Mundo

Grupo yihadista en Malí afirma haber capturado a un ruso del grupo Wagner

AFP
Por AFP
Esta es la primera vez que el grupo anuncia la captura de un ciudadano ruso involucrado en la lucha contra el yihadismo en Malí.

La principal alianza yihadista del sur del Sáhara afirmó haber "capturado" a un miembro de la sociedad militar privada Wagner en el centro de Malí, según una reivindicación transmitida a la AFP.

"Un soldado de las fuerzas rusas Wagner fue capturado durante la primera semana de abril en la región de Segú", en el centro de Malí, afirmó el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes (JNIM, en árabe) vinculado a Al Qaeda.

Dirigido por militares desde 2020, Malí ha pedido ayuda a lo que denomina como "instructores" procedentes de Rusia para apoyar a su ejército, un contingente que Francia y Estados Unidos consideran que son parte de los "mercenarios" del grupo privado ruso Wagner.

Es la primera vez que el JNIM anuncia la captura de un ciudadano ruso involucrado en la lucha contra el yihadismo en Malí. El JNIM, sin embargo, no aportó ninguna prueba que permita comprobar la veracidad de este anunció, ni explicó dónde fue capturado el ciudadano ruso.

Qué es el temido Grupo Wagner, que estaría preparando una operación para asesinar a Zelenski AFP
Lee También >

Qué es el temido Grupo Wagner, que estaría preparando una operación para asesinar a Zelenski

El comunicado del JNIM añade que "estas fuerzas asesinas participaron con el ejército maliense en una operación en el pueblo de Mura", una localidad que fue a finales de marzo escenario de combates.

El gobierno afirmó haber "neutralizado" a 203 yihadistas, pero la oenegé Human Rights Watch (HRW) acusa al ejército de Malí de haber ejecutado a 300 civiles, con la ayuda de soldados extranjeros. Desde 2012, Malí vive una profunda crisis de seguridad que el despliegue de fuerzas extranjeras no pudo atajar.

Apoyado desde 2013 en su lucha contra el yihadismo por Francia, la junta militar en el poder se fue progresivamente acercando a Moscú. La violencia yihadista se extendió desde el norte del país hacia el centro y el sur, dejando miles de muertos y provocando la aparición de milicias comunitarias y de bandas criminales.