Mundo

Intensa ola de calor genera incendios en España y dispara los termómetros a cifras récord

AFP
En el país se registró una máxima de 47.4°C, récord histórico.

Un incendio activo en Ávila, en el centro-oeste de España, arrasó al menos 5.000 hectáreas de bosque obligando a desalojar este domingo a unos 600 vecinos en plena ola de calor en el país, que ha batido ya su récord de máxima temperatura absoluta con 47,4 grados, según datos provisionales.

El fuego, que se inició de forma fortuita en la mañana del sábado cerca del municipio de Navalacruz, se vio beneficiado por las altas temperaturas que azotan a la Península Ibérica, junto a las fuertes rachas de viento de más de 70 km/hora registradas en la zona.

El incendio "ahora mismo supera seguramente los 40 kilómetros de perímetro y posiblemente esté ya por encima de las 5.000 hectáreas" quemadas, indicó José Ángel Arranz, director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León.

Al menos 600 personas de cinco municipios de esta zona de Ávila, cercana a la sierra de Gredos, han sido desalojados por precaución y más de 500 efectivos de varias corporaciones luchaban para contener el avance del fuego con varias aeronaves.

Unos 80 kilómetros al sur, todavía seguía activo el incendio declarado la víspera cerca de El Raso, que como el de Navalacruz fue clasificado con el Nivel 2 (en una escala de 3) de peligrosidad.

En el este de España, preocupaba también el fuego desatado en Azuébar, en el interior de la Comunidad Valenciana, cuyos vecinos tuvieron que ser desalojados de forma preventiva en la noche del sábado. Unas 500 hectáreas habían ardido ya por este incendio que pudo iniciarse debido a una tormenta seca, según el gobierno regional.

"Mi solidaridad con los vecinos y vecinas desalojados. Imagino su dolor y preocupación", escribió el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en su cuenta de Twitter, agradeciendo la labor de los equipos de emergencia.

- Récord de calor -

La intensa ola de calor que agobia desde el miércoles a la Península Ibérica batió, además, el récord de la máxima temperatura absoluta registrada en España, con los 47,4 grados a los que se llegó el sábado en Montoro (Andalucía, sur), de acuerdo con las mediciones provisionales de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El pico se alcanzó pasadas las 17H00 locales (15H00 GMT) en esta localidad cordobesa cuando los termómetros de una estación automática de AEMET anotaron 47,4 ºC, una décima por encima del récord captado en ese mismo punto el 13 de julio de 2017.

"En caso de confirmarse, sería el registro más alto medido en España de manera confiable", indicó el portavoz de AEMET, Rubén del Campo.

Poco después, a las 17H50, el punto de medición situado en el Aeropuerto de Córdoba alcanzó los 46,9 grados, igualando el récord máximo para las estaciones de la red principal de toda España, anotado también allí el 13 de julio de 2017.

A la espera de la validación de los datos -que deben ser revisados en los próximos días- la intensa ola de calor siguió fuerte el domingo, con cinco regiones todavía en alerta máxima por temperaturas extremas, y otras seis en naranja.

Pese a que la presión ya ha descendido en parte de la península -y debe seguir aflojando el lunes-, durante la jornada se superaron los 45 grados en varios puntos de Andalucía (sur) y Murcia (sureste), antes de que comience a remitir esta ola de calor que, según Del Campo, "probablemente se sitúe entre una de las más intensas vividas en España".

Entre 2011 y 2020, el país registró el doble de estos fenómenos que en las tres décadas anteriores, según AEMET.

Los científicos consideran que esta reiteración de canículas es efecto inequívoco del calentamiento del planeta y estiman que este tipo de olas de calor se multiplicarán e intensificarán en el futuro.