 1921, 400 toneladas de fertilizante de nitrato de sulfato de amonio explotaron en la planta de amoníaco Oppau de BASF, en Ludwigshafen. Dos explosiones en rápida sucesión mataron a 559 personas, hirieron a 1977 y destruyeron en gran parte la fábrica. La explosión se pudo oír a 300 kilómetros de distancia, en Múnich. Según los informes de los medios de comunicación, la explosión de Beirut también se pudo sentir hasta en Chipre, a 200 km de distancia.

Las imágenes de Beirut también recuerdan el devastador desastre químico de 2015 en la ciudad portuaria china de Tianjin: se dice que había 800 toneladas de nitrato de amonio en un almacén de mercancías peligrosas junto con otras muchas sustancias. La enorme explosión mató a 173 personas y destruyó un distrito entero.

En 2013, 14 personas murieron en una explosión de nitrato de amonio en instalaciones de West Fertilizer, en Texas. Y en 2001, 31 personas murieron en Toulouse (Francia) a causa de una explosión de nitrato de amonio.

Explosivo preferido por los terroristas

En Alemania, por ejemplo, el uso de la sustancia entra en el marco de la Ley de Explosivos. Esto se debe a que varios terroristas utilizaron el material altamente explosivo, barato y comparativamente fácil de obtener para los ataques del pasado.

Por ejemplo, el conspiracionista y entusiasta de las armas Timothy McVeigh utilizó una mezcla que contenía nitrato de amonio en un ataque terrorista contra un edificio  del gobierno federal de Estados Unidos en la ciudad de Oklahoma en 1995, y el terrorista Anders Behring Breivik utilizó el compuesto químico en un ataque con coche bomba en Oslo en 2011.