Mundo

La increíble historia de un hipopótamo que se tragó a un niño de 2 años y lo escupió vivo

Getty Images (referencial)
Por T13
El menor, que vive en Uganda, fue trasladado de urgencia al hospital, donde fue tratado por heridas leves y vacunado contra la rabia.

Un insólito hecho tiene impresionados a los residentes de Katwe Kabatoro, en el distrito occidental de Kasese en Uganda, luego de que un hipopótamo se tragara a un niño de 2 años, y más tarde lo escupiera vivo.

El pequeño, según recoge el medio NewsWeek, estaba jugando en su casa en el cuando el animal lo agarró y se lo tragó, informó la policía local.

Un hombre llamado Chrispas Bagonza logró salvar al niño arrojándole piedras al hipopótamo. El animal asustado luego regurgitó al menor y se retiró al lago Edward, que se encuentra en la frontera occidental de Uganda con la República Democrática del Congo, a menos de un kilómetro de la casa del niño.

"Este es el primer incidente de este tipo en el que un hipopótamo salió del lago Edward y atacó a un niño pequeño", dijeron las autoridades en un comunicado este lunes.

Y agregaron: "Queremos recordar a todos los residentes del ayuntamiento de Katwe Kabatoro, que se encuentra dentro del Parque Nacional Queen Elizabeth, que permanezcan atentos y siempre alerten a los guardabosques [del parque] sobre los animales que se han extraviado en sus vecindarios".

Insólito: Intentó agredir a perros con una pistola en Puente Alto y el karma actuó T13
Lee También >

Insólito: Intentó agredir a perros con una pistola en Puente Alto y el karma actuó

El niño fue trasladado de urgencia al hospital, donde fue tratado por heridas leves y vacunado contra la rabia. Tras esto fue dado de alta y se encuentra en casa con sus padres.

Los hipopótamos pueden ser muy agresivos y se consideran uno de los animales más peligrosos del África subsahariana. National Geographic estima que los hipopótamos matan a unas 500 personas cada año.

Los hipopótamos son el tercer mamífero terrestre más grande después de los elefantes y los rinocerontes blancos. En su adultez, generalmente pesan entre 1.200 y 3.100 kilos, casi lo mismo que un automóvil, y crecen entre 2 y 5 metros. Se encuentran en humedales, ríos, lagos y pantanos.