Mundo

HK Leaks, la web que revela datos personales de manifestantes en Hong Kong

AFP
Por AFP
El sitio está promovido por grupos afines al Partido Comunista Chino, como la Liga de la Juventud Comunista de China, que lo impulsó en sus cuentas oficiales de la red social Weibo.

HK Leaks, una web instalada en servidores rusos y promovida por grupos afines al gobierno chino, está revelando datos personales de los manifestantes prodemocracia de Hong Kong, una técnica de acoso conocida como 'doxing'.

Desde conocidos activistas hasta periodistas o diputados, unas 200 personas consideradas cercanas al movimiento prodemocracia han sido víctimas de 'doxing', una práctica que consiste en recopilar y publicar en internet información privada, como direcciones o números de teléfono personales.

"He recibido centenares de llamadas amenazantes", explicó a la AFP una periodista de Apple Daily, un diario prodemocracia de Hong Kong. "Me llaman zorra y prostituta y amenazan con matarme".

En Hong Kong es ilegal hacer públicos ciertos detalles personales, como los números de teléfono.

Stephen Wong, el Comisionado para la Vida Privada de Hong Kong, dijo en septiembre haber ordenado el cierre de la web, pero a pesar de ello sigue activa.

En la página principal aparece la foto de un grupo de manifestantes de Hong Kong con la cara cubierta con un mensaje en chino que reza: "¡Queremos saber quiénes son esta gente y por qué están estropeando Hong Kong!"

En la web aparecen datos personales (nombres, direcciones, números de teléfono) de centenares de personas junto a sus presuntas "fechorías".

En total, cerca de dos millones de personas siguen cuentas de Facebook que publican información de HK Leaks, según datos de la plataforma de seguimiento de medios digitales CrowdTangle.

La propia web tiene más de 175.000 páginas únicas vistas, según SiteWorthTraffic.

"Me sentí realmente impotente cuando me di cuenta de que no se podía bloquear la web", explica la periodista de Apple Daily, que suspendió su número de teléfono para evitar amenazas.

El periódico logró una orden judicial contra nuevos ataques de 'doxing' pero los datos personales de la periodista siguen en HK Leaks.